Publicado el
En un informe recientemente publicado por el Grupo Banco Mundial se pone de relieve el potencial digital y se señalan áreas clave para cerrar la brecha creciente. La investigación advierte que en los lugares donde la digitalización logra despegar, se eleva el crecimiento económico, el empleo y la resiliencia.
El panorama tecnológico mundial sigue siendo dispar

En el contexto de una era interconectada y digitalizada, el acceso a la tecnología y a internet se ha erigido como un pilar fundamental para el progreso y la integración social. Sin embargo, tras la fachada de una aparente equidad en el acceso, se oculta una realidad alarmante: la brecha digital. Más que una mera disparidad en la posesión de dispositivos tecnológicos, esta brecha representa una fractura profunda en el tejido social, perpetuando y agravando las desigualdades existentes.

La pandemia de COVID-19 ha catalizado una aceleración sin precedentes en la transformación digital a nivel global. Se han registrado incrementos significativos en el tráfico de datos, la adopción de aplicaciones, el crecimiento del sector de tecnologías de la información y la resiliencia de las empresas digitales. No obstante, este impulso no ha sido suficiente para contrarrestar las disparidades entre países de ingresos altos y bajos, ni para cerrar la brecha digital dentro de las propias fronteras de estos últimos.

El informe recientemente publicado por el Grupo Banco Mundial, titulado "Avances y Tendencias Digitales 2023", arroja luz sobre esta problemática, ofreciendo un análisis exhaustivo sobre la producción y el uso de tecnologías digitales a nivel mundial. Se abordan temas que van desde el empleo digital y las exportaciones de servicios hasta la calidad y accesibilidad de internet.

En el ámbito educativo, la brecha digital se manifiesta de manera especialmente preocupante. La transición hacia la educación en línea durante la pandemia ha puesto al descubierto las disparidades en el acceso a la tecnología y la conectividad. Mientras algunos estudiantes pueden participar plenamente en clases virtuales y acceder a recursos educativos en línea, otros se enfrentan a la difícil realidad de no contar con dispositivos adecuados o una conexión confiable a internet. Esta situación no solo impacta en su rendimiento académico, sino que también agrava las brechas en el logro educativo, perpetuando así el ciclo de desigualdad.

Además del ámbito educativo, la brecha digital también tiene consecuencias significativas en la participación cívica y el acceso a la información. Aquellos sin acceso a internet se ven excluidos de la esfera pública digital, limitando su capacidad para participar en debates políticos y acceder a información relevante sobre temas sociales y de interés público. Esta exclusión no solo menoscaba su capacidad para tomar decisiones informadas, sino que también socava los principios fundamentales de la democracia y la igualdad de oportunidades.

El informe del Banco Mundial señala que las deficiencias en la velocidad de internet, el tráfico de datos y el uso de tecnologías informáticas están obstaculizando el avance digital en los países de ingresos bajos y medianos. Durante la pandemia, el uso de estas tecnologías ha provocado un aumento en el tráfico de datos, impulsado principalmente por las transmisiones de video. Sin embargo, las disparidades persisten, con velocidades de banda ancha móvil y fija significativamente más bajas en los países de ingresos bajos en comparación con los de ingresos altos.

A pesar de los avances en la digitalización, los precios siguen siendo prohibitivos para los más vulnerables. Los costos de la banda ancha fija en los países de ingresos bajos representan una carga financiera considerable, mientras que incluso el teléfono inteligente más asequible sigue siendo inalcanzable para aquellos que viven en la pobreza extrema. Esta realidad pone de manifiesto la necesidad de políticas inclusivas que garanticen un acceso equitativo a la tecnología y a internet.

Es evidente que la conectividad digital no es solo una cuestión de acceso, sino también un factor crucial para el crecimiento económico, el empleo y la resiliencia empresarial. Las empresas que han invertido en soluciones digitales han demostrado una mayor capacidad para adaptarse a los desafíos de la pandemia, lo que subraya la importancia de la digitalización como motor de progreso.

En este contexto, el informe identifica dos tendencias emergentes que moldearán nuestro futuro digital: la importancia de la infraestructura digital pública y los avances en inteligencia artificial. La primera se presenta como una base fundamental para el acceso a servicios públicos y privados, mientras que la segunda promete impulsar el crecimiento y la innovación, aunque también plantea desafíos éticos y sociales.

En conclusión, cerrar la brecha digital requiere un enfoque integral que aborde tanto las disparidades en el acceso a la tecnología como las inequidades sociales subyacentes. Esto implica la implementación de políticas inclusivas, la inversión en infraestructura digital y la promoción de la alfabetización digital en todas las comunidades. Solo así podremos construir un futuro digital verdaderamente inclusivo y equitativo para todos.

¡Comparte este contenido en redes!

Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies