La compañía ha recibido este reconocimiento por parte de AENOR. El mismo confirma la apuesta por la economía circular de Pascual en todas sus instalaciones, con el fin de asegurar una segunda vida útil de los residuos en modo de reciclaje, reutilización o valorización energética, evitando de este modo su almacenamiento en el vertedero.
Pascual consigue el certificado “Residuo Cero” en todos sus centros

Pascual ha obtenido el certificado “Residuo Cero” de AENOR en todos sus centros de producción y distribución, oficinas centrales y división inmobiliaria. El alcance del proyecto engloba a toda la compañía y actividades, concretamente 32 centros que de forma conjunta han conseguido un 93.3% de valorización. La certificación de “Residuo Cero” de AENOR implica valorizar y documentar la trazabilidad de más del 90% de los residuos desde el centro de producción hasta el destino final.

Con este reconocimiento Pascual consolida su visión de circularidad de 360 grados al obtener el certificado “Residuo Cero” en la totalidad de sus instalaciones, lo que supone un hito para el sector: desde sus 6 plantas productivas, pasando por la logística, el almacenamiento y la distribución en sus delegaciones comerciales, hasta la actividad de la sede de la compañía en Madrid y La Quinta Grupo Inmobiliario, en Benahavís (Málaga). Así, Pascual asegura una segunda vida útil de los residuos en modo de reciclaje, reutilización o valorización energética, evitando de este modo su almacenamiento en el vertedero y los consiguientes riesgos de contaminación de suelos, aguas, emisiones de gases a la atmósfera, etc.

AENOR ha destacado iniciativas de Pascual tales como la de los lodos generados en el proceso de depuración de las aguas; los cuales se utilizan como abono agrícola. La okara (cascarilla del haba de soja) se destina a la fabricación de piensos para alimentación animal y el plástico transparente (polietileno), el PET y el cartón se reciclan para poder reutilizarse en el ciclo productivo.

Esta certificación supone un paso adelante en la estrategia de sostenibilidad de Pascual, que recientemente ha presentado los resultados de su plan medioambiental 2015-2020. En estos últimos cinco años la reducción de emisiones de CO2 ha llegado al 25,42%, la del consumo eléctrico al 22,9% y la de agua un 24,2%. Además, todas las botellas de Bezoya estarán fabricadas con plástico 100% reciclado (rPet) este año 2021. Además, a finales de 2020, AECOC, otorgó a Pascual su primera estrella Lean&Green. Esta distinción reconoce el hito en materia de reducción de emisiones en los procesos de logística y transporte, en los que la compañía ha logrado disminuir hasta un 20% las emisiones contaminantes entre 2015 y 2019.

Para Juan Jesús García Nieto, director de HSEQ-Calidad, Medio Ambiente y Prevención de Pascual, “esta certificación se engloba dentro de nuestro modelo de economía circular y gracias a este proyecto conseguimos afianzarnos en impulsar una correcta gestión de nuestros residuos, transformándolos en materias primas, con el propósito de reintroducirlas posteriormente en la cadena de valor”.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top