Publicado el
Llegar a la cima de la tecnología es difícil, especialmente para las mujeres. A menudo, se enfrentan a obstáculos para ocupar puestos de liderazgo y mantenerse allí. Un nuevo informe de Boston Consulting Group (BCG), empresa global líder en consultoría estratégica, aborda cómo en su camino hacia el liderazgo, las mujeres superan desafíos que la mayoría de sus pares hombres no enfrentan. Concretamente, el 60% de las mujeres frente al 45% de los hombres han declinado un rol debido a sus responsabilidades de cuidado.La investigación concluye que es fundamental que las empresas tecnológicas entiendan claramente lo que es necesario para acelerar el ascenso de las mujeres en sus filas.

El mundo tecnológico es un ámbito históricamente masculinizado. Sin embargo, son cada vez más las mujeres que deciden formarse en carreras vinculadas a la tecnología y la innovación. El mundo está cambiando y con él también la sociedad, aunque la igualdad de género es aún una deuda pendiente en la mayoría de los ámbitos. Un nuevo informe de Boston Consulting Group (BCG), empresa global líder en consultoría estratégica, publicado recientemente, aborda cómo en su camino hacia el liderazgo, las mujeres superan desafíos que la mayoría de sus pares hombres no enfrentan. El estudio se basa en una encuesta a más de 1.500 mujeres y hombres que trabajan en el ámbito tecnológico en Francia, Alemania, Italia y el Reino Unido, así como en 30 entrevistas en profundidad con líderes del sector y de sus industrias relacionadas.

En términos generales, el estudio advierte que el universo de la tecnología es un medio hostil para las mujeres, a quienes todo les cuesta más.  Según las encuestas, ellas perciben una mayor presión para demostrar sus habilidades que los hombres, en particular las habilidades tecnológicas; lo que significa que las mujeres sienten que tienen que trabajar más para obtener el mismo reconocimiento. De este modo, es posible afirmar que llegar a la cima de la tecnología es especialmente difícil para las mujeres. Estas, a menudo se enfrentan a obstáculos para ocupar puestos de liderazgo y mantenerse allí. El documento afirma que la competencia para contratar candidatos con talento para puestos tecnológicos sigue siendo intensa, y los puestos tecnológicos serán aún más difíciles de cubrir si las mujeres siguen estando infrarrepresentadas en el sector y en las funciones tecnológicas de las empresas.

Otro importante dato que se desprende de la investigación es la necesidad urgente aumentar la cantidad de mujeres en este ámbito, ya que, según el Foro Económico Mundial en el 2025, se estima que 9 de cada 10 roles más demandados tendrán que ver con el ámbito de la Tecnología. Esto será difícil de alcanzar por las mujeres si se tiene en cuenta que, como afirma la investigación del BCG, las mujeres en el sector tecnológico se enfrentan a desafíos que la mayoría de los hombres no tienen que afrontar: en primer lugar, asumen de manera desproporcionada las responsabilidades de cuidado, lo que resulta en interrupciones profesionales más prolongadas y el 61 % de las mujeres frente al 45 % de los hombres han rechazado un rol debido a estas responsabilidades. En segundo lugar, las mujeres tienen menos pares y modelos a seguir para guiarlas y apoyarlas, y, por último, perciben una mayor presión para demostrar sus habilidades, especialmente las tecnológicas, respecto que sus compañeros hombres y sienten que tienen que trabajar más para obtener el mismo reconocimiento.

Uno de los principales objetivos de la investigación era entender cómo las mujeres y los hombres llegan a la cima de la tecnología, y cómo sus experiencias son similares y diferentes. Sobre este aspecto el estudio concluye que hay tres similitudes significativas entre estas mujeres y los hombres: en primer lugar, son igualmente ambiciosos. De hecho, las mujeres eran ligeramente más propensas que los hombres a decir que buscarían ascensos en los próximos uno o tres años. Además, ambos se sienten cómodas asumiendo riesgos o están dispuestas a asumirlos para avanzar en sus carreras, como por ejemplo solicitando un puesto sin cumplir todos los criterios. Por último, todos tienen un alto nivel de conocimientos técnicos o relacionados con la tecnología.

Sin embargo, como hemos explicado, en su camino hacia el liderazgo, las mujeres superan retos a los que la mayoría de los hombres no se enfrentan. Una de las principales conclusiones de la encuesta es que, a la hora de tomar decisiones profesionales, las mujeres tienden a confiar más en redes de apoyo sólidas para obtener asesoramiento -como empresas de contratación, compañeros, mentores, patrocinadores, jefes de línea, grupos de afiliación y miembros de la familia-, mientras que los hombres suelen confiar más en su confianza en sí mismos, además de en sus redes.

También se observó que las mujeres de Francia, Italia y el Reino Unido cambian de trabajo con menos frecuencia que los hombres, perdiendo oportunidades de ampliar su experiencia y sus habilidades, lo que las pone en desventaja para futuros puestos de responsabilidad. Esta reticencia a cambiar de trabajo puede estar relacionada con sus responsabilidades como cuidadoras y la necesidad de períodos de baja más prolongados, pero el resultado es una menor oportunidad de adquirir habilidades, crear redes y progresar rápidamente.

Medidas para aumentar el potencial de las mujeres

Finalmente, el informe afirma que, para avanzar en igualdad de género, los líderes corporativos de todos los niveles -así como los directores de recursos humanos y de diversidad, equidad e inclusión- deben tomar medidas para atraer a las mujeres a la tecnología desde el principio y animarlas en su camino hacia el liderazgo. El equipo de expertos del BCG sostiene que los líderes corporativos deben ayudar activamente a las mujeres a construir y alimentar un ecosistema de apoyo a través de programas formales de tutoría y patrocinio, entrenamiento patrocinado por la empresa y redes de afiliación. Las organizaciones y los líderes deben marcar la pauta de la inclusividad promoviendo formas de trabajo inclusivas y la flexibilidad, haciendo que el apoyo a los cuidadores sea una prioridad, tanto para los hombres como para las mujeres.

Alcanzar la igualdad de género en la empresa, no sólo es un derecho, sino también un buen negocio. Una investigación del Instituto Global McKinsey, muestra que si las mujeres desempeñaran el mismo papel de los hombres en el mercado, casi 28 trillones de $ - o el 26% - podrían ser añadidos al PIB global antes de 2025. En ese sentido, resulta urgente avanzar en el empoderamiento y aumento del liderazgo de las mujeres en las empresas.

¡Comparte este contenido en redes!

Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies