Publicado el
En un escenario como el actual, caracterizado por la opulencia tecnológica y económica, persisten múltiples crisis que socavan el desarrollo sostenible: desde los rezagos de la pandemia de COVID-19 hasta conflictos geopolíticos y desafíos climáticos. Sin embargo, la próxima década ofrece una ventana de oportunidad crucial para acelerar el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU para 2030. En este contexto, las empresas emergen como actores clave en la transformación hacia un futuro más equitativo y sostenible, según un análisis reciente del Pacto Mundial de las Naciones Unidas.
Avances y desafíos de la Agenda 2030 en un mundo en transformación

En un mundo caracterizado por la abundancia de riqueza y avances tecnológicos, todavía nos enfrentamos a múltiples crisis que amenazan el desarrollo sostenible. Desde los vestigios de la pandemia de COVID-19 hasta conflictos geopolíticos y desafíos climáticos, estos obstáculos subrayan la urgencia de adoptar esfuerzos transformadores para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU para 2030.

En este contexto, las empresas juegan un papel crucial como agentes de cambio hacia un mundo más verde, inclusivo y equitativo. Según un reciente informe del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, el progreso hacia estos objetivos es desigual y enfrenta significativos obstáculos. Aproximadamente el 17% de las metas de los ODS están avanzando adecuadamente, mientras que más de un tercio se encuentran estancadas o retroceden, exacerbadas por el impacto continuo de la pandemia, los conflictos y la crisis climática.

El informe identifica áreas críticas y progresos esperanzadores en los ODS:

Desafíos persistentes:

  • Incremento de las desigualdades (ODS 1, 2 y 10): El PIB per cápita en países vulnerables crece a la mitad del ritmo de economías avanzadas.
  • Crisis alimentarias (ODS 2 y 12): Casi 1 de cada 10 personas sufre de hambruna, mientras que diariamente se desperdician más de 1.000 millones de comidas.
  • Retrocesos en la cobertura sanitaria y vacunación (ODS 3): 4.500 millones de personas carecen de acceso a servicios de salud, y 14,3 millones de niños no han recibido ninguna vacuna.
  • Retrocesos en sistemas educativos (ODS 4): Muchos países experimentan disminuciones en habilidades matemáticas y lectura.
  • Barreras para las mujeres (ODS 5): A pesar de constituir el 40% de la fuerza laboral, las mujeres ocupan solo el 27,5% de puestos directivos.
  • Acceso limitado al agua (ODS 6): Aproximadamente la mitad de la población mundial enfrenta escasez de agua grave durante parte del año.
  • Crisis climática y pérdida de biodiversidad (ODS 13, 14 y 15): Las emisiones de gases de efecto invernadero continúan aumentando, mientras que los eventos como el blanqueamiento masivo de corales se intensifican.
  • Aumento de conflictos (ODS 10 y 16): 2023 registró un récord en el número de refugiados, con más de 120 millones de personas desplazadas.
  • Brechas en la financiación de los ODS (ODS 17): Los países en desarrollo enfrentan una deuda externa alta, y existe una brecha de $4 billones en la financiación requerida para alcanzar los ODS.

Progresos destacados:

  • Reducción de la pobreza (ODS 1 y 10): Asia Central y Meridional han reducido la pobreza laboral en un 6,9%, mientras que la pobreza global sigue disminuyendo en países de ingresos medios y altos.
  • Mejora en la nutrición (ODS 2): Ha disminuido el porcentaje de niños con retraso en el crecimiento en un 22,3%, y ha aumentado la inversión gubernamental en agricultura.
  • Avances en salud (ODS 3): Se ha reducido a más de la mitad la incidencia de nuevas infecciones de VIH, y el 86% de los partos son atendidos con calidad.
  • Desarrollo educativo (ODS 4): En muchas regiones, las niñas han alcanzado o superado la paridad en la finalización escolar, y ha aumentado la tasa de finalización de la educación superior.
  • Progresos en igualdad de género (ODS 5): Ha disminuido al 20% el porcentaje de niñas que se casan antes de los 18 años, en comparación con el 25% hace 25 años.
  • Aumento de energías renovables (ODS 7): La generación de energía renovable ha crecido anualmente un 8,1% en los últimos cinco años.
  • Crecimiento del empleo (ODS 8): La tasa de desempleo ha alcanzado un histórico 5% en 2023.
  • Incremento en financiamiento climático (ODS 13): La financiación para la mitigación climática aumentó un 30% desde 2021.
  • Protección de los océanos (ODS 14): Se multiplicó por diez la cobertura de áreas marinas protegidas, y la proporción de peces dentro de niveles biológicamente sostenibles ha aumentado significativamente.
  • Avances en tecnología y datos (ODS 17): El acceso a internet ha aumentado un 70% en ocho años, y 29 nuevos países han adoptado legislaciones estadísticas conforme a principios internacionales.

En términos de prioridades urgentes para alcanzar la Agenda 2030, el informe subraya la necesidad de una cooperación internacional más fuerte y efectiva, especialmente en áreas clave como:

  • Financiación: Se requieren $4 billones anuales para financiar los ODS, con un énfasis en mejorar el espacio fiscal de los países en desarrollo y reformar la arquitectura financiera global.
  • Paz y seguridad: Es crucial detener los conflictos y apoyar a los desplazados para redirigir recursos de la destrucción hacia la paz y el desarrollo humano.
  • Implementación: Se necesitan inversiones masivas y asociaciones efectivas para impulsar transiciones clave en alimentación, energía, protección social, y conectividad digital, entre otras áreas.

En conclusión, con solo seis años para alcanzar la Agenda 2030, es imperativo actuar con determinación y colaboración global para convertir los desafíos actuales en oportunidades de desarrollo sostenible a nivel mundial.

 

En este artículo se habla de:
NoticiasODSsostenilidadagenda 2030ONU

¡Comparte este contenido en redes!

Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies