La inversión sostenible -la integración de los factores ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) en el análisis y la toma de decisiones- ha experimentado un notable aumento en los últimos dos años. Partiendo de unos niveles modestos hace 15 años, se estima que actualmente supera los 30 billones de dólares. Una investigación reciente, realizada por la compañía DWS, sostiene que la pandemia generada por el COVID19 está acelerando la inversión estratégica para la inversión sostenible. La cuestión que se plantea ahora es si este tipo de inversiones se convertirá en la nueva normalidad o no.
La pandemia ha acelerado la inversión en ESG

La pandemia está lejos de haber terminado. Aunque sólo podemos especular sobre sus consecuencias políticas, económicas y sociales a largo plazo, ya podemos suponer que cambiará las condiciones marco de los mercados en los próximos años. No está claro qué lecciones aprenderán los políticos y la ciudadanía de la pandemia.  Georg Kell en un artículo publicado en la revista Forbes, formula algunas preguntas: ¿Agudizará la pandemia las rivalidades estratégicas y conducirá a un mundo desordenado y fragmentado, con mayores riesgos de hostilidad y conflicto, o redescubrirán las grandes potencias los beneficios de la integración económica basada en normas como la mejor base para la coexistencia pacífica y la prosperidad? ¿Superará el deseo de construir mercados más resistentes al nacionalismo económico y el proteccionismo y conducirá a enormes pérdidas de eficiencia? ¿El retroceso económico en los mercados emergentes y en desarrollo dará lugar a disturbios y situaciones de crisis humanitarias, ya que la pobreza y el hambre pueden provocar un regreso masivo, y los países desarrollados mostrarán compasión y solidaridad o harán la vista gorda? ¿La enorme financiación gubernamental que se ha movilizado ahora para contrarrestar las consecuencias económicas de la pandemia alimentará la crisis climática, o se empleará para hacer frente a ambas crisis al mismo tiempo y, por lo tanto, dará lugar a economías más sanas, más limpias y más resistentes? ¿Cambiarán las normas sociales y las preferencias de los consumidores a causa de la pandemia? 

Ante todas estas complejas preguntas, el especialista sostiene que el espectro de posibles resultados es amplio. La pandemia no sólo está revelando los puntos fuertes y débiles de los gobiernos para hacer frente a la crisis, sino que, también está descorriendo el telón, iluminando las líneas de falla, las vulnerabilidades y las desigualdades sociales entre las sociedades. En un mundo ideal, cabría esperar que los encargados de la formulación de políticas volvieran a empezar y colaboraran, invirtieran más en servicios públicos vitales y revitalizaran los mercados mediante la promoción de energía y tecnologías limpias. Pero muchas veces, quienes tienen la responsabilidad de tomar estas decisiones tienden a basarse en consideraciones a corto plazo, en lugar de basarse en la ciencia. En ausencia de un verdadero liderazgo político, es muy posible que se prevean crecientes divergencias normativas entre países y regiones. Kell explica que, en Estados Unidos, por ejemplo, la pandemia ya se ha utilizado como tapadera para abolir casi 100 reglamentos ambientales. En Europa, en cambio, los principales responsables de la formulación de políticas de Francia y Alemania piden más cooperación y han expresado el deseo de utilizar la recuperación económica para acelerar la transformación, como se indica en el Acuerdo Verde Europeo.  

Independientemente de que los gobiernos apoyen o ralenticen las prácticas de mercado sostenibles mediante intervenciones reglamentarias o fiscales, es probable que las empresas e inversores que aspiran a un éxito a largo plazo aumenten, en lugar de ralentizar, sus esfuerzos de sostenibilidad. Durante la crisis financiera de 2008/9, las principales iniciativas de sostenibilidad empresarial e inversión responsable del mundo, el Pacto Mundial de las Naciones Unidas y los Principios de las Naciones Unidas para la Inversión Responsable, experimentaron un aumento del número de miembros superior a la media y un incremento de la participación. Lo mismo ocurre en la crisis actual. Los miembros de ambas organizaciones se han duplicado en lo que respecta a la innovación, la descarbonización y la creación de capacidades para gestionar mejor los factores de ESG.

Es lógico que los inversores y las empresas reaccionen a las situaciones de crisis con una mayor disposición a innovar y a dar más importancia a las medidas que fomenten la confianza y aumenten las posibilidades de una fuerte recuperación. A medida que la descarbonización y la digitalización se convierten en temas dominantes para la supervivencia y el crecimiento futuro, un número cada vez mayor de empresas están dispuestas a ejercer la política empresarial a través de la promoción de políticas. Además, un examen más detenido de las fuerzas que dieron lugar a la inversión sostenible y a prácticas más sostenibles antes de la pandemia - tecnología, límites naturales y normas sociales - revela que la propia pandemia está actuando como un acelerador.

La tecnología ha sido durante mucho tiempo un impulsor clave del movimiento de la sostenibilidad al mejorar la eficiencia de los recursos y facilitar la búsqueda de nuevos modelos de negocio. Para los inversores, la tecnología -a menudo basada en el aprendizaje automático y la inteligencia artificial se ha convertido en la base de la inversión en ESG, permitiendo una mayor transparencia y la cuantificación del rendimiento de los factores no tradicionales que tienen un impacto en el rendimiento financiero a largo plazo. La pandemia ha impulsado enormemente la digitalización en todos los sectores de la economía y, al hacerlo, ha reforzado la infraestructura y el análisis que constituyen la infraestructura de inversión sostenible. 

Kell explica que la pandemia y la crisis sanitaria ha puesto de relieve las vulnerabilidades y nuestra dependencia del medio ambiente natural. Esto, nos hace entender que los mercados no funcionan de forma aislada, sino que están integrados en las sociedades y en el entorno natural. Esta toma de conciencia cambiará fundamentalmente nuestra perspectiva de riesgo a largo plazo y la forma en que nos preparamos para la crisis climática que se avecina. Las lecciones que hay que aprender son altas y claras: más vale prevenir que curar, y la toma de decisiones informada por la ciencia es la forma de crear resistencia y asegurar la supervivencia futura.  

El relación a  las cuestiones sociales, Kell señala que en primer lugar,  las condiciones de empleo, las redes de seguridad social y el acceso a los servicios de salud, sin duda subirán en la agenda y reforzarán la importancia de la "S" en la inversión en ESG. En segundo lugar, la pandemia ya ha dado un enorme impulso a la economía digital, que tendrá efectos duraderos en la forma en que trabajamos y consumimos. En tercer lugar, la pandemia ha aumentado la conciencia de la estrecha relación entre la salud humana y la salud del planeta, lo que puede conducir a un mayor respeto y aprecio de los bienes naturales, como el aire limpio, el agua y los alimentos sanos. 

Los encargados de la formulación de políticas se enfrentan ahora a opciones históricas que cambiarán las condiciones marco de los mercados de manera duradera. Tienen el poder de fomentar la cooperación y fortalecer los vínculos que aseguran la paz y la prosperidad, y pueden garantizar que los enormes fondos públicos que se están movilizando ahora se utilicen para acelerar la transformación hacia resultados más limpios, más sanos y más resistentes e inclusivos.

A medida que más y más inversionistas y empresas adoptan el buen desempeño de los GEE como un imperativo estratégico, se abre una ventana de oportunidad para "recuperarse mejor", al menos en algunas partes del mundo donde la voz de la razón sigue viva.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top