Así se ha puesto de manifiesto en la primera edición del APlanet Summit 2022, celebrado en Google for Startups Campus de Madrid, que ha reunido a más de 60 profesionales del sector. El encuentro ha analizado cómo el tsunami regulatorio impulsado por la Unión Europea está requiriendo cambios en la forma de gestionar los datos por parte los profesionales de la sostenibilidad, cuyo papel es cada vez más destacado en las empresas.
La digitalización de datos ASG, factor estratégico para el futuro de la sostenibilidad

Durante la primera edición del APlanet Summit 2022, celebrado en Google for Startups Campus de Madrid, que ha reunido a más de 60 profesionales del sector se debatieron aspectos centrales para el futuro de la sostenibilidad. Algunos de los temas abordados en el encuentro fueron: la digitalización y consolidación de los datos ASG (Ambientales, Sociales y de Gobernanza), y su gestión a través una misma plataforma tecnológica, es un factor estratégico para los responsables de sostenibilidad de las empresas, que deben cumplir los requerimientos del tsunami regulatorio impulsado por la UE en materia de desarrollo sostenible, como la taxonomía de las finanzas sostenibles, el Reglamento de Divulgación de Finanzas Sostenibles (SFDR) para catalogar los productos financieros sostenibles, o la nueva Directiva de Informes de Sostenibilidad Corporativa (CSRD).

El evento, que nace con vocación de periodicidad anual, ha sido organizado por APlanet, startup especializada en tecnología aplicada a la gestión de la sostenibilidad en el entorno corporativo. Su objetivo era analizar la evolución y el estado de la sostenibilidad en España y los desafíos a los que se enfrentan las organizaciones para contribuir al desarrollo sostenible.

El APlanet Summit 2022 ha contado con la participación de Miwi Clavera, directora general de la Asociación Española de Directivos de Sostenibilidad (DIRSE), quien ha analizado la evolución de la función de los responsables de sostenibilidad en las organizaciones en la última década. A su juicio, estos profesionales han pasado de ser muchas veces unos incomprendidos a contar con un desempeño más estratégico, debido al impulso de la regulación europea en los últimos años.

Johanna Gallo, CEO y cofundadora de APlanet, ha destacado que “cuando los profesionales de la sostenibilidad se unen y conversan en foros como este, se genera un impacto positivo de gran valor para poder avanzar de forma coordinada y colaborativa en la gestión de un área que hoy en día es fundamental para las organizaciones”. Asimismo, ha indicado que “es necesario que las empresas entiendan que tienen que situar la sostenibilidad en el centro de su actividad, y que se apoyen en la tecnología para recopilar los datos ASG, pues les facilitará el reporte y su gestión”.

“La figura del dirse ha ido cambiando para bien. En un principio cumplían con la función de comunicar a través de las memorias los avances de las organizaciones en la materia. Después pasaron a diseñar estrategias que mejorasen el compromiso de las empresas con el desarrollo sostenible, y finalmente han evolucionado hasta alinearse con la estrategia de negocio, que es la fase en la que se encontraban las compañías más avanzadas antes de la pandemia. El desafío es que la sostenibilidad se convierta en la estrategia central de las organizaciones y las ayude a generar impacto positivo con su actividad”, ha subrayado la experta.

Asimismo, Miwi Clavera ha apuntado que los términos de sostenibilidad y ASG (o ESG) han ganado protagonismo en los últimos años, pero “lo importante es que las empresas entiendan que su gestión tiene que servir para minimizar los impactos negativos y maximizar los positivos”. Finalmente, ha concluido su intervención lanzando un mensaje esperanzador: “Los dirse tienen que dejar de ser salmones y nadar a contracorriente en sus organizaciones para pasar a ser delfines, tienen que ser inteligentes para seguir nadando y prosperar en el camino de la sostenibilidad frente a las dificultades”.

Durante el evento, también tuvo lugar con una mesa redonda, moderada por  Andrés Cardona, Chief Growth Officer de APlanet, en la que cinco expertos han analizado cómo ha cambiado el desarrollo normativo la gestión de la sostenibilidad, la complejidad del reporte y cómo el uso de la tecnología puede facilitar el día a día a las compañías.

En palabras de Tamer Davut, socio/partner de PwC España: “La implementación de plataformas de software y la tecnología ayudan a las organizaciones a afrontar los requerimientos normativos presentes y futuros en materia de sostenibilidad, pero para ello es necesario mejorar la eficiencia y la calidad de los datos, porque el nivel de aseguramiento va a subir y eso no se puede gestionar con un Excel”. Por su parte, Alejandro Resnik, RSC Manager de EQA, ha afirmado que “es fundamental que la información de la sostenibilidad sea verificada por un tercero, para dar seguridad y confianza a los diferentes grupos de interés acerca de la procedencia de esos datos, lo que ayuda a la comparabilidad”.

Mientras, Víctor Fernández, cofundador de La Buena Huella, ha considerado que es necesario “introducir la sostenibilidad en las empresas como una herramienta transversal que las ayude a mejorar, y para ello hay que capacitar a los equipos para que la implementen y ayudarles a controlar los datos, no a gestionar la sostenibilidad”.  Fernández no ha dudado en afirmar que “si las empresas quieren sobrevivir, tienen que apostar por la sostenibilidad, y tiene que haber cierto grado de egoísmo, porque si no son sostenibles no perdurarán en el tiempo”.

Desde el punto de vista financiero, Alicia Rubí, partner de Attalea Partners, ha observado un cambio de tendencia en la financiación de las empresas: “Los inversores tienen cada vez más presente el valor de la sostenibilidad en las estrategias de las compañías, y para ello necesitan información de calidad y contrastada que genere transparencia, porque si no las empresas se quedarán sin inversores y sin clientes”.

Finalmente Camilo Espinal, consultor de Interafi, ha coincidido en la idea de Rubí de que cada vez más las entidades financieras están “demandando más transparencia en el suministro de la información de sostenibilidad, impulsando la inversión sostenible, y la están acercando a la población”. Ha puesto como ejemplo de este cambio la reforma de la adaptación de Mifid II en agosto de este año, en la que se va a preguntar a los inversores minoristas sus preferencias de sostenibilidad a la hora de invertir sus ahorros. Espinal ha finalizado su intervención animando a todas las organizaciones a “crear una cultura organizacional que promueva que todas las personas sean abanderados de la sostenibilidad”.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top