Publicado el
Los fenómenos climáticos extremos como El Niño y La Niña amenazan la seguridad alimentaria en América Latina. Un informe recientemente publicado por el Programa Mundial de Alimentos (WFP) y la ONG Acción contra el Hambre destaca la urgencia de implementar soluciones transformadoras. En este contexto, la innovación emerge como clave en la lucha contra el cambio climático, ofreciendo nuevas oportunidades para la resiliencia climática y la seguridad alimentaria.
La innovación, clave en la batalla contra el cambio climático

Los fenómenos climáticos extremos, como El Niño y La Niña, tienen un impacto desproporcionado en América Latina, poniendo en peligro la seguridad alimentaria y el bienestar de millones de personas. Estos eventos meteorológicos impredecibles desencadenan una serie de consecuencias devastadoras que afectan a comunidades enteras en la región. Desde sequías prolongadas hasta inundaciones repentinas y cambios bruscos de temperatura, estos fenómenos desafían la capacidad de adaptación de las comunidades agrícolas y ganaderas, a menudo dejando a las poblaciones más vulnerables en una situación de extrema precariedad.

El reciente informe conjunto del Programa Mundial de Alimentos (WFP) y Acción contra el Hambre documenta el impacto devastador de El Niño desde su inicio en julio pasado, identificando soluciones urgentes que deben implementarse. El informe alerta sobre la activación de El Niño a principios de julio de 2023 y su reciente debilitamiento, destacando los patrones climáticos característicos de este fenómeno. Durante la fase cálida de El Niño, regiones como el Corredor Seco en Centroamérica y el norte de Sudamérica enfrentan sequías severas, mientras que las costas occidentales sufren tormentas intensas e inundaciones. Por otro lado, se pronostica que La Niña, la fase fría de este fenómeno, podría generar una temporada de huracanes y tormentas de cierta intensidad, exacerbando aún más los desafíos climáticos.

La investigación también revela que hasta la fecha, más de 1,29 millones de personas en toda la región han sido afectadas por sequías graves, especialmente en las zonas rurales donde la dependencia de la agricultura es alta y el acceso a recursos limitado. Esta situación agrava aún más la inseguridad alimentaria en una región que ya enfrentaba desafíos significativos en este aspecto. Según el informe "El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2023" de las Naciones Unidas, antes de la declaración de El Niño, más de 43 millones de habitantes de América Latina y el Caribe estaban subalimentados, mientras que casi 83,5 millones padecían inseguridad alimentaria grave.

Ante este panorama complejo, es fundamental invertir en medidas de adaptación y mitigación, así como en acciones de respuesta temprana para fortalecer la resiliencia de las comunidades afectadas. El apoyo técnico a los pequeños productores y la coordinación entre organizaciones humanitarias, gobiernos locales y la sociedad civil son clave para enfrentar los desafíos climáticos actuales y futuros. Además, es esencial abordar las desigualdades sociales y económicas que hacen que ciertos grupos, como los hogares bajo la línea de pobreza y las comunidades indígenas, sean más vulnerables a los impactos de El Niño y La Niña.

En este sentido, los expertos a cargo de la investigación explican con claridad que, en la actualidad, enfrentamos uno de los desafíos más apremiantes de nuestra era: el cambio climático. Este fenómeno global amenaza la estabilidad de nuestros ecosistemas, la seguridad alimentaria y el bienestar humano en todo el mundo. En este contexto, la innovación emerge como una herramienta fundamental en nuestra lucha contra el cambio climático. La capacidad de pensar de manera creativa, desarrollar tecnologías disruptivas y adoptar enfoques novedosos en todos los aspectos de nuestra vida cotidiana es esencial para mitigar los efectos del cambio climático y construir un futuro más sostenible. Desde soluciones tecnológicas avanzadas hasta prácticas agrícolas innovadoras y modelos económicos sostenibles, la innovación nos ofrece la oportunidad de transformar nuestra relación con el medio ambiente y forjar un camino hacia la resiliencia climática.

La publicación también destaca la importancia de sistemas de alerta temprana y programas de asistencia alimentaria para mitigar los efectos de El Niño. Se están implementando medidas de prevención, como la distribución de transferencias en efectivo y el desarrollo de sistemas de monitoreo como el Sistema PREDISAN de Acción contra el Hambre. Además, se están fortaleciendo las capacidades institucionales y proporcionando apoyo técnico a los agricultores para mejorar la gestión del agua y promover el uso de cultivos resistentes a la sequía.

La gestión sostenible del agua es un desafío clave en la región, especialmente en medio de una sequía histórica en el norte de Sudamérica. La cuenca del río Amazonas ha alcanzado niveles récord de baja, lo que ha provocado una escalada en los precios de los alimentos y ha dejado a millones de personas en situación de inseguridad alimentaria en países como Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia.

En resumen, El Niño y La Niña continúan representando una amenaza significativa para la región latinoamericana, exacerbando la inseguridad alimentaria y afectando negativamente a millones de personas. Es crucial implementar medidas de adaptación y mitigación, fortalecer la resiliencia de las comunidades afectadas y abordar las desigualdades sociales para construir un futuro más sostenible y resistente al cambio climático en América Latina.

En este artículo se habla de:
NoticiasCambio climáticoinnovación abierta

¡Comparte este contenido en redes!

Diploma “Digitalización y Sostenibilidad”
 
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies