La recuperación de las empresas tras la crisis económica generada por la pandemia es una de las principales preocupaciones actuales. En este contexto de re estructurar procesos y re pensar estrategias, la sostenibilidad no tiene por qué venir con un precio elevado. Cuando las compañías optimizan sus operaciones -ya sea para aumentar la productividad, mejorar la calidad o reducir los costos- un mejor desempeño ambiental puede ser un subproducto. Los procesos de fabricación y las cadenas de suministro eficientes no sólo cuestan menos para su funcionamiento: también consumen menos energía, usan menos recursos y producen menos desechos. En un escenario incierto, pero a donde la preocupación medioambiental es una constante, la sostenibilidad emerge como la mejor respuesta.
Apostar por la Sostenibilidad en la empresa será clave para la recuperación de la crisis

La pandemia de coronavirus ha obligado a todos los sectores a re pensar su vínculo con el medioambiente. El aire limpio inesperado que se pudo disfrutar en algunos lugares del mundo tras las fuertes caídas de la actividad industrial inducidas por la COVID-19, si bien fue un alivio para la atmosfera, es improbable que cambie una verdad mayor: el mundo no está todavía en camino de cumplir los objetivos de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero exigidos por el Acuerdo de París sobre el clima de 2015. Y no es sólo la atmósfera la que la actividad humana está dañando. Con las tasas de crecimiento actuales, la generación anual de residuos a nivel mundial aumentaría en un 70 por ciento para el 2050, mientras que los recursos críticos, desde los minerales hasta el agua limpia, se están agotando a un ritmo insostenible. Estamos llegando tarde como sociedad.

En este marco, las actividades industriales son responsables de la mayor parte de las emisiones mundiales de carbono. Aproximadamente el 28 por ciento de las emisiones globales de Gases de efecto invernadero proceden de la industria, por lo que a menos que la industria pueda reducir sus emisiones, el mundo seguirá luchando por alcanzar sus objetivos de reducción de gases de efecto invernadero. Las empresas generan estos gases directamente en sus fábricas, e indirectamente a través del consumo de electricidad y de los combustibles fósiles necesarios para transportar productos y materiales. Estos datos son innegables y es por eso que la mayoría de las organizaciones reconocen el imperativo de reducir el impacto negativo de sus actividades en el medio ambiente. También aumenta la presión de los empleados, los inversores, las comunidades y los clientes para mejorar los esfuerzos de sostenibilidad ambiental.

Un informe publicado por la consultora estratégica global McKinsey & Company, explica que para los líderes de negocios que ya están enfrentando un difícil camino hacia la próxima normalidad post-COVID, la sostenibilidad y la rentabilidad pueden parecer objetivos en conflicto, aunque no tienen por qué serlo. Las inversiones a gran escala en energía renovable, tecnologías avanzadas de fabricación o materiales alternativos pueden parecer más difíciles de justificar en un entorno en el que muchas organizaciones están reexaminando sus costos, sus carteras de productos y sus planes de capital.

Actualmente, muchas de las empresas más grandes del mundo están aprendiendo a maximizar estas sinergias entre la excelencia operacional y el beneficio ambiental, diseñando y ejecutando iniciativas de mejora para abordar simultáneamente los objetivos de costo y sostenibilidad.

Fabricación: Optimizar el control de procesos y la formulación de productos

La producción de materiales básicos, como el acero y el cemento, es uno de los principales contribuyentes a las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Aunque es probable que la descarbonización total requiera inversiones en nuevas tecnologías de producción, las empresas de estas industrias están aplicando una serie de estrategias para reducir el impacto climático de sus procesos de producción.

El informe sostiene que algunos agentes han descubierto que pueden mejorar considerablemente el perfil ambiental de sus productos con sólo modestas inversiones de capital. En la producción de acero primario, por ejemplo, la optimización del control de los altos hornos con mejores sensores y una mejor analítica puede reducir el consumo de carbón entre un 10 y un 15 por ciento. Económico, fuerte y versátil, el hormigón ha sido durante mucho tiempo el material de construcción favorito del mundo. Uno de sus ingredientes clave, el cemento, es también una fuente importante de gases de efecto invernadero. Los 4.100 millones de toneladas métricas de cemento producidas en 2019 generaron alrededor de 2.700 millones de toneladas de carbono, lo que constituye el siete por ciento de las emisiones mundiales de carbono.

Con un estricto control de las propiedades de los materiales y los procesos de producción, algunas empresas de construcción y proveedores de productos de hormigón han podido reducir su consumo en un 10 por ciento o más, sustituyendo materiales como las cenizas volantes, un producto de desecho de las centrales eléctricas de carbón.

Otro ejemplo que cita el artículo redactado por especialistas en la materia, es que en las condiciones adecuadas, el asfalto puede ser retirado de las carreteras desgastadas y reciclado. Mediante una cuidadosa gestión de las propiedades de los materiales y procesos, algunas empresas de asfalto han podido aumentar la fracción de materiales reciclados en sus productos hasta un 20 por ciento, sin dejar de cumplir los requisitos de rendimiento de los clientes. El asfalto usado suele ser gratuito -algunos municipios incluso pagan por su eliminación-, por lo que el reciclado también conlleva una reducción significativa del coste de los materiales para los productores de asfalto.

Bienes de consumo: Optimización del embalaje a través de la cadena de suministro

La reducción del plástico es otro de los puntos en los cuales se enfoca el artículo. La conciencia pública sobre las fugas de desechos de envases, especialmente de desechos plásticos, en el medio ambiente ha aumentado considerablemente en los últimos años. Sin embargo, las tasas de reciclaje de los envases de plástico son relativamente bajas. En los Estados Unidos, por ejemplo, las tasas de recuperación de los plásticos de los envases y de los servicios alimentarios representan sólo alrededor del 28% del total de los desechos.

En uno de los principales actores de la comida rápida, la fabricación, distribución y venta al por menor de sándwiches creó por sí sola más de 900 toneladas métricas de desechos no alimentarios cada año. Si bien parte de esos desechos se generaron en el punto de consumo, gran parte de ellos se produjeron aguas arriba, ya que los sándwiches se colocaron en múltiples tipos de envases a medida que viajaban por la cadena de suministro. Para abordar este problema, la empresa rediseñó su embalaje, desarrollando una solución única y sostenible que pudiera proteger el producto a lo largo de toda la cadena de suministro. El cambio redujo considerablemente los costos generales de envasado y eliminó 160 toneladas de desechos cada año.

Logística: Reducción de los costos de transporte y de las emisiones de gases de efecto invernadero

El sector del transporte es la mayor fuente de emisiones de gases de efecto invernadero del mundo. En los Estados Unidos, representa alrededor del 30 por ciento del total de las emisiones de carbono, y el transporte de mercancías representa más del 40 por ciento de ese total. La optimización de la logística ayuda a las empresas a reducir los costos y las emisiones en conjunto. Esto significa utilizar menos camiones, barcos y aviones para mover sus productos, y planificar las cadenas de suministro para que esos activos de transporte cubran menos kilómetros.

Una empresa utilizó la tecnología telemática para supervisar el movimiento de su gran flota de vehículos de carretera, y luego aplicó análisis avanzados a esos datos para optimizar las rutas y la utilización de los vehículos. El proyecto condujo a una reducción anual de los kilómetros de carretera de alrededor del 20 por ciento, reduciendo las emisiones de carbono en 1.300 toneladas métricas. Los beneficios secundarios incluyeron una reducción significativa de los accidentes de carretera y la reducción de las primas de seguros.

Adquisición: Comprando en una huella de carbono más pequeña

Otro punto que resaltan los expertos es que las prácticas de compra sofisticadas pueden ayudar a las empresas a controlar sus costos externos y minimizar su impacto en el medio ambiente. En la construcción de carreteras, por ejemplo, los precios del asfalto pueden variar considerablemente según la dinámica del mercado local. Un constructor de carreteras había comprado tradicionalmente el asfalto basándose únicamente en el precio por tonelada, lo que a menudo significaba que el producto se transportaba a grandes distancias desde el productor hasta el punto de utilización. Cuando la empresa adoptó un enfoque de costo total de propiedad para el abastecimiento, incluyendo en sus cálculos los costos de logística, comprobó que los productores locales solían tener un mejor valor. El cambio redujo el transporte y las emisiones de carbono asociadas en un 40 por ciento.

Luego de analizar todos estos casos, es claro que las operaciones de alto rendimiento pueden aportar mucho más que un impacto financiero, también pueden tener un impacto positivo en el medioambiente y, por consiguiente, en la vida de las personas. Maximizar el rendimiento que una empresa logra por cada unidad de insumo es mejor para el medio ambiente, así como para la cuenta de resultados. Si bien las reducciones en el consumo de recursos y en los desechos fueron alguna vez sólo un efecto secundario útil de los programas de mejora operativa, muchas organizaciones están incorporando objetivos de sostenibilidad en sus planes desde el principio.

En tiempos difíciles como el que nos toca vivir, el enfoque de la sostenibilidad ofrece una ruta rápida hacia una nueva normalidad que puede ser sostenible tanto financiera como ambientalmente. Depende de nosotros.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top