Publicado el
Así lo muestra el último estudio del Pacto Mundial de la ONU España. La investigación afirma que la responsabilidad con la consecución de las metas propuestas en la Agenda 2030 por parte de las entidades públicas se encuentra muy por encima de la del sector privado. En concreto, de las cerca de 120 empresas públicas consultadas, el 96,3% de estas llevan a cabo acciones relacionadas con los ámbitos de los ODS, lo que supone 14 puntos por encima de las de naturaleza privada. En este aspecto, se observan como los objetivos más trabajados son: el ODS 7 sobre energía asequible y no contaminante (66%), el ODS 5 igualdad de género (65%), el 8 de trabajo decente y crecimiento económico (58%) y el ODS 9 acerca de industria, innovación e infraestructura (54%).

La Agenda 2030 y los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) involucran en su consecución no solo a los países, a la sociedad civil y al mundo académico, sino que también las empresas cumplen un rol clave para transformar la sociedad y los mercados bajo criterios de sostenibilidad. En este sentido, el éxito de la Agenda 2030 dependerá, entre otros factores, de la participación de las empresas como agentes clave de desarrollo, con la suma de sus aportaciones a las realizadas por los estados y la sociedad civil. En este sentido, el compromiso del sector empresarial público con la sostenibilidad es fundamental, pues presenta la potencialidad de actuar como ejemplo y fuerza tractora para otras empresas.

Diversas investigaciones muestran como la incorporación de los ODS en la estrategia de negocios de las compañías ha ido en aumento en los últimos años. Según el último informe del secretario general de Naciones Unidas el 60% de las grandes empresas de todo el mundo publicaron informes de sostenibilidad en 2021, lo que supone un aumento del doble desde 2016. Evidentemente, la aprobación de la Agenda 2030 en 2015 ha tenido mucho que ver con este incremento. Los ODS han impactado de forma sustancial en las empresas de todo el planeta, facilitándoles la contribución al desarrollo sostenible y convirtiéndose para ellas en un marco de referencia internacional en ámbitos tan diversos, pero al mismo tiempo tan vinculados como la igualdad de género, la lucha contra el cambio climático o la reducción de las desigualdades.

Es claro entonces que el compromiso ha aumentado en los últimos años, pero ¿ha sido igual en el sector público que en el privado? Ciertamente no. Según el último estudio del Pacto Mundial de la ONU España, el compromiso de las entidades privadas con los ODS se encuentra por encima de las del sector privado. Este informe se centra en analizar el nivel de implantación de aspectos relacionados con los ODS entre las empresas españolas. Para ello, en mayo de este año Pacto Mundial de Naciones Unidas España lanzó una consulta empresarial a todo el tejido empresarial del país, contando con la colaboración en su difusión de 91 organizaciones de ámbito nacional. Como resultado, se han recibido más de 2500 respuestas de empresas españolas que han sido analizadas de forma pormenorizada para la elaboración de este informe.

En concreto, de las cerca de 120 empresas públicas consultadas, el 96,3% de estas llevan a cabo acciones relacionadas con los ámbitos de los ODS, lo que supone 14 puntos por encima de las de naturaleza privada. En este aspecto, destacan como los Objetivos más trabajados el 7 sobre sobre energía asequible y no contaminante (66%), el ODS 5 sobre igualdad de género (65%), el 8 de trabajo decente y crecimiento económico (58%) y el ODS 9 sobre industria, innovación e infraestructura (54%).

Se trata, además, de empresas con un alto conocimiento del marco de Naciones Unidas. De hecho, éste se sitúa en un 95%, casi 11 puntos por encima del sector privado. Para alcanzar ese nivel, la formación en sostenibilidad es fundamental dentro y fuera de la empresa. Así, de acuerdo con los datos extraídos de la consulta, en el plano interno, más del 36% de estas empresas realizan formación a directivos, a mandos intermedios y a la plantilla; mientras que en el plano externo tan solo un 6% forma en ODS a sus proveedores.

