La organización multinacional especializada en finanzas y asistencia ha anunciado las acciones previstas para responder a la crisis mundial de alimentos en cuatro áreas prioritarias. Concretamente se destinarán 30.000 millones de dólares durante los próximos 15 meses.
El Banco Mundial destina financiamiento para abordar la inseguridad alimentaria mundial

El Banco Mundial ha anunciado las medidas que tiene previsto tomar como parte de una respuesta integral y a nivel mundial ante la crisis por la que actualmente atraviesa la seguridad alimentaria, para lo cual se destinarán aproximadamente 30.000 millones de dólares para proyectos existentes y nuevos en ámbitos tales como la agricultura, la nutrición, la protección social, el agua y el riego. Este financiamiento incluirá iniciativas tendientes a fomentar la producción de alimentos y fertilizantes, mejorar los sistemas alimentarios, facilitar un mayor nivel de comercio y apoyar a hogares y productores en situación de vulnerabilidad.

La respuesta del Grupo Banco Mundial abordará las siguientes cuatro prioridades:

  1. Respaldar la producción y a los productores: Se tomarán medidas para mejorar la producción de la próxima temporada eliminando las barreras comerciales a los insumos, haciendo hincapié en el uso más eficiente de los fertilizantes y reorientando las políticas y los gastos públicos para brindar un mejor apoyo a los agricultores y a los productos.
  2. Facilitar el aumento del comercio: Se generará consenso a nivel internacional (G-7, G-20 y otros) y compromiso para evitar las restricciones a las exportaciones que aumentan los precios de los alimentos mundiales y las restricciones a las importaciones que desalientan la producción en los países en desarrollo.
  3. Apoyar a los hogares vulnerables: Se ampliarán programas de protección social específicos que tengan en cuenta cuestiones de nutrición y se renovarán los mecanismos de financiamiento para respuestas tempranas.
  4. Invertir en seguridad alimentaria y nutricional sostenible: Se fortalecerán los sistemas alimentarios para hacerlos más resilientes al aumento de los riesgos (conflictos, clima, plagas y enfermedades), a las interrupciones del comercio y a las crisis económicas, para lo cual se buscará lograr un equilibrio entre las necesidades inmediatas o a corto plazo y las inversiones a largo plazo.

Cabe destacar que el Banco Mundial ya está trabajando con países en la elaboración de proyectos nuevos para responder a la crisis de la seguridad alimentaria. Mediante dichos proyectos se prevé apoyar la agricultura, brindar protección social para amortiguar los efectos del aumento de los precios de los alimentos y respaldar proyectos relacionados con el agua y el riego, destinando la mayor parte de los recursos a las regiones de África y Oriente Medio, Europa oriental y Asia central y Asia meridional.  

David Malpass, presidente del Grupo Banco Mundial, expresó “El aumento de los precios de los alimentos tiene efectos devastadores sobre los más pobres y vulnerables. Para orientar y estabilizar los mercados, es sumamente importante que los países realicen declaraciones claras ahora sobre futuros aumentos en la producción en respuesta a la invasión rusa de Ucrania. Los países deben emprender una labor coordinada tendiente a aumentar el suministro de energía y fertilizantes, ayudar a los agricultores a incrementar las actividades de plantación y el rendimiento de los cultivos, y eliminar las políticas que bloquean las importaciones y exportaciones, desvían alimentos para la producción de biocombustibles o fomentan el almacenamiento innecesario”.

 

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top