La Fundación BBVA acaba de publicar el informe 'Estudio internacional de valores' en el que examina un amplio conjunto de valores y actitudes de la población adulta de 5 países europeos: Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y España. Su objetivo es captar un amplio conjunto de preferencias, valores y creencias que contribuyen a orientar la conducta individual en numerosas facetas de los ámbitos público y privado, así como las relaciones del comportamiento en ambos dominios.
El 82% de los españoles cree que los políticos anteponen sus propios intereses a los de la sociedad

Una de las conclusiones es que existe una confianza generalizada hacia los grupos profesionales vinculados al Estado (policías, jueces, militares y funcionarios), a excepción de la clase política, hacia la que los ciudadanos muestran una fuerte desafección y ubican, en casi todos los países, por debajo del umbral de confianza. Y en todos los países la clase política es percibida como un colectivo más atento a sus propios intereses que a los de la sociedad.

Además, una problemática central de la vida pública hoy es la corrupción, con efectos indeseados en numerosos planos. Los ciudadanos de los cinco países tienen la percepción de que existe un nivel alto o muy alto de corrupción, percepción especialmente acentuada en el caso de España, seguida de Italia: en ambos casos cerca de un 70% cree que la corrupción es muy alta. 

El nivel de corrupción que se atribuye a la política nacional es muy alto en cuatro países y, aunque también mayoritario, es percibido con menor intensidad en los niveles regional y local. Los italianos, seguidos por los españoles, son quienes perciben un mayor grado de corrupción en los ámbitos local, regional y nacional. Los alemanes perciben en menor medida la existencia de corrupción en su país. En los cinco países se percibe la existencia de corrupción en la política europea, destacando esa percepción en Alemania sobre los demás niveles y siendo percibida en el Reino Unido al mismo nivel que la corrupción nacional.

Las razones reconocidas como de mayor importancia para votar a un partido son diversas: factores ideológicos o programáticos, otros vinculados a la competencia profesional y/o de gestión de la economía, a los valores éticos de sus líderes, así como también a la percepción de defensa de los intereses del respectivo grupo social.

En España destacan como factor más importante para decidir el voto el programa político, seguido de la capacidad de gestionar la economía, la ideología y los valores éticos de sus líderes. Los conocimientos y competencias profesionales en abstracto son seleccionados tan solo por el 9 por ciento.

Hay un amplio consenso acerca de la responsabilidad del Estado en la provisión de funciones características del Estado de Bienestar como la cobertura sanitaria universal y las pensiones, así como también, aunque con menor intensidad (“bastante”), en asumir funciones de limitación de los mecanismos del mercado en la fijación de precios, salarios y beneficios empresariales. Los españoles destacan por una mayor preferencia de responsabilidad del Estado en todas las áreas y facetas.

El informe también señala que médicos, maestros, científicos e ingenieros, por ese orden, son los profesionales que suscitan un alto nivel de confianza, mientras que políticos, banqueros y sacerdotes se sitúan por debajo del umbral de confianza, de manera más acentuada en España. Las dos facetas principales de la confianza en estos grupos profesionales son la ética y la competencia o capacidad. Y, en general, el mapa de confianza institucional muestra que las universidades, la policía, las organizaciones públicasededicadas a la investigación y el ejército se sitúan en los primeros lugares del ranking de confianza. Por debajoedel umbral del punto medio de confianza se ubican los partidos políticos, las redes sociales, los bancos, losegobiernos nacionales y las instituciones religiosas.

En cuanto a los desafíos globales, hay amplias mayorías consideran que el cambio climático, el terrorismo, un ciberataque y la inmigración constituyen problemas muy importantes.  La visión sobre el posible curso futuro del fenómeno del cambio climático es pesimista en todos los países analizados, muy especialmente en Francia y Alemania, donde se percibe ya como irreversible y donde la opción predominante es la de paliar algunos de sus efectos. En España una mayoría relativa cree que todavía resulta posible revertir el cambio climático. Y hay un consenso muy alto en la identificación de la actividad humana como la causa principal del calentamiento global. Esa visión es particularmente marcada en el caso de España.

Toda la información se ha obtenido a través de una encuesta a una muestra representativa de 1.500 personas de 18 y más años en cada uno de los cinco países más poblados de la Unión Europea. El trabajo de campo ha sido realizado por Ipsos entre abril y julio de 2019. El diseño del cuestionario y el análisis de los datos obtenidos se ha llevado a cabo por el Departamento de Estudios Sociales y Opinión Pública de la Fundación BBVA.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top