Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de la Asociación Promotores Inmobiliarios de Madrid (ASPRIMA) y de la Asociación de Promotores Constructores de España(APCE), ha participado en las charlas “Veinte minutos con”, organizados por CEMEX, donde ha destacado que la eficiencia energética, la reducción de los residuos y la disminución del impacto en la huella hídrica, serán los ejes fundamentales para el futuro de la construcción.
Las ciudades del futuro serán ciudades sostenibles

Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de ASPRIMA (Asociación Promotores Inmobiliarios de Madrid) y de APCEspaña (Asociación de Promotores Constructores de España) ha intervenido en el cuarto encuentro digital ‘Veinte Minutos con’, organizado por CEMEX, que se ha centrado en “La edificación sostenible y las ciudades del futuro”. En esta oportunidad, el experto afirmó que  el sector de la construcción será uno de los pilares de la reconstrucción del país, ya que, después de la crisis del 2008, “está más saneado, con unas compañías de mayor calidad y más fuerte”.  

En este sentido, Gómez-Pintado ha explicado que la industria de la construcción vive un proceso de innovación en la búsqueda de nuevos materiales. “Los que utilizábamos, que tenían un impacto en el medio ambiente y afectaban a la huella de carbono, deben sustituirse y ahora se están produciendo inversiones en investigación y desarrollo para aplicar nuevos materiales, dentro de la economía circular, hasta llegar a nuestro objetivo en 2030, donde veremos que toda la industria habrá cambiado de una manera drástica”.

De esta forma, se afrontará el futuro de las ciudades que requiere entornos más desarrollados y exige nuevas soluciones habitacionales y en la manera de vivir. En este contexto, tanto la regeneración como la rehabilitación van a ser claves, “ya que no podemos tener un crecimiento desmedido como sucedía hasta ahora”. Por esta razón, Gómez-Pintado señala que el sector de la construcción debe priorizar “la eficiencia energética, la búsqueda de un menor impacto en la huella de carbono en la rehabilitación de los edificios, ya que no podemos seguir produciendo la cantidad de residuos como sucedía hasta ahora, y la disminución del impacto en la huella hídrica”. 

Ante esta situación, Goméz-Pintado ha señalado que se inicia ahora un proceso de dos fases. El primero, hasta 2030, “donde la rehabilitación de las viviendas conseguirá la eficiencia energética que buscamos”, y el segundo donde “encontraremos un porcentaje de viviendas importantes que no cumplen las normas mínimas de salubridad ni los códigos técnicos y por tanto su destino será la demolición para crear barrios nuevos, con ciudades más concentradas que permita un mejor uso de los servicios públicos”.

Finalmente, el presidente de ASPRIMA y de APCEspaña ha explicado que es necesaria una colaboración público-privada para agilizar la tramitación de los procesos. “La Administración tiene que tener un punto de vista empresarial para no quedarse sólo en la teoría sino que tiene que llegar a la práctica, con una innovación desde lo público para conseguir sinergias que nos permita revisar los procesos, buscar fórmulas alternativas y agilizar especialmente la concesión de licencias”.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top