La compañía propietaria de marcas como Dove, Seventh Generation y Magnum, continúa avanzando en su ambicioso compromiso para lograr un mundo libre de residuos, a pesar de la complicada situación provocada por Covid-19 y en este proceso ha optado por apostar a la economía circular.
Unilever lanza nuevos envases hechos 100% de plástico reciclado

A pesar de tratarse de un año complejo, atravesado por la pandemia, Unilver no pierde de vista sus objetivos y compromisos con el medioambiente. Durante el pasado año, la compañía se convirtió en la primera gran empresa de bienes de consumo en comprometerse con una reducción absoluta del plástico en todo su porfolio. Para 2025, la compañía confirmó que reducirá a la mitad el uso de plástico virgen, disminuyendo en más de 100.000 toneladas su uso para envases de plástico, y acelerando el uso de plástico reciclado.

Hoy, un año después, algunos de sus principales progresos han sido: Aumento del uso de plástico reciclado post-consumo (PCR) en alrededor de 75.000 toneladas, que es más del 10% de la huella de plástico de Unilever. Un aumento significativo respecto a 2019 y un sólido progreso hacia su objetivo de utilizar al menos un 25% de PCR para 2025. Además, la empresa ha lanzado nuevas innovaciones para reducir el uso absoluto del plástico, como los envases de helado reciclado a base de cartón que permitirán ahorrar hasta 4.500 toneladas de plástico.

Por otro lado, la empresa continua ‘probando, aprendiendo y perfeccionando’ nuevos modelos de negocio vinculados a los envases reutilizables y rellenables y que ahora cuenta con equipos dedicados a escalar este trabajo.Como resultado de estas acciones, Unilever está en camino de reducir el uso de envases de plástico virgen a través de sus nuevos compromisos.

Ana Palencia, directora de Sostenibilidad de Unilever España, ha destacado la importancia de la economía circular, especialmente en sectores como el de la alimentación, la limpieza o el cuidado personal dado que son acciones que hacemos a diario y se ha referido también al momento crucial que viven las compañías en este sentido: “La economía circular es una responsabilidad para las empresas y, al mismo tiempo, es una palanca de crecimiento. Durante estos meses de pandemia hemos visto que la preocupación social y medioambiental se ha visto reforzada y el consumidor es cada vez es más consciente del impacto en el planeta de los actos y estilo de vida. Desde Unilever seguimos trabajando para reforzar nuestro compromiso con la sostenibilidad a través de nuestras marcas con propósito”.

Por su parte, Alan Jope, CEO de Unilever, expresó que: “La cultura de lo desechable y determinados modelos de negocio siguen dominando nuestras vidas y perjudicando al planeta. A pesar de las difíciles condiciones actuales, no debemos dar la espalda al problema derivado de la contaminación de los plásticos. Es crucial que nosotros y el resto de la industria, mantengamos el rumbo, reduzcamos la cantidad de plástico utilizado y pasemos rápidamente al modelo de economía circular”.

Unilever sigue trabajando de la mano de sus socios para la recogida de envases de plástico, con programas en varios países, además de España, donde la compañía colabora en la campaña Libera de Ecoembes y a través del programa de Playas Limpias de SOY FRIGO. En Brasil, India, Indonesia, Filipinas, Rusia, Sudáfrica, Tailandia, Reino Unido y Estados Unidos.

Estos acuerdos incluyen tanto la recolección y el procesamiento de residuos, como la compra de plásticos reciclados mediante el apoyo de programas de responsabilidad de productores, a los que Unilever paga directamente por la recogida de sus envases.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top