Así lo considera la mayoría de las y los ciudadanos españoles (64%) consultados por la encuesta sobre el clima 2021-2022 realizada en septiembre de 2021 y publicada recientemente por el Banco Europeo de Inversiones (BEI). Asimismo, gran parte de los ciudadanos de nuestro país piensa que las políticas climáticas mejorarán su calidad de vida, al tiempo que las políticas de lucha contra el cambio climático crearán más puestos de trabajo de los que destruirán.
La transición ecológica, una fuente de crecimiento económico

Hace algunos días se conocieron los resultados de la última edición de la encuesta sobre el clima 2021-2022 realizada en septiembre de 2021 y publicada por el Banco Europeo de Inversiones (BEI). Cabe recordar que el BEI es el instrumento de préstamo de la Unión Europea y el mayor proveedor de financiación multilateral del mundo para proyectos de acción por el clima.

Una de las primeras conclusiones que se desprenden del estudio es que, la transición ecológica generaría una mejora de la calidad de vida, pese a un descenso del poder adquisitivo. Concretamente, un 64 % afirma que la transición ecológica será una fuente de crecimiento económico (por encima de la media de la UE del 56 %). Además, el 70 % de las y los encuestados españoles también cree que mejorará su calidad de vida, aumentará la comodidad de su vida diaria y tendrá efectos positivos en la calidad de su alimentación o su salud. Las políticas dirigidas a abordar la emergencia climática también se consideran positivas para el mercado de trabajo: más de la mitad de los españoles (59 %) cree que tendrán un impacto neto positivo en los niveles de empleo del país, generando más puestos de trabajo de los que destruyen. Finalmente, una mayoría (59 %) prevé que su poder adquisitivo disminuirá con la aplicación de la transición ecológica.

Por otra parte, el estudio muestra que las y los españoles son conscientes de los cambios de comportamiento que deben adoptarse para hacer frente al cambio climático. Un tercio de los encuestados (34 %) cree que en 20 años la mayoría de las personas ya no tendrán coche, y el 67 % piensa que la mayoría de los españoles teletrabajará para contribuir a la lucha contra el cambio climático. Por último, un tercio (35 %) estima que la mayoría de la gente habrá adoptado una dieta basada en vegetales y el 60 % predice que se asignará una cuota de energía a cada ciudadano (12 puntos por encima de la media de la UE del 48 %).

En relación a las posibilidades de emigrar y cambiar de trabajo, según los encuestados, los retos relacionados con el cambio climático han llegado para quedarse. Si bien un tercio (30 %) de los encuestados cree que la emergencia climática estará controlada en 2050, el 67 % teme que seguirá siendo un problema importante a mediados de siglo. Al preguntarles por el impacto a largo plazo de la crisis climática, más de un tercio de los españoles (35 %) prevé tener que trasladarse a otra región o país debido al cambio climático. Esta preocupación es mucho mayor entre los veinteañeros, ya que el 61 % de ellos afirma estar preocupado por la posibilidad de tener que mudarse por cuestiones climáticas. 

Finalmente, el estudio del BEI realiza una comparación mundial entre europeos, británicos, estadounidenses y chinos. Al respecto, se observa que, en general, los europeos están divididos en cuanto a si la transición ecológica será, o no, una fuente de crecimiento económico. Más de la mitad de los encuestados (56 %) cree que será así, en línea con la percepción de estadounidenses y británicos (57%), mientras que los chinos son más optimistas (67 %). No obstante, la mayoría de los europeos (61 %) confía en que su calidad de vida mejorará, con un impacto positivo en la calidad de su alimentación o su salud. Los europeos son más pesimistas que los chinos (77 %), los estadounidenses (65 %) o los británicos (63 %).

 

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top