La dirección cuidando de sus colaboradores y equipos de trabajo, con los trabajadores cuidando de los clientes y la empresa. La empresa cuidando de la comunidad en la que opera, con la comunidad totalmente volcada en asegurar la sostenibilidad de la empresa
Responsabilidad social de alto rendimiento
Copyright© - Jonathan Escobar Marin - All rights reserved.

Una Organización de Alto rendimiento es aquella que, de forma continuada, consigue la máxima satisfacción de sus clientes, generando a la vez beneficios y prosperidad para la compañía, los empleados y la sociedad.

El ejemplo de Toyota Motor Corporation

Cuando pensamos en organizaciones de alto rendimiento, Toyota es sin duda el gran referente de esa selecta categoría. Toyota, con más de 333.500 empleados, es el líder mundial de ventas de automóviles. Sus resultados operativos, financieros y de valor de marca descubren cifras a las que ninguno de sus competidores más directos son capaz de acercarse (ni siquiera explicarse):  

La compañía, reconocida en todos los sectores por sus principios de gestión empresarial recogidos en The Toyota Way, entendió muy pronto en su historia que el sueño de liderar el mercado mundial de la automoción solo sería posible si ese también se convertía en el sueño de cada uno de sus trabajadores.

Por esta razón, en 1962, trabajadores y dirección decidieron adoptar la confianza mutua entre ambos como base esencial de la Declaración Conjunta de Trabajo y Dirección.  Este acuerdo de confianza y el respeto mutuos sigue siendo en la actualidad uno de los principios básicos en la gestión laboral dentro de la compañía.

Sin duda, este acuerdo ha sido fundamental para que Toyota se convierta en una empresa con beneficios año tras año desde entonces, a excepción del año 2009, por el impacto de la recesión económica mundial. Sin embargo, también en ese año marcó la diferencia ya que aún conociendo la austeridad de la situación y las pérdidas consecuentes, Toyota decidió mantener toda su fuerza laboral a nivel global. Su compromiso con las personas y filosofía de proyección a largo plazo fue sin duda más importante que la cuenta de resultados. Toyota consiguió seguir adelante sin ninguna ayuda estatal (a diferencia de la mayoría de compañías de automoción en el todo el mundo) y mantuvo su compromiso de estabilidad laboral para sus trabajadores durante los años posteriores. Como resultado, en 2013, la compañía consiguió las mayores ventas y beneficios en la historia de la automoción, un record superado solo por ellos mismos, de nuevo, en 2014, y que todo apunta volverá a superar en 2015.

La dirección cuidando de sus colaboradores y equipos de trabajo, con los trabajadores cuidando de los clientes y la empresa. La empresa cuidando de la comunidad en la que opera, con la comunidad totalmente volcada en asegurar la sostenibilidad de la empresa ¿Sorprende a alguien esto? ¿Es la práctica habitual en las organizaciones y sociedades de hoy?

Lo es en Toyota y lo es en las comunidades en las que opera: no importa en qué área de la empresa estés ni en qué lugar del mundo.

La creación de coches superiores que deleiten a sus clientes a través del desarrollo de las personas define el modelo empresarial de esta organización de alto rendimiento. Además, lo hacen con el propósito de desarrollar a la sociedad y a las comunidades en todo el mundo. Para Toyota, los intereses de sus clientes, la empresa, sus empleados y la sociedad son inseparables. 

La Responsabilidad Social Empresarial en la misión de la empresa

El ejemplo de Toyota nos enseña que la Responsabilidad Social Empresarial tiene un papel mucho más noble y honesto que el de la mejora de la reputación empresarial y de la opinión pública. Lamentablemente, ejemplos como el de Volkswagen, nos demuestra que la responsabilidad social, solo lo es, cuando es parte de la estrategia y principios de actuación de la empresa, cada día, en todos los niveles de la compañía.

En las organizaciones de alto rendimiento, la RSE no es un proyecto ni una política más, sino que es el pilar fundamental de su misión. En éstas, la RSE define un conjunto de prácticas y valores que las se convierten en lo que son, organizaciones resilientes y con un crecimiento sostenible, donde las personas crecen a través de unos valores que se demuestran y se reconocen cada día.

Como el miembro de Pacto Mundial de la ONU y CEO de Safaricom, Bob Collymore explicó para el informe que la Intelligence Unit de The Economist realizó este año sobre los nuevos retos en materia de derechos humanos para las empresas:

“la clave para la incorporación de los Derechos Humanos en una compañía es asumir la importancia de esos derechos en la misión general de la compañía: transformar vidas”,

Los valores implicados en la responsabilidad social empresarial son semillas que germinan sistemas de trabajo y relaciones de confianza dentro de las organizaciones de alto rendimiento. En éstas, se comunican y se viven a diario, cultivando con ello, no solo el progreso social y humano, sino también la sostenibilidad y competitividad del negocio.

Sin ninguna duda, los líderes tienen un rol fundamental en el desarrollo de la RSE. Son los responsables de desarrollar espacios de trabajo de confianza mutua con los colaboradores y empoderar a éstos para que pueden reconocer condiciones y/o situaciones que puedan no cumplir con los valores de la empresa y/o sus principios de responsabilidad social.

Cuando hablamos de líderes, los CEOs tienen la máxima responsabilidad, enseñando a través de su ejemplo como velar por el cumplimiento de los valores de la compañía en el día a día. En su estudio, la Intelligence Unit identificó que el 59% de las empresas que son líderes en RSE, tienen un CEO alineado activamente con los valores de la empresa y los principios de responsabilidad social.

Una conclusión para acabar, ¿cómo conseguimos la responsabilidad social de alto rendimiento? creando organizaciones cuyo éxito y sostenibilidad se basen en conseguir la sonrisa de sus clientes, a través del desarrollo de sus empleados y las comunidades en las que operan.

¿Te ha gustado el artículo?

8 No me ha gustado 2

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top