El Vicepresidente ejecutivo y Consejero Delegado de Meliá Hotels International es un hombre pragmático. El máximo ejecutivo de la primera compañía hotelera española - y una de las veinte más importantes del sector a nivel mundial - es perfectamente consciente de los riesgos y oportunidades a los que se enfrenta Meliá en materia de sostenibilidad. Afirma que "la Responsabilidad Corporativa es una palanca esencial de nuestra estrategia de negocio". Considera que dada su dimensión, con presencia en 43 países, el "poder de influencia como empresa es enorme" y, por ello, cree que "debemos poner al servicio de la sociedad nuestra experiencia".
Gabriel Escarrer: la sostenibilidad es rentable

Diario Responsable.- Que Meliá tiene un modelo sostenible de negocio es algo que su cuenta de resultados deja patente: más de 30 trimestres consecutivos creciendo por encima de la media del sector. ¿Qué significa sostenibilidad en Meliá? 

Además de ser una empresa cotizada en bolsa y, por tanto, responsable ante nuestros accionistas, nuestro origen familiar nos imprime una cultura y unos valores muy arraigados que marcan nuestro comportamiento, rigen nuestra actividad diaria y el modo en el que nos relacionamos con nuestro entorno. Ser reconocidos como referente mundial en excelencia, sostenibilidad y responsabilidad es nuestra ambición y, de hecho, forma parte de nuestra Visión 2020.

La Responsabilidad Corporativa es una palanca esencial de nuestra estrategia de negocio, y nos está permitiendo avanzar hacia un modelo de gestión hotelero más responsable, sostenible y que, en definitiva, sea una fuente de riqueza también para la sociedad.

Puedo decir que, aunque la sostenibilidad, entendida como filantropía o acción social, ha estado presente desde la fundación de la Compañía en los años 50, hoy tenemos un enfoque mucho más estratégico y alineado con los principios y prácticas ESG. Este aspecto es importante ya que considero que integrar estas prácticas supone un factor de alto impacto para nuestro propio gobierno como compañía. Me permito mencionar alguno de los beneficios que ya estamos viviendo en Meliá. Avanzar en la integración de estos criterios está reforzando nuestro cuerpo normativo, nos permite transmitir más y mejor lo que somos como empresa, nuestro entorno y negocio, transmitir información financiera y también no financiera, los retos a los que nos enfrentamos, nuestro modo de gestionar y mitigar los riesgos, mantenernos próximos a nuestros grupos de interés al contar con canales de diálogo bidireccionales, ágiles y efectivos, reforzar nuestra propia reputación, reforzar el vínculo con nuestros colaboradores, etc. En definitiva, para nosotros significa entender la hotelería de un modo diferente, más cercano y, por qué no decirlo, mucho más empático con la sociedad, nuestros grupos de interés y su realidad.

En Meliá impulsamos este planteamiento apoyándonos en tres grandes dimensiones: la económica, la social y, por supuesto, la medioambiental. Además, llevamos tiempo trabajando en el modo en el que podemos poner nuestro granito de arena para contribuir a mejorar los retos marcados por la Agenda 2030. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible son una excelente oportunidad para avanzar en este campo. En este sentido, no podemos obviar el hecho de ser una compañía global al contar con presencia en más 40 países, con al menos 40 realidades sociales, retos y oportunidades diferentes. Los ODS nos están ayudando a acercarnos a esas realidades, entendiéndolas mejor para poder contribuir a mejorarlas.

DR.- ¿Cuáles son los planes y acciones que está llevando a cabo su compañía de cara a la Agenda 2030?

GE.- He mencionado antes la Agenda 2030 de Naciones Unidas. Ésta supone una oportunidad para hacer frente a los grandes desafíos globales, como el cambio climático, la defensa del medioambiente y la mejora de la educación y la igualdad, entre otros.

En este contexto, en 2017 nos fijamos objetivos para 2020 en reducción de emisiones, consumo de agua y energía, recogida selectiva de residuos, avanzar en el consumo energía verde con origen renovable certificado, entre otros. Son públicos y se pueden consultar en nuestro Informe Anual Integrado 2017. Hemos lanzado una ambiciosa hoja de ruta para avanzar en la eliminación de los plásticos de un solo uso, reforzado proyectos de reciclaje de residuos de jabón junto a un partner de referencia como Diversey, socio nuestro desde hace más de 30 años…Tenemos grandes retos por delante.

Vamos a seguir trabajando en dar respuesta a los compromisos públicos que hemos adquirido. En 2008 Meliá suscribimos los Principios Rectores de Global Compact de Naciones Unidas, para fomentar la ciudadanía corporativa y el respeto de los Derechos Humanos. Desde enero de este mismo año, hemos dado un paso más y somos socios signatory. Seguiremos trabajando en esta línea para contribuir a difundir sus principios y seguir defendiendo los derechos humanos en nuestra industria. De hecho, este año hemos formalizado nuestro compromiso con los Derechos Humanos elaborando y haciendo pública nuestra primera política corporativa en la materia.

En otro orden de cosas, seguiremos aprovechando nuestra capacidad de influencia y participación en foros de diferente naturaleza para sensibilizar, difundir nuestros avances y la importancia del papel que jugamos las empresas. 

DR.- La compañía está presente en 43 países, lo que lleva seguramente implícito que la diversidad de la plantilla está garantizada, al menos por nacionalidades, pero ¿hay algún programa o programas específicos que favorezcan el empleo para colectivos en situación de vulnerabilidad?

GE.- Sin duda alguna. No podemos ponernos de perfil ante los retos sociales con los que convivimos. Tenemos muy claro que el talento hay que desarrollarlo, esté donde esté y proceda de donde proceda. Vamos a continuar ofreciendo nuevas oportunidades de crecimiento, nuevas capacidades y habilidades al talento joven. Por ello, además de ser Meliá un gran empleador con más de 44.000 empleados, trabajamos con colectivos en riesgo a los que ofrecemos oportunidades de futuro y transmitimos nuestro conocimiento y saber hacer.

Para hacer realidad este compromiso trabajamos en plataforma con entidades de referencia, como la Fundación Bancaria La Caixa (Incorpora), a la que nos unimos el mes de abril pasado y la Fundación Accenture (Juntos por el Empleo de los más vulnerables), con la que trabajamos desde hace varios años en proyectos enfocados a favorecer la empleabilidad y la integración laboral. Es precisamente nuestra participación en esta plataforma la que nos permitió iniciar la colaboración con la Fundación Pinardi. Este proyecto cumple este año su quinto aniversario de vida en Meliá. Junto a la implicación de más de 50 profesionales de Meliá, hemos formado ya a más de 70 jóvenes en riesgo de exclusión, en cuatro promociones, en 13 hoteles. Más del 65% han sido contratados en nuestros hoteles. Seguimos apostando por este modelo.

DR.- Hablando de colectivos vulnerables, un informe de la Fundación Adecco afirma que más de tres millones de turistas con discapacidad no encuentran destinos accesibles. Evidentemente, esto no se ciñe solo a los hoteles, pero señala que la mayoría de los establecimientos hoteleros únicamente disponen de las habitaciones accesibles a las que obliga la normativa y suelen estar ubicadas en los espacios menos atractivos. ¿Cómo de accesibles son los hoteles Meliá?

GE.- Nuestros manuales de diseño y construcción sostenible incorporan, tanto para nuestros hoteles nuevos como para aquellos que se encuentran en proceso de reforma, nuestros planteamientos en materia de eficiencia energética y sostenibilidad y, por supuesto, criterios de accesibilidad, como rampas de acceso, espacios diáfanos que faciliten la movilidad, ascensores espaciosos, sistemas de detección lumínica que facilitan el desplazamiento por el hotel, elevadores en piscinas, entre otros.

En cualquier caso, este aspecto supone un reto importante para una industria que, aunque está dando pasos positivos hacia la eliminación de barreras, tiene aún oportunidades por delante. Sirva como ejemplo un estudio publicado recientemente por la Fundación Adecco, que indicaba que el 56% de personas con movilidad reducida no viajan dado que no encuentran una oferta adecuada a sus necesidades.

DR.- Hace apenas unas semanas, Meliá anunciaba su adhesión a la comunidad #PorElClima. Además, es la primera hotelera inscrita en el Registro de Huella de Carbono, Compensación y Proyectos de Absorción de CO2 del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. ¿Cómo contribuye el grupo a frenar el cambio climático? ¿Cuál es su compromiso con el medio ambiente?

GE.- Este es un ámbito en el que llevamos trabajando desde hace al menos diez años. Ten en cuenta que nuestro primer Plan Director de Sostenibilidad data del año 2008. Lo vemos como una carrera de fondo, de mejora continua, consolidada y aterrizada en nuestro día a día. Nuestra apuesta es seguir aportando nuestra experiencia y compromiso a favor del medioambiente, poniendo esfuerzo y empeño en mitigar el impacto de nuestra actividad hotelera. Por ello, nos apoyamos en la innovación y la tecnología como palancas que nos permiten avanzar en un modelo responsable en el consumo de recursos naturales.

Escarrer2

En 2015 hicimos nuestros los compromisos de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático de Paris y los integramos en nuestra propia estrategia medioambiental. La Agenda 2030 que he mencionado antes supone para nosotros un excelente marco de referencia. Además, desde que formamos parte del monitor CDP, incorporamos sus recomendaciones periódicas para mejorar nuestra gestión porque, como he mencionado, se trata de avanzar y mejorar día a día.

En esta línea, somos conscientes de que no podemos avanzar solos. Por ello, nos apoyamos en aliados estratégicos y expertos que nos ayudan a la consecución de estos compromisos. Con ellos además compartimos experiencia, conocimiento y una cercanía especial. Trabajamos en la integración de criterios de sostenibilidad, adquisición de productos y materiales de bajo impacto y certificados, así como en reforzar nuestro portfolio hotelero con instalaciones ecoeficientes desde la concepción y diseño del propio activo, al consumo de energía verde, pasando por la capacitación y formación de nuestros equipos y la sensibilización de nuestros clientes.

El año pasado certificamos que nuestro sistema de gestión de energía y emisiones cumplía con nuestra Política Medioambiental, con nuestros compromisos en materia de energética y los estándares exigidos por ISO 50001. Este año 2018 estamos avanzando en la certificación de nuestro sistema de gestión ambiental con la ISO 14001. Además, seguimos avanzando en la certificación de nuestro modelo de gestión en materia de sostenibilidad turística. Como puedes ver nuestros planes de trabajo son intensos y cada vez más ambiciosos.

DR.- Meliá ha hecho una gran apuesta por el llamado Turismo Sostenible, ¿cuál o cuáles diría que son sus principales aportaciones?

GE.- Es cierto. Siempre hemos buscado la mejora continua y, desde nuestra fundación en 1956, nos hemos marcado retos importantes. El hecho de establecernos objetivos retadores nos permite dar lo mejor de nosotros mismos, también en este ámbito. Hemos trabajado siempre con humildad buscando mejorar e intentando provocar un efecto contagio en el sector.

Elevando el discurso de la sostenibilidad al plano estratégico, hemos dado importantes pasos en cómo compartir información y a poner en la mesa de debate aspectos relevantes para el sector, a explorar campos desconocidos para nosotros actuando en ocasiones como pioneros.

Por otro lado, comunicar nuestros avances es positivo para nosotros y para nuestros grupos de interés. Conozco también del enorme poder de influencia que tenemos como empresa y debemos poner al servicio de la sociedad nuestra experiencia. El modo en el que ahora publicamos nuestros informes integrados es un buen ejemplo. Nuestros enfoques en gobierno corporativo son un referente en la industria turística española.

Nuestra obligación como empresa turística líder es transmitir a la sociedad el impacto de las empresas como palancas para crear y distribuir riqueza. Para ello, hace años que venimos publicando lo que denominamos nuestro “cash-flow social”, o lo que es lo mismo, la fotografía de cómo se distribuye la riqueza generada por Meliá. En la industria hotelera española somos los únicos que lo publicamos.

DR.- La RSE se queda a medias si no incluye a toda la cadena de valor. En este sentido, ¿cómo es la relación de Meliá con proveedores y colaboradores?

GE.- Estoy totalmente de acuerdo con esta afirmación La cadena de suministro es clave para construir un negocio sostenible y responsable, y por ello, debemos compartir con los proveedores nuestro compromiso en materias que se extienden a la defensa de los derechos humanos y el medioambiente. Para garantizar la coherencia entre los modelos de compras y responsabilidad corporativa, seleccionamos a nuestros proveedores en base a criterios transparentes y definidos que aseguran que nuestros compromisos sean conocidos y compartidos, asegurando así criterios de sostenibilidad, ética y responsabilidad en la cadena de suministro. A través de este sistema estamos impulsando un modelo de suministro que avanza hacia la integración de criterios responsables favoreciendo la adquisición y contratación de servicios respetuosos con el medioambiente, fabricados en condiciones justas y con certificado.

Este año 2018 hemos firmado y publicado nuestro primer Código Ético de Proveedores de Meliá, reforzando así un modelo de gestión más responsable y coherente en nuestra relación con ellos, ya que queremos reforzar con ellos vínculos de largo plazo, relaciones basadas en la confianza y compromisos compartidos en materias diversas como la defensa de los Derechos Humanos, el cumplimiento legislativo, derechos laborales, seguridad y salud en el trabajo y el respeto al medioambiente, entre otros.

Además, llevamos años trabajando con partners de referencia más allá de la pura relación de negocio, abordando proyectos conjuntos relacionados con la sostenibilidad como por ejemplo el proyecto “Soap for Hope” que desarrollamos con Diversey (un proyecto de reciclaje de residuos de jabón que nos ha permitido reciclar más de 5 toneladas de residuos en menos de un año y que, impulsado y desarrollado inicialmente desde Asia, estamos haciendo extensivo a otros destinos como República Dominicana…o participando de forma activa en la iniciativa de Coca Cola “Mares Circulares”, sobre limpieza de playas y costas, entre otros. El impulso de este tipo de proyectos nos permite reforzar muchísimo nuestro vínculo ya que trabajamos con objetivos compartidos que contribuyen a mejorar la sociedad.

Y en relación con nuestros colaboradores la relación es muy directa y cercana. Son la esencia de Meliá y nuestros mejores embajadores. De hecho, con carácter anual, medimos nuestro clima laboral, el nivel de compromiso con Meliá y su cultura. Es un espacio de participación abierto para que expresen su opinión sincera, directa y anónima sobre aquellos aspectos relevantes de su trabajo y sobre Meliá. Contamos con un nivel de participación del 92%. Esta es una ratio interesante, dado que participar en la encuesta tiene carácter voluntario. Los resultados de este ejercicio nos ayudan a implementar acciones de mejora para crear un entorno de trabajo estimulante y motivador alineado