Lima, Varsovia, Doha, Durban, ahora Paris...Desde la reunión de Kyoto, cada vez que hay una COP, tengo la sensación de haber vivido esto antes
COP 21 y esa sensación de Deja Vu
Por fin se ha terminado la espera, ayer dio comienzo la COP 21, esa que algunos se han atrevido llamar “la última gran esperanza” para resolver el problema del cambio climático. Una COP que efectivamente se nos ha presentado desde hace tiempo como la buena, la de verdad, la COP en la que vamos a resolver este problema entre todos. 
 
Pero por mucho que quiera ser optimista no puedo evitar dejar de tener la sensación de haber vivido esto con anterioridad.
 
Y es que si leemos las noticias que han ido apareciendo en los distintos medios de comunicación de un tiempo a esta parte, no es extraño que nos invada esa sensación de deja vu: Secretarios de Estado diciendo que son optimistas pero realistas y dando la sensación de querer dar más importancia a las emisiones de China y USA; China diciendo que también es optimista, pero al mismo tiempo considerando los compromisos de los países desarrollados como “Insuficientes”; el secretario de Naciones Unidas insistiendo sobre la necesidad de llegar a un acuerdo “ambicioso y vinculante”, Estados Unidos reclamando transparencia…

Ahora es Paris, pero estas mismas declaraciones basadas en el optimismo, suenan mucho a las escuchadas antes en las pasadas COP en Lima, Varsovia, Doha, Durban o Kyoto.
 
Aun así como digo, por lo que conocemos hasta ahora, no soy pesimista, más bien todo lo contrario, y no porque lo sea por naturaleza, sino porque saber que Canadá, Francia, Alemania, Reino Unido, Japón, Italia y Estados Unidos van a esta nueva COP, con la intención de ser carboneutrales para 2100 y que China está apostando por un futuro basado en renovables, me hace pensar que en esta ocasión los gobiernos son conscientes de los riesgos y oportunidades del cambio climático.
 
Y por qué no pensarlo, sólo porque en 20 años de negociaciones de Naciones Unidas en temas del cambio climático, las emisiones globales se hayan incrementado en un 63%, o porque acabamos de ver como los gobiernos de Europa se rinden al lobby automovilístico, o porque la Comisión Europea acabe de rebajar las exigencias que los estados deberán cumplir en cuanto a reciclaje y reutilización de recursos o incluso porque el Gobierno francés haya detenido el domingo a cientos de manifestantes que pedían un mayor control y compromiso contra el cambio climático… Nada de esto significa que en esta COP nos vayamos a llevar otra decepción ¿verdad?.
 
Y ya tengo otra vez la sensación de haberme hecho esta pregunta más veces…Eso sí, una cosa es segura, esta pregunta no nos la vamos a poder hacer durante muchos años más, bien porque se llegue al acuerdo necesario para evitar el incremento de más de 2 grados de la temperatura de la tierra, o bien porque ya no habrá marcha atrás. 

Personalmente creo o más bien espero que sea por la primera de las dos opciones, pero por si acaso, desde las organizaciones, empresas y cada uno como individuo debemos hacer llegar a nuestros responsables políticos nuestro compromiso con la reducción de los gases de efecto invernadero y exigirles que en las negociaciones de París se firme un acuerdo vinculante para la reducción global de las emisiones.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top