El mecanismo COVAX y Naciones Unidas denuncian la grave situación que viven millones de personas en el mundo que aún no han podido acceder a la vacuna. La cobertura de inmunización contra el coronavirus llega apenas al 20% en los países de renta baja, mientras que en los de ingresos altos alcanza más del 80%. La agencia mundial de salud pide una moratoria de las dosis de refuerzo hasta finales de año.
La escasez de vacunas contra la COVID-19 en los países de renta baja es inaceptable

Una vez más, las grandes potencias mundiales han mostrado su peor cara. Mientras muchos países del mundo ya están viendo la luz y el fin de la pandemia con la llegada de las vacunas, en otros ni si quiera el personal esencial se encuentra inmunizado. Pese a los avances significativos logrados por el mecanismo COVAX, como la entrega de 240 millones de dosis de la vacuna contra la COVID-19 a 139 países en seis meses o los compromisos legalmente vinculantes de hasta 4500 millones de dosis, el escenario global de acceso a las inmunizaciones es “inaceptable”.

En un comunicado conjunto divulgado el día de ayer, 8 de septiembre, los integrantes del mecanismo denunciaron que solo el 20% de las personas de los países de renta baja o media-baja han recibido la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus, en comparación con más del 80% de las naciones de ingresos altos o medio-altos. En este contexto, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió prorrogar la moratoria global de las dosis de refuerzo contra el COVID-19 hasta finales de año porque la brecha en la vacunación sigue aumentando. Hace un mes, el doctor Tedros Adhanom Gebreysus instó a retrasar las terceras dosis al menos hasta finales de septiembre para dar prioridad a la vacunación de las personas de mayor riesgo de todo el mundo que aún no han recibido su primera dosis.

“La situación mundial ha cambiado poco desde entonces, por lo que hoy pido que se prorrogue la moratoria al menos hasta finales de año, para que todos los países puedan vacunar al menos al 40% de su población”, dijo Tedros en la rueda de prensa semanal de la Organización. Las terceras dosis pueden ser necesarias para las poblaciones de mayor riesgo, matizó, ya que “hay pruebas de que la protección contra la enfermedad grave y la muerte está disminuyendo”. Entre esos grupos, citó las personas inmunodeprimidas que no respondieron adecuadamente a sus dosis iniciales, o que ya no producen anticuerpos. Pero, por ahora, no queremos que se generalice el uso de refuerzos para personas sanas que están totalmente vacunadas”, enfatizó.

Según las últimas previsiones y en el escenario más favorable, COVAX tendría acceso a 1425 millones de dosis durante este año. De ellas, 1200 millones se destinarían a las naciones con menores ingresos que participan en el Compromiso Anticipado de Mercado del mecanismo. Se espera que esta cantidad se usaría para inocular al 20% de la población, o al 40% de todos los adultos, de las 92 economías que forman parte de ese instrumento de financiación para países de ingresos bajos y medios, con excepción de la India.

El objetivo de la OMS sigue siendo vacunar al menos al 10% de la población de todos los países a finales de este mes, al menos al 40% a finales de 2021 y al 70% de la población mundial a mediados del próximo año.“Casi el 90% de los países ricos han alcanzado ya el objetivo del 10%, y más del 70% el del 40%. Ni un solo país de bajos ingresos ha alcanzado alguno de los dos objetivos”, explicó Tedros. Ante esta situación grave y preocupante, COVAX y sus socios llaman a los donantes y a los fabricantes a renovar su apoyo y evitar más retrasos en el acceso equitativo a las vacunas garantizando una serie de medidas:

  • Que los fabricantes entreguen a COVAX sus pedidos según los compromisos adquiridos y sean transparentes con el mecanismo sobre los plazos de disponibilidad de las vacunas para que los países puedan planificar con antelación.
  • En los casos en que los países ya hayan alcanzado una alta cobertura y vayan por delante de COVAX en las listas de espera de los fabricantes, ceder su lugar en la cola al mecanismo para que sus participantes puedan acceder a las dosis garantizadas a través de los contratos de suministro y entregar las vacunas donde más se necesiten.
  • Ampliar, acelerar y generalizar las donaciones de dosis de los países que ya están muy avanzados en sus programas de vacunación.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top