Publicado el
Viajar y tener un impacto positivo en los lugares que visitamos es posible. Luego de un período de caída de las cifras de turismo durante la pandemia y los meses posteriores, el turismo está resurgiendo en todo el mundo. Si bien esto supone un impacto positivo en la economía y la creación de empleo, puede también ser perjudicial para el medioambiente. Conscientes de ello, un grupo de expertos de Naciones Unidas ha publicado un artículo en el cual propone una selección de formas en que los turistas pueden asegurarse de que sus vacaciones no dañen el medio planeta.

La pandemia y el confinamiento que esta trajo consigo impactó de lleno en la industria turística. Sin dudas, fue una de las actividades económicas que más afectada se vio tras la llegada del coronavirus. Afortunadamente, en los últimos meses, se ha vuelto a activar considerablemente. Según datos oficiales, alrededor de dos mil millones de personas viajan cada año con fines turísticos. Sin dudas, hay muchos aspectos positivos en el turismo: general empleo, conecta a las personas y acercan el mundo a través de experiencias compartidas, creando una conciencia cultural y construyendo comunidades, estimula el desarrollo regional y es un motor clave para el progreso socioeconómico.

Empero, no todo es positivo cuando de turismo hablamos: muchos destinos populares están amenazados por el aumento de la contaminación, los peligros ambientales, los daños a los sitios patrimoniales y el uso excesivo de los recursos. Y eso sin tener en cuenta la contaminación causada por los viajes de ida y vuelta hacia estos destinos. Conscientes de ello, un grupo de expertos de Naciones Unidas elaboró una serie de 12 consejos para ayudar a disfrutar de un turismo sostenible:

1. Evitar plásticos de un solo uso:  Frecuentemente, se usan por menos de 15 minutos, los artículos de plástico de un solo uso pueden tardar más de 1000 años en degradarse. Al elegir botellas y bolsas reutilizables donde quiera que vaya, puede ayudar a garantizar que haya menos desechos plásticos en el océano y otros hábitats.

2. Cuidar el agua siempre: En general, los turistas usan mucha más agua que los residentes locales. Con un número creciente de lugares que experimentan escasez de agua, las elecciones que haga pueden ayudar a garantizar que las personas tengan un acceso adecuado al agua en el futuro.

3. Compra local: Cuando compramos productos locales, ayudamos a impulsar la economía local, beneficiamos a las comunidades locales y ayudamos a reducir la huella de carbono del transporte de mercancías. Esto también es cierto a la hora de consumir alimentos, así que disfrute de productos frescos cultivados localmente cada vez que pueda.

4. Utilice un operador turístico ético: Las operaciones turísticas involucran personas, logística, proveedores, transporte y mucho más. Cada eslabón de la cadena puede tener un impacto en el medio ambiente, ya sea positiva o negativamente. Si prefiere dejar la planificación a otra persona, asegúrese de elegir un operador que priorice el medio ambiente, utilice los recursos de manera eficiente y respete la cultura local.

5. Proteger a los animales locales: Compartir alimentos con la vida silvestre o acercarse lo suficiente para hacerlo aumenta las posibilidades de propagar enfermedades como el resfriado, la gripe y la neumonía de humanos a animales.

6. No consumir animales exóticos:  Al crear la demanda, el consumo de animales exóticos o en peligro de extinción conduce a un aumento de la caza furtiva, el tráfico y la explotación de animales.

7. Compartir el transporte: El transporte es uno de los principales contribuyentes a la huella de carbono del turismo. En lugar de taxis privados, explore el uso del transporte público como trenes, autobuses y taxis compartidos. También puede andar en bicicleta, que ofrece una forma conveniente y económica de explorar y aprender sobre un lugar.

8. Buscar alojamientos locales: Alojarse con un residente local o una familia es una opción amigable con la naturaleza que le permite conocer de cerca la cultura y las costumbres locales. Alojarse en casas de familias locales puede animar a las comunidades al proporcionarles ingresos y darle la oportunidad de aprender de las diferentes formas de vida.

9. Informarse sobre el destino: Antes de viajar, infórmate sobre tu destino. Si lo haces, te permitirá sumergirte mejor en las tradiciones y prácticas locales y apreciar las cosas que de otro modo podrían haber pasado desapercibidas. Con la información adecuada, puedes explorar un destino de una manera más sensible, sorprenderte, con nuevas aventuras y descubrimientos.

10. Visitar parques nacionales: Explorar la naturaleza y la vida silvestre a través de los parques nacionales es una forma íntima de aprender sobre los animales y sus ecosistemas de primera mano. En algunos casos, su tarifa de entrada apoya los esfuerzos de conservación que protegen las especies y los paisajes y preservan estos espacios naturales para que disfruten los futuros visitantes.

11. No contaminar: Puedes dejar una gran marca al no dejar ninguna marca en tu destino de vacaciones. Coloca la basura en su lugar para evitar generar más basura y no quites ni alteres nada sin permiso. Asegurémonos de dejar solo huellas suaves, y no del tipo ambiental.

12. ¡Haz eco de estos consejos!: Ahora que estás listo para viajar con un estilo ecológico, informa a tus compañeros de viaje, amigos y familiares sobre cómo el turismo sostenible beneficia a la población local al mejorar sus medios de vida y bienestar, y nos ayuda a todos a salvaguardar nuestro hermoso entorno.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable
 
CURSO: Experto en Responsabilidad Social Corporativa y Gestión Sostenible
 
Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies