En medio de una crisis sanitaria que nos hace quedarnos en casa es un buen momento para reflexionar sobre la naturaleza y nuestro uso y abuso de sus recursos. Las buenas noticias en estos días giran en torno a la solidaridad y al respiro que le estamos dando al medioambiente durante el aislamiento. Este domingo se celebrará el día mundial del agua y la necesidad urgente de que sea un derecho garantizado de manera global.
El agua vale más que el oro

El Día Mundial del Agua se celebra cada 22 de marzo, propuesto por la ONU y su principal objetivo, es crear conciencia acerca de la importancia de cuidar el llamado oro líquido para la vida de los seres humanos y las especies en la Tierra. Además, es una oportunidad para reflexionar sobre la problemática de los millones de personas que no tienen acceso al suministro de agua potable y las medidas urgentes que se deben tomar al respecto para hacer frente a este problema.

En los últimos días circular fotos de Venecia con el agua cristalina y hasta con peces. Una postal inédita en años, que muestra como día a día destruimos nuestro entorno natural sin casi tener registro de ello. El agua, es un recurso limitado, todo lo contrario de lo que piensan muchas personas. No es infinito y por lo tanto no podemos seguir haciendo el uso indiscriminado que hacemos. En este sentido, hace falta una mayor toma de conciencia para su preservación, porque si algún día llegara a escasear, traería consecuencias irreversibles para la humanidad, mucho más graves que la actual crisis provocada por el COVID 19.

Afortunadamente, poco a poco vamos tomando consciencia, aunque no la suficiente. Uno de los temas centrales que ha ocupado a las Naciones Unidas es el relacionado con el cuidado y preservación del agua dulce en todo el mundo como parte del desarrollo sostenible y así ha quedado plasmado en la Agenda 2030 y en los ODS.

La preocupación por este recurso aumenta día a día. Más allá de la importancia que tiene que los canales de Venecia estén limpios y cristalinos, urge pensar en las miles de personas alrededor del mundo que no tienen acceso al agua potable, un derecho fundamental para la preservación de la vida en todas sus formas. El acceso al agua es un derecho humano, este valioso e indispensable recurso natural, no llega de forma segura a un gran número de personas en distintos países, sobre todo a los más pobres, donde el agua potable no es accesible. Somos privilegiados quienes podemos acceder al agua de manera cotidiana. Más de un tercio de la población mundial no goza de los servicios de agua potable segura, lo que se traduce a más de 2.000 millones de personas, que no reciben el agua de calidad en sus hogares, por esta razón mueren hombres, mujeres y niños cada año.

En los últimos años se ha venido notando una disminución significativa de los recursos hídricos por el uso indebido y el despilfarro debido a:

  • Un crecimiento acelerado de la población en todo el mundo: Esta ha sido una de las principales causas y donde se prevé que para el año 2050, esta cifra rondará los 10.000.000 en todo el globo.
  • Un incremento en la explotación de los acuíferos.
  • Contaminación y cambio climático: Un fenómeno que ha provocado el desplazamiento masivo de millones de personas que han perdido sus hogares.
  • Las guerras entre los pueblos y naciones: Que no solamente se limita a conflictos políticos, sino también a intereses más particulares como el dominio de los recursos naturales, uno de ellos, el agua.

El agua está estrechamente vinculada al cambio climático. Por esto, es central reducir las inundaciones, sequías, la contaminación del agua y su escasez. Si controlamos los recursos hídricos, seremos capaces de reducir los gases de efecto invernadero. Para lograr los tan famosos ODS, proteger el agua es central.

España está lejos de alcanzar el ODS 11 “Ciudades y comunidades sostenibles”, ya que según la Encuesta de Infraestructura y Equipamientos Locales (EIEL) concluye en que, a pesar del esfuerzo inversor realizado en la dotación de infraestructuras básicas, en 2016, un 22% de las viviendas (1.776.363 viviendas) siguen sin servicios de depuración y un 4% (339.154 viviendas) sin servicios de alcantarillado. Habría que invertir 2.962 M€ en servicios de alcantarillado y depuración.

El Día Mundial del Agua es una fecha oportuna para que todos y todas, de manera individual o colectiva empecemos a cuidar, valorar y racionar el agua que utilizamos en nuestras múltiples actividades diarias. Que estos días de aislamiento en casa nos permitan reflexionar sobre nuestro estilo de vida y nuestro vínculo con la naturaleza, hoy que tanto la echamos de menos.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top