Publicado el
La mutilación genital femenina (MGF) es una práctica que implica la alteración o lesión de los genitales femeninos por motivos no médicos y que internacionalmente es reconocida como una violación grave de los derechos humanos, la salud y la integridad de las mujeres y las niñas. Hoy, 6 de febrero, es el Día Internacional de Tolerancia Cero con esta práctica.
La mutilación genital femenina atenta contra la vida de las mujeres

Desde el año 2012, la Organización de Naciones Unidas declaró el día 6 de febrero como  el Día Internacional de Tolerancia Cero contra la Mutilación Genital Femenina, la cual es considerada como una violación a los derechos humanos que suele ejecutarse contra las niñas mientras son infantes o bien en la adolescencia temprana. Se trata de una práctica que implica la alteración o lesión de los genitales femeninos por motivos no médicos y que internacionalmente es reconocida como una violación grave de los derechos humanos que debe terminar. Dentro de la mutilación genital femenina (MGF) se abarcan todos aquellos procedimientos que dañan o alteran los órganos genitales femeninos con objeto de eliminar el placer sexual, basado en razones culturales, religiosas o cualquier otro motivo no médico. Las mujeres que son víctimas de la MGF pueden tener complicaciones de salud a corto y largo plazo, incluido dolor crónico, infecciones, sangrados, mayor riesgo de transmisión del VIH, ansiedad y depresión, complicaciones durante el parto, infecundidad y, en el peor de los casos, la muerte. 

Aunque parezca impensado hoy, datos oficiales revelan que esta práctica se concentra en cerca de 30 países de África y de Oriente Medio y Asia meridional, así como algunos países asiáticos (India, Indonesia, Iraq y Paquistán) y algunas pequeñas comunidades de Latinoamérica. Asimismo, persiste en las poblaciones emigrantes que viven en Europa Occidental, en Norte América, Australia y Nueva Zelanda.

Los números son inaceptables. Según los últimos datos disponibles:

  • Al menos 200 millones de niñas y mujeres vivas hoy en día han sido sometidas a la mutilación genital. En 2030 podría haber dos millones más de víctimas adicionales debido a la COVID-19, lo que representa una reducción del 33% en el progreso para eliminar esta práctica nociva.
  • Casi una de cada cuatro niñas o mujeres sometidas a esta práctica, es decir, 52 millones de mujeres en todo el mundo, han sido mutiladas por un profesional sanitario. Esta proporción es dos veces mayor entre las adolescentes, lo que indica que la práctica se está medicalizando cada vez más.
  • De los 31 países con datos sobre la mutilación genital femenina, 15 países se encuentran en situaciones de conflicto y de aumento de la pobreza y la desigualdad, lo que supone una crisis dentro de otra crisis para las niñas más vulnerables y marginadas del mundo.
  • En algunos países, la mutilación genital femenina sigue siendo una práctica casi sistemática: afecta al 90% de las niñas en Djibouti, Guinea, Malí y Somalia.
  • En casi la mitad de los países, la mutilación genital femenina se practica a una edad cada vez más temprana, lo que reduce la posibilidad de actuar. Por ejemplo, en Kenya, la edad media de las víctimas ha descendido de 12 a 9 años en las últimas tres décadas.
  • En las dos últimas décadas se ha duplicado la proporción de niñas y mujeres que se oponen a esta práctica en los países de alta prevalencia.

Si bien aún queda mucho por hacer, ha habido algunos avances. Concretamente, en la actualidad, una niña tiene un tercio menos de probabilidades de sufrirla que hace 30 años. Sin embargo, las crisis humanitarias como los brotes de enfermedades, el cambio climático o los conflictos armados, entre otras, podrían hacer peligrar el mantenimiento de estos logros y consecuentemente hacer retroceder los avances hacia la consecución de la igualdad de género y del fin de la mutilación genital femenina para 2030. En esta lucha, garantizar el acceso de las niñas a la educación, la atención sanitaria y el empleo es esencial para acelerar la eliminación de la mutilación genital femenina.

Aún no todo está perdido. Cuando quedan ocho años para que finalice la década de acción, podemos afirmar que es posible eliminar esta práctica nociva si nos aliamos con los hombres y niños. Sus voces y acciones pueden transformar normas sociales y de género que están profundamente arraigadas, lo que permitiría que las niñas y mujeres puedan desarrollar por completo sus derechos y su potencial en términos de salud, educación, ingresos e igualdad.

Sin dudas, para promover la erradicación de esta terrible práctica es necesario realizar esfuerzos coordinados y sistemáticos en los que participen las comunidades en torno a la concienciación sobre los derechos humanos, la igualdad de género, la educación sexual y la atención a las víctimas de la ablación. Este 2023 el Programa conjunto del Fondo de Población (UNFPA) y UNICEF sobre la eliminación de la mutilación genital femenina lanzan el tema: "Aliarse con hombres y niños para transformar las normas sociales y de género y acabar con la mutilación genital femenina". De este modo, el UNFPA y el UNICEF hacen un llamamiento a la comunidad mundial a aliarse con los hombres y los niños y fomentar su participación para acelerar la eliminación de esta práctica nociva y dar voz de las mujeres y las niñas.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable
 
CURSO: Experto en Responsabilidad Social Corporativa y Gestión Sostenible
 
Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies