En el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de este año, se presentó una fórmula para establecer un control y luchar contra el greenwashing y el uso de mercados paralelos de crédito de carbono de los actores no gubernamentales.
La COP27 lanza una hoja de ruta para evitar el greenwashing

Uno de los grandes problemas actuales es el aparente compromiso medioambiental de empresas e instituciones. Conscientes de ello, los líderes reunidos en la COP27 han expuesto su dura reprobación ante el greenwashing y la falta de compromiso de actores no gubernamentales, que amenaza con socavar los esfuerzos globales por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de acuerdo con la limitación del calentamiento a 1,5 grados. El grupo de expertos de alto nivel que evalúa los compromisos de emisiones netas cero de entidades no estatales ha presentado un informe que proporciona una hoja de ruta crucial para llevar la integridad a los compromisos de cero emisiones netas por parte de la industria, instituciones financieras y ciudades y regiones.

Concretamente, el informe pide a los actores no estatales que se comprometan a reducir de inmediato las emisiones absolutas en toda su cadena de valor mediante planes de transición detallados e inversiones, con objetivos basados ​​en la ciencia a corto, medio y largo plazo. El documento recomienda que para abordar de manera efectiva el greenwashing y garantizar la igualdad de condiciones en el logro de las cero emisiones netas, los actores no estatales deben pasar de las iniciativas voluntarias a requisitos regulados. El informe sugiere comenzar con los grandes emisores corporativos, incluso exigir que cumplan con sus compromisos y que informen anualmente sobre su progreso.

Durante la presentación del documento, António Guterres expresó: “El problema es que los criterios y puntos de referencia para estos compromisos de cero emisiones netas tienen diferentes niveles de rigor y lagunas lo suficientemente amplias como para dar por bueno un camión diésel. Debemos tener tolerancia cero ante el greenwashing de las cero emisiones netas. Esta ausencia de estándares y regulación alienta los mercados paralelos de créditos de carbono, que “no pueden socavar los esfuerzos en la reducción de emisiones, incluso a corto plazo”.

El informe establece también nuevas líneas rojas que pretenden evitar el greenwashing.  En este sentido, recomienda que los actores no estatales ya no puedan:

  • Afirmar ser cero limpio mientras se sigue construyendo o invirtiendo en nuevos suministros de combustibles fósiles. Del mismo modo, contribuir a la deforestación y otras actividades destructivas ambientales es descalificante.
  • También se descalifica la compra de créditos baratos en lugar de reducir las propias emisiones en toda su cadena de valor. Los créditos de alta calidad deben utilizarse sólo para equilibrar todas las emisiones restantes una vez que un actor no estatal alcance sus objetivos a corto y medio plazo.
  • Centrarse en reducir únicamente la intensidad de las propias emisiones en lugar de sus emisiones absolutas, contando también toda su cadena de valor completa.
  • Presionar para socavar las ambiciosas políticas gubernamentales sobre el clima, ya sea directamente o a través de asociaciones comerciales u otros organismos. Por el contrario, deben ainear sus estrategias comerciales y de gobernanza y sus inversiones con sus compromisos climáticos.

 

 

*Contenido publicado originalmente en la plataforma ambiciónCOP

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top