Publicado el
S&P Global Ratings lo explica con claridad: la creación de un futuro sostenible requiere de una financiación sostenible. En este sentido, después de que el mercado mundial de deuda sostenible alcanzara un récord de 960.000 millones de dólares el año pasado, la agencia estadounidense de calificación de riesgo espera que la emisión supere los 1,5 billones de dólares en 2022, a pesar de que la emisión global de bonos se haya estancado. El interés de los inversores y de las empresas por los principios medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG por sus siglas en inglés), y su compromiso con ellos, está reconfigurando los mercados crediticios mundiales, desde los préstamos de bonos hasta las rebajas de la calificación de la deuda.
Los criterios ESG reconfiguran los mercados crediticios

Los criterios ESG están revolucionando el mercado financiero. Desde que la sostenibilidad se ha vuelto un elemento central en el mundo de las finanzas, las trasformaciones han sido tan profundas como vertiginosas. S&P Global Ratings, la división de S&P Global que publica informes sobre investigación financiera y análisis de acciones y bonos ha publicado un informe en el cual examina los cambios y principales tendencias de la financiación sostenible.

Después de que el mercado mundial de deuda sostenible alcanzara un récord de 960.000 millones de dólares el año pasado, la agencia estadounidense espera que la emisión supere los 1,5 billones de dólares en 2022, a pesar de que la emisión global de bonos se haya estancado. En este sentido, los expertos afirman que es probable que este crecimiento se vea impulsado por el aumento de la emisión de bonos vinculados criterios sostenibles, que son instrumentos que logran objetivos de sostenibilidad predefinidos por los emisores; el gran crecimiento de la emisión de bonos verdes, que recauda fondos para proyectos con beneficios medioambientales; y la diversificación de los bonos sociales y de sostenibilidad, que se dirigen respectivamente a proyectos asociados con resultados sociales positivos y a proyectos con beneficios tanto medioambientales como sociales.  En este escenario, se prevé que las ambiciones de India y China podrían hacer que estos países emitan miles de millones en bonos verdes este año, según S&P Global Market Intelligence.

Otro aspecto que pone de manifiesto el informe es que los factores ESG han influido en aproximadamente una de cada cuatro posibles rebajas de calificación de bonos de emisores corporativos, financieros o soberanos calificados de "AAA" a "B-" por S&P Global Ratings, con perspectivas de calificación negativas o calificaciones en CreditWatch con implicaciones negativas, una tendencia que podría continuar según los analistas. Al respecto, la investigación revela que al comenzar 2022, las consideraciones ESG, atravesadas por el contexto actual de la pandemia, son más un riesgo que una oportunidad para la calidad del crédito. En este sentido, explica que las posibles rebajas de calificación influidas por factores ESG tenían más del doble de probabilidades de dar lugar a una rebaja en el transcurso de 2021. El sector soberano es el que tiene la mayor proporción de rebajas potenciales influidas por criterios sostenibles.  Asimismo, sostiene que lo social sigue siendo el principal factor ESG que influye en los cambios de calificación, aunque la gobernanza se está convirtiendo en un elemento cada vez más importante para las posibles mejoras.

En este escenario, el documento advierte que los actores establecidos y emergentes del sector tendrán que gestionar el crecimiento del mercado para preservar la legitimidad de estos instrumentos de financiación frente a las preocupaciones sobre el lavado verde (“Greenwashing”) , y comprometerse con normas y marcos claros para proteger la integridad del mercado de deuda sostenible.  Además, según S&P Global Sustainable la falta de transparencia en el etiquetado de los instrumentos, la escasa presentación de informes y la divulgación de datos ha llevado a las partes interesadas a preguntarse si el lavado verde ha frenado el increíble crecimiento reciente de la emisión de bonos sostenibles, verdes, sociales y vinculados a la sostenibilidad.

En esta misma línea, la investigación pone de manifiesto que la actividad del mercado de deuda sostenible ha suscitado algunas preocupaciones de los participantes en el mercado en torno a la legitimidad y la credibilidad de los instrumentos con una etiqueta sostenible. En particular, los inversores han expresado su temor de que los instrumentos de deuda sostenible, que son etiquetados como tales por sus emisores, no sean muy diferentes de sus homólogos convencionales debido a la inconsistencia del etiquetado de los instrumentos, la información y la divulgación de datos.

Por un lado, el informe de S&P Global Ratings concluye que estas preocupaciones han llevado a un llamamiento para que los emisores sigan prácticas de gobernanza y de información más sólidas al emitir un instrumento de deuda sostenible para impulsar una mayor comparabilidad y armonización en toda la clase de activos. Por el otro, asevera que, con el tiempo, es posible que haya un espacio para que cada emisor aproveche el mercado de bonos sostenibles, lo que indica que el mercado tiene mucho espacio para crecer. Mientras tanto, la demanda de los inversores de una divulgación ESG más detallada y consistente, una mayor participación de revisores externos, así como un mayor escrutinio regulatorio, beneficiarán al mercado.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable

Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies