Publicado el
Según la Organización Meteorológica Mundial (OMM), buena parte del planeta sufrió sequías más allá de lo normal en 2021. Esta problemática medioambiental debida al cambio climático supone un desafío a nuestros modos de vida: unos 3600 millones de personas tienen un acceso inadecuado al agua al menos un mes al año y se espera que esta cifra aumente a más de 5000 millones en 2050.
La falta de agua, un problema del presente y del futuro

El agua es esencial para la vida. Sin ella, el desarrollo de cualquier comunidad es inviable. Sin embargo, en el último tiempo, la humanidad no ha hecho más que atentar contra este recurso natural indispensable. Según la Organización Meteorológica Mundial (OMM), la mayor parte del globo fue más seca de lo normal en 2021, con "efectos en cascada sobre las economías, los ecosistemas y nuestra vida cotidiana",  El primer informe del organismo sobre El estado de los recursos hídricos mundiales destaca que entre las zonas inusualmente secas se encuentra el área del Río de la Plata en Sudamérica, donde una persistente sequía afecta la región desde 2019.

Los expertos explican que, en África, grandes ríos como el Níger, el Volta, el Nilo y el Congo tuvieron un caudal inferior a la media en 2021. La misma tendencia se observó en los ríos de algunas zonas de Rusia, Siberia Occidental y Asia Central Por otro lado, hubo volúmenes fluviales por encima de lo normal en algunas cuencas de América del Norte, el norte del Amazonas y Sudáfrica, así como en la cuenca del río Amur de China y el norte de la India.

Uno de los datos más graves que se desprenden del informe es que 3600 millones de personas tienen un acceso inadecuado al agua al menos un mes al año y que se espera que esta cifra aumente a más de 5000 millones en 2050. Al respecto, el secretario general de la OMM, el profesor Petteri Taalas afirmó: "Los impactos del cambio climático se dejan sentir a menudo a través del agua con sequías más intensas y frecuentes, inundaciones más extremas, precipitaciones estacionales más erráticas y derretimiento acelerado de los glaciares. Todo ello tiene efectos en cascada sobre las economías, los ecosistemas y todos los aspectos de nuestra vida cotidiana".El informe sobre el estado de los recursos hídricos mundiales "pretende colmar esa laguna de conocimientos y ofrecer una visión concisa de la disponibilidad de agua en distintas partes del mundo", añadió el experto.

Por su parte, entre 2001 y 2018, ONU-Agua informó de que un asombroso 74% de todos los desastres naturales estaban relacionados con el agua. Cabe destacar que la reciente Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, COP27, celebrada en Egipto, instó a los gobiernos a integrar más el agua en los esfuerzos de adaptación, siendo la primera vez que se hace referencia al líquido elemento en un documento final de estas conferencias anuales en reconocimiento de su importancia crítica, señaló la Organización Meteorológica Mundial.

La primera edición del informe examina el caudal -el volumen de agua que fluye a través de un canal fluvial en un momento dado- y también evalúa el almacenamiento de agua terrestre, es decir, toda el agua en la superficie y el subsuelo de la tierra y la criosfera, el agua congelada.El informe pone de manifiesto un problema básico: la falta de datos hidrológicos accesibles y verificados.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable

Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies