Publicado el
Estuve la semana pasada en un evento de Ágora Iberclub, una asociación de empresarios españoles que ya está expandiéndose a nivel internacional. Tuve el honor de explicar lo que es la financiación participativa a un grupo de empresarios del mundo de la energía. A su vez, otros actores del mercado energético presentaron sus negocios y soluciones para ejecutar soluciones de eficiencia energética.
La mitología del vehículo eléctrico (I)

Uno de los otros ponentes defendió que el futuro no pertenecerá a los vehículos eléctricos. Primero, escuché, también a otras personas en la sala que expresaron la misma opinión. Cuando llegó mi turno, antes de empezar con mi presentación, indiqué a todo el mundo que yo no estaba de acuerdo con ellos (matizo ahora: para el transporte aéreo y naval, probablemente, aunque no con total seguridad, tengan razón). El vehículo eléctrico, entendido como el transporte (público y privado) que utilizamos los ciudadanos en nuestro día a día, ha llegado para quedarse. El primer argumento es el económico: considerando todos sus costes, un vehículo eléctrico ya es más barato que uno que uno de combustión. Resolvamos ésta y otras dudas a continuación:

¿Los vehículos eléctricos son más caros que los de combustión?

La inversión inicial en los vehículos eléctricos es más elevada que la que se debe realizar en vehículos de combustión. Sin embargo, si se contabilizan el combustible y el mantenimiento, el vehículo eléctrico tiene un coste menor que uno de combustión. Concretamente, la inversión media en un vehículo eléctrico es de unos 10.000 euros más elevada que la inversión en un vehículo de combustión, pero, a 8 años (la garantía otorgada por los fabricantes para las baterías, el elemento más caro de un vehículo eléctrico), el mantenimiento resulta unos 4.000 euros inferior y el combustible también es más barato, en unos 7.000 euros.

Durante los últimos meses, los principales fabricantes de baterías del mundo (CATL y BYD), han reducido los precios de sus baterías en un 40-50%. Si estos costes se traspasaran por completo al precio de mercado de los vehículos eléctricos, la inversión a realizar en un vehículo eléctrico será prácticamente la misma que para un vehículo de combustión. Es posible que este cambio se produzca a lo largo de los próximos 1-2 años.

¿Los vehículos eléctricos tienen menos autonomía que los de combustión?

Es cierto y es uno de los puntos de mejora de los coches eléctricos, que, sin duda, mejorará a lo largo de los próximos años. Actualmente, en trayectos cortos y/o dentro de una ciudad, no existen diferencias, pero, para trayectos más largos, el vehículo eléctrico sufre, dado que no suele tener una autonomía mayor a 300km. También es cierto que algunos vehículos eléctricos de gama alta tienen autonomías de más de 600km. Sin embargo, siguen quedándose un poco cortos frente a los vehículos de combustión de mayor autonomía, que pueden superar los 1.000km.

En todo caso, la DGT recomienda parar cada 2 horas o 200km de conducción, y hacerlo unos 20-30 minutos. Si lo cumpliéramos todos, la autonomía de cualquier vehículo eléctrico sería más que suficiente.

¿La recarga de combustible es más lenta en vehículos eléctricos que en los de combustión?

Efectivamente, la recarga de combustible es más lenta en vehículos eléctricos. Mientras que poner gasolina nos puede llevar entre 5 y 10 minutos, recargar un vehículo eléctrico puede suponer, en la mayoría de los casos, entre 10 minutos y 3 horas. Sin embargo, el vehículo eléctrico tiene una ventaja sobre el de combustión: puede cargarse en casa. Si se instala un cargador en casa, aunque sea de baja potencia, servirá para mantener el vehículo cargado para todos los desplazamientos dentro o alrededor del municipio donde residamos. Para viajes largos, será necesario encontrar cargadores rápidos o ultrarápidos, para reducir los tiempos de carga al mínimo (entre 10 y 30 minutos).

¿La recarga de combustible es más cara en vehículos eléctricos que en los de combustión?

Esto depende de muchos factores, pero la respuesta rápida es no: el vehículo eléctrico tiene un coste de combustible menor al del vehículo de combustión. El vehículo eléctrico supone una gran ventaja, en particular, para aquéllos que disponen de un sistema de generación de energía solar fotovoltaica en casa: el combustible les saldrá muy barato y, en todo caso, por un precio mucho más reducido que la gasolina. En caso de no disponer de esta opción, con los precios actuales de los puntos de recarga, la cosa se equilibra más. Como regla de oro, suponiendo un consumo de 20 kWh/100km y de 6 litros/100km, para que sea más barato cargar un vehículo eléctrico que repostar gasolina, el precio en Euros/kWh debería ser un 70% más barato que el precio en Euros/litro de gasolina o diésel.

¿La vida útil de un vehículo eléctrico y de sus baterías es inferior a la vida útil de un coche de combustión?

La vida útil de la mayoría de los componentes de un vehículo eléctrico es la misma que los de un vehículo de combustión – a excepción de las baterías, que son un elemento del que no disponen los vehículos de combustión. Las baterías suelen tener una vida útil de entre 15 y 20 años, por lo que no tendría que ser un problema para calcular la vida útil de un vehículo. Sin embargo, los fabricantes solo dan una garantía durante 8 años, lo que nos dejaría unos años sin esa cobertura adicional. Aun así, el coste de una batería se encuentra entre los 4.000 y los 12.000 euros, que no es muy superior al coste que podría tener cambiar las piezas de un motor de combustión (inyectores, turbo o bomba de combustible).

De momento, lo dejamos aquí, pero hay más preguntas sobre el vehículo eléctrico que pueden ser respondidas con claridad. Entre otros, sobre su seguridad, su sostenibilidad o su impacto en la red eléctrica española. Todo eso, ¡en la siguiente Tribuna!

¡Comparte este contenido en redes!

Diploma “Digitalización y Sostenibilidad”
 
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies