En medio de un contexto económico y social complejo, el inicio de curso será muy complicado para muchas familias, y especialmente para los hogares más vulnerables. Frente a esto, UNICEF España aboga por la gratuidad de artículos y servicios relacionados con la educación obligatoria, como libros de texto, comedor o transporte.
Las familias vulnerables empiezan el curso con el reto de llegar a fin de mes

La vuelta al cole implica un gran gasto de dinero y este año será especialmente difícil para muchas familias. La subida de precios, la inflación y la crisis económica que atraviesa España tiene un impacto muy fuerte en los hogares en situación de pobreza, dado el incremento del coste de productos básicos en la cesta de la compra de una familia y de servicios como la energía o suministros de la vivienda.

Si bien se han producido avances en políticas públicas para reducir la pobreza –como el Ingreso Mínimo Vital (IMV) o la Garantía Infantil Europea (GIE)-, según los últimos datos de la Encuesta de Condiciones de Vida 2021[2] el riesgo de pobreza y exclusión social de los menores de 18 años en España es del 33,4%, y hay más de 889.000 niños y niñas en situación de carencia material y social severa, el nivel más extremo de escasez. Por ello, UNICEF España insiste en la necesidad de contar con una ayuda a la crianza universal que palie estas situaciones y, a su vez, las prevenga. 

En este contexto, y ante un inicio de curso tan complicado para las familias, y especialmente para los hogares más vulnerables, UNICEF España defiende garantizar la gratuidad de los artículos y servicios relacionados con la educación obligatoria –como libros de texto, comedor o transporte escolar- especialmente para los hogares con menos ingresos. De esta manera las familias no tendrán que endeudarse y este coste no supondrá un obstáculo para el ejercicio del derecho a la educación. Además, es necesario mantener el incremento de la dotación para becas y ayudas al estudio, ampliando su alcance y los criterios de equidad en su concesión.

En palabras de José María Vera, director ejecutivo de UNICEF España: “En lo que se refiere directamente a la vuelta al cole, el panorama es preocupante. El fuerte aumento del precio de los productos en papel, de un 23%, unido a la inflación de los alimentos, nos hace augurar subidas importantes del coste de los libros, el material escolar o los servicios de comedor. No podemos olvidar que esta nueva crisis económica es la tercera que sufren muchos adolescentes en nuestro país, y nos enfrentamos a ella sin disponer todavía de una herramienta de ayuda básica para todas las familias con niños y niñas”. 

Además de la compleja situación económica que atraviesa una buena parte de la población española, el curso 2022-23 comienza con una importante novedad: la implantación en todos los centros educativos del coordinador de bienestar y protección, tal y como establece la Ley Orgánica de Protección Integral a la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia (LOPIVI). Esta figura tendrá un rol muy importante en la prevención y detección de la violencia en el ámbito escolar, puesto que se encargará de promover entre profesorado, alumnado y progenitores formación en esta materia; coordinar los casos que requieran la intervención de los servicios sociales; ser el referente principal para que los niños, niñas y adolescentes comuniquen posibles casos de violencia; promover medidas que aseguren el máximo bienestar y la cultura del buen trato; fomentar la resolución pacífica de conflictos; informar de los protocolos en materia de prevención y protección; promover el respeto a alumnos y alumnas con discapacidad o con alguna situación de vulnerabilidad; informar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado de las situaciones que supongan un riesgo para un menor; y coordinar un plan de convivencia en el centro educativo, entre otras funciones. 

UNICEF España hace una serie de recomendaciones de cara a la implementación de esta figura en los centros escolares, como, entre otras, una formación sobre prevención de la violencia para toda la comunidad educativa y una específica y continua para esta figura, el apoyo de las diferentes administraciones para coordinar adecuadamente la respuesta a cada caso y recompensar específicamente el desempeño de esta función de acuerdo a la responsabilidad que conlleva.

Por último, cabe destacar que además de estos temas, la vuelta al cole viene marcada por otros retos para la infancia, como, un curso más, la salud mental del alumnado. En este sentido, UNICEF España recuerda la necesidad de que los centros educativos y los propios niños y niñas cuenten con herramientas para atender el bienestar emocional, así como que el sistema educativo disponga de más recursos especializados. Las y los niños y adolescentes deben aprender en entornos seguros, protectores e inclusivos. Hay que tener en cuenta a los grupos especialmente vulnerables, como las víctimas de violencia, las familias en riesgo de pobreza o los niños migrantes y refugiados.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top