El grupo de expertos/as a cargo de la investigación subraya algunos factores que han propiciado el aumento del conocimiento de los ODS por parte de las empresas en los últimos años: la inclusión de este marco en la agenda política y en diversas regulaciones, el poder tractor de las grandes empresas hacia sus cadenas de suministro, la mayor difusión de los ODS en medios de comunicación y redes sociales, la creciente preocupación de la sociedad por cuestiones sociales y ambientales, o las acciones de divulgación llevadas a cabo por organizaciones empresariales como el Pacto Mundial de Naciones Unidas España o la Cámara de Comercio.

Los ODS, pieza clave en la estructura de la empresa pública

El estudio pone de manifiesto que los ODS se han convertido en el marco de referencia en sostenibilidad y cada vez son más las entidades de naturaleza pública que los integran en sus estructuras organizativas. Una de las acciones más comunes de las empresas a la hora de gestionar su contribución a la Agenda 2030 es la priorización de Objetivos. Este proceso no implica que algunos ODS sean más importantes que otros, más bien se reconoce que cada empresa tendrá impactos especialmente relevantes en relación con determinados ODS, dependiendo de su modelo de negocio, sector o ámbito de operación. El 64% de las empresas consultadas llevan a cabo este ejercicio, un porcentaje amplio, especialmente trabajado por sectores como el de utilidades y energía y servicios financieros.

Centrándose en el accionar de las entidades públicas, el estudio advierte que el 37% de estas ha establecido una estrategia de sostenibilidad alineada con los ODS y el 50% los ha integrado en los diferentes departamentos de la empresa. Una vez más, las públicas superan en porcentaje a las privadas, con 12 puntos más en este último aspecto.  La apuesta por los Objetivos de Desarrollo Sostenible llega también a los productos y servicios de estas entidades, con un 42,3% de las empresas públicas consultadas que ha desarrollado productos o servicios que contribuyen a los mismos.

Claramente, la sostenibilidad empresarial y la contribución de los ODS poco a poco se está integrando en la estrategia corporativa de las organizaciones. Los departamentos de sostenibilidad comienzan a tener un mayor papel en el día a día de la empresa, la alta dirección cada vez está más interesada en la definición de indicadores cuantitativos y cualitativos relativos a criterios ASG (ambientales, sociales y de gobernanza), y las comisiones de sostenibilidad dentro de los Consejos de Administración son cada vez más frecuentes. La presión por parte de los grupos de interés y la fuerte regulación en estos ámbitos pueden ser dos de los principales motivos de esta tendencia al alza. Pero para saber si esta integración del marco en la estructura organizativa está repercutiendo positivamente en la consecución de los ODS, es imprescindible realizar un seguimiento y evaluación. A este respecto, y en base a los datos recogidos en la consulta, un 61,2% de las empresas públicas mide y evalúa su contribución al desarrollo sostenible y los ODS (vs 51% de las empresas privadas) y el 25% la realiza a través de indicadores y objetivos cuantificables.

Cabe destacar que la investigación también se pregunta acerca de ¿Cuáles son las prioridades de las empresas públicas? Al respecto, en cuanto a la materialización de los compromisos en acciones concretas, las empresas públicas emprenden especialmente medidas de conciliación laboral y flexibilidad horaria (80%); de paridad entre géneros, centrándose especialmente en la elaboración del plan de igualdad (70%); de teletrabajo (70%) y sobre digitalización (66%).  Por su parte, en el plano medioambiental, sin embargo, se observan porcentajes de aplicación menos elevados, que les sitúan en los datos medios del conjunto de las empresas. En este sentido, llama la atención que, a pesar de ser el ODS 7 uno de los Objetivos más trabajados, tan sólo la mitad de las empresas públicas apuestan por la utilización de energías renovables. En relación con la reducción de emisiones, el compromiso de estas empresas se encuentra por debajo del 50% y sólo un 44% miden su huella de carbono.

Finalmente, el logro de los ODS está directamente relacionado con un cambio en el paradigma de las finanzas, de modo que éstas viren a la financiación de carteras y productos de carácter sostenible. En este sentido, el 24% de las empresas públicas ya incluye impactos y avances en ODS dentro de su memoria de sostenibilidad y un 22% dispone de una estrategia de finanzas o inversión sostenible, siete puntos por encima de la media.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable
 
CURSO: Experto en Responsabilidad Social Corporativa y Gestión Sostenible
 
Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies