Se trata de un problema estructural debido a múltiples factores de tipo económico, social y político, entre otros. La entidad social HOGAR SÍ afirma que solucionar el sinhogarismo será fundamental para efectivamente lograr los objetivos de desarrollo sostenible.
Solucionar el sinhogarismo, indispensable para alcanzar la Agenda 2030

Millones de personas en el mundo viven en la calle. España no es la excepción. En nuestro país hay 33.000 personas en situación de sinhogarismo. Se trata de un problema estructural que afecta a todas las sociedades y que se debe a factores de tipo social, económico y político. Sin dudas, no es un problema que tenga una única causa, más bien es multidimensional y, por lo tanto, exige soluciones integrales y transformaciones sociales.

Desde la entidad social HOGAR SÍ explican que el sinhogarismo es un problema estructural debido a múltiples factores de tipo económico, social y político, entre otros. En este sentido, y por la envergadura de la problemática, la vulneración de derechos que supone el sinhogarismo y su carácter multidimensional hacen que la consecución de la Agenda 2030 y los ODS esté profundamente ligada con la solución al sinhogarismo.

Resulta imposible pensar la Agenda 2030 y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenibles de manera separada. Los ODS no pueden entenderse como elementos separados, sino todo lo contrario. No se pueden trabajar de manera aislada. La vivienda es un elemento fundamental para poder acceder a otros derechos, contar con un hogar ofrece la oportunidad de tener un entorno seguro donde desarrollar un proyecto de vida y formar parte de una comunidad. Por esta razón HOGAR SÍ entiende solucionar el sinhogarismo será cuestión indispensable para considerar que se han alcanzado los objetivos y metas planteadas en la Agenda 2030.

Es por esto, que uno de los ODS fundamentales para HOGAR SÍ es el ODS 11 y concretamente la meta 1: asegurar el acceso de todas las personas a viviendas y servicios básicos adecuados, seguros y asequibles y mejorar los barrios marginales. En la entidad social apuestan por soluciones al sinhogarismo basadas en vivienda, como la metodología Housing First y los enfoques Housing Led, donde desde el primer momento, las personas acceden a una vivienda y a apoyos para recuperar su autonomía, con un enfoque centrado en sus necesidades y fortalezas.

Asimismo, la entidad prioriza el ODS 3, que busca garantizar una vida sana y promover el bienestar de las personas. Las soluciones de salud de HOGAR SÍ están enfocadas a asegurar el derecho a los tratamientos y cuidados sanitarios de las personas sin hogar desde espacios donde se trabaja con un enfoque basado en el acceso a los servicios públicos y el apoyo para la recuperación de sus convalecencias, la autonomía en la gestión de sus enfermedades crónicas o la recepción de cuidados paliativos.  El equipo multidisciplinar de la fundación realiza un intenso trabajo que se traduce en una mejora de su inclusión y su situación residencial una vez termine su estancia en el programa. 

De este modo, es claro ver cómo los ODS se encuentran inter relacionados. Así, mediante el ODS 8, la organización promueve el crecimiento económico inclusivo y sostenible, el empleo y el trabajo decente para todas las personas. Las soluciones de empleo de la fundación buscan garantizar el derecho al empleo de las personas sin hogar a través de formaciones, acompañamiento y asesoramiento personalizado, a la vez que trabajamos para crear puestos de trabajo adaptados a los procesos de cada persona y buscamos alianzas con empresas y otros agentes clave.  

Claramente, todo lo anteriormente detallado está íntimamente vinculado al ODS 1, que plantea poner fin a la pobreza en todas sus formas. Las soluciones que mejoran la inclusión residencial son un elemento indispensable para salir de la espiral de la pobreza. Disponer de un hogar adecuado y seguro facilita el acceso a derechos y contribuye al bienestar general de las personas fomentando su inclusión laboral y social. En el Día Mundial del sinhogarismo, HOGAR SÍ ha puesto en marcha una campaña de sensibilización bajo el título “Las llaves” con un mensaje muy claro: acabar con el sinhogarismo es posible y la solución pasa por garantizar el derecho a la vivienda. Esta campaña invita a reflexionar sobre lo que significa tener las llaves de un hogar, y las cosas cotidianas que representa como el poder cerrar la puerta de casa y sentirse seguro y protegido, o descansar… Sin embargo, más de 33.000 personas en España no tienen llaves porque no tiene un hogar y ven vulnerado su derecho a una vivienda.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top