La brecha de género en el ámbito laboral continúa siendo una problemática en España y el mundo entero. Si bien ha habido avances notables, lograr la equidad plena es aún una deuda pendiente. Así lo explica la última edición del Informe “Las mujeres en los Consejos de las empresas cotizadas”, elaborado anualmente por ATREVIA e IESE. La investigación advierte que la presencia de mujeres consejeras en el sector tecnológico llega por primera vez al 37,18%, convirtiéndose en el más paritario del mercado. Sin embargo, aunque la representación femenina en las empresas cotizadas de todo el mercado continuo ha crecido en 2,94 puntos porcentuales en 2021, se queda en el 28,72% y no llega al 30% recomendado por la CNMV para 2020.
Crece la presencia femenina en los máximos órganos de poder en el sector tecnológico

Fenómenos como la brecha de género o el techo de cristal son aún problemáticas sin resolver en gran parte de los países del mundo. España no es la excepción.  Los avances son innegables, pero no son suficientes. La IX edición del Informe “Mujeres en los Consejos de las empresas cotizadas”, elaborado por la consultora de comunicación ATREVIA junto a la escuela de negocios IESE, emprende, por tercer año consecutivo, el análisis de la presencia femenina en los órganos de gobierno de todas las empresas cotizadas en el Índice General de la Bolsa de Madrid. La muestra comprende las 127 empresas cotizadas en el mercado continuo en 2020: 35 empresas que componen el selectivo IBEX 35 y las otras 92 empresas cotizadas en el Índice General de la Bolsa de Madrid (IGBM), y que en conjunto conforman el llamado mercado continuo.

Lograr la equidad en el ámbito laboral es un desafío urgente para toda la Unión Europea. Cabe recordar que las iniciativas legislativas de la Comisión Europea se inspiran en los objetivos de paridad que fijó en el 2000 para los comités y grupos de expertos creados en su seno: el género infrarrepresentado debía suponer al menos del 30% de los miembros para 2015, y llegar al 40% para 2020. A falta de una directiva, cada Estado decide su política en la materia, si bien debe alinearse con los objetivos de la Estrategia Europa, pues de ello depende la consecución de los compromisos internacionales adquiridos por la UE con la Agenda 2030. Por su parte, en nuestro país no hay una ley que imponga cuotas obligatorias, por lo que las recomendaciones al respecto de la CNMV (contenidas en el Código de Buen Gobierno) se sujetan al principio de “cumplir o explicar”. Por consiguiente, los plazos son indicativos y no hay sanción por incumplimientos, aunque se deberá informar de los motivos a la CNMV.

La investigación arroja importantes datos: el primer lugar, advierte que, por primera vez, y con un notable aumento, la presencia femenina en el sector de la Tecnología y las Telecomunicaciones alcanza el 37,18% de paridad en 2021, lo que lo sitúa a este sector en el más paritario del mercado continuo.  Además, se observa que la representación de la mujer en las sociedades del mercado continuo español aumentó en 21 mujeres, 2,94 puntos porcentuales, en 2021 hasta sumar 351 consejeras, si bien se quedó en el 28,72%, no llegando al 30% recomendado por el Código de Buen Gobierno de la CNMV para 2020. Hay que destacar, no obstante, que el año anterior este crecimiento se situó en el 25,78%.

El estudio afirma que el mayor impulso hacia la paridad, un año más, lo protagonizaron las empresas del IBEX-35, donde la presencia femenina avanzó en 10 mujeres más, 2,77 puntos porcentuales, hasta alcanzar 149 asientos, alcanzando un 33,94% de paridad. Por su parte, las empresas del continuo no IBEX-35 siguieron progresando de manera moderada y todavía insuficiente. Y es que, aunque la presencia femenina subió en 2,87 puntos porcentuales, se quedó en un 25,8%, no logrando el 30% aconsejado por la CNMV.

Otra importante conclusión a la que arriba el informe es que aún queda mucho por hacer para lograr equidad en los máximos órganos de poder. Al respecto muestra que, pese a que la presencia femenina en los Consejos de Administración del selectivo avanza cada año, en los máximos puestos ejecutivos de las compañías la representación es mínima. Concretamente, los datos muestran que de las 35 presidencias del IBEX-35, 33 están ocupadas por hombres (94,2%) y 2 por mujeres, lo que supone solo el 5,7%. Además, cuenta con 27 consejeros delegados, de los que 26 son varones y una es mujer, lo que se traduce en un 3,7%.

Sin embargo, el documento da cuenta de una paradoja: aunque la mayoría de las presidencias siguen estando en manos de los hombres, las mujeres se van abriendo paso poco a poco en las comisiones, ocupando responsabilidades cada vez más importantes. En 2021 hubo 120 presidencias, de las que 75 estaban ocupadas por varones y 45 por mujeres, lo que supone el 37,5% de representación femenina. A su vez, encontramos 146 comisiones, de las que 93 están ocupadas por hombres y 53 por mujeres, lo que se traduce en un 36,3% de presencia femenina.

De los datos analizados para la investigación se desprende que la comisión con más mujeres sigue siendo la de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Buen Gobierno, que a su vez es la única donde hay más mujeres que hombres. Aparte de esta, las comisiones de Retribuciones y Nombramientos también son muy paritarias, incluyendo a 15 mujeres y 17 hombres y a 16 mujeres y 18 hombres respectivamente. Tras estas, destaca el progreso significativo de Riesgos y cumplimientos, que agrupa a 2 mujeres y a 4 hombres y alcanza el 33,33% de paridad, frente al muy bajo 11,11% de 2020, cuando solo contaba con 1 mujer y 8 hombres. En el otro extremo se sitúa el sector de Auditoría y Control, que no solo no ha avanzado, sino que ha retrocedido bastante. En 2020 la representación femenina era del 42,85% al disponer de 15 mujeres y 20 hombres. Desafortunadamente, en 2021 su peso se reduce al 21,42%, ya que incluye solamente a 6 mujeres, frente a 22 hombres.

Por primera vez, en este informe se recoge el estado de la presencia de las mujeres en los Comités de Dirección de las empresas del IBEX-35. En este sentido, es relevante destacar como principal conclusión que la representación femenina en estos órganos de poder efectivo, incluyendo presidentas y consejeras delegadas, es tan solo del 18,32%, lo que contrasta con el 33,94% de mujeres en los Consejos de Administración.

Es claro que el camino por recorrer rumbo a ser una sociedad más justa y equitativa es aún largo y sinuoso. Empero, es preciso resaltar que las empresas son un motor de cambio imprescindible: de su compromiso depende en gran medida la posibilidad de avanzar.  Durante los cuatro años que este estudio ha analizado y evaluado a todas las empresas del mercado continuo, buena parte de las cotizadas, notablemente la mayoría de las pertenecientes al Ibex-35, han acreditado una mejora en lo que a la incorporación de mujeres a sus Consejos o mantenimiento del número de consejeras atañe. Lo alcanzado hasta hoy es celebrable, pero no suficiente. Seguimos avanzando, pero toca acelerar.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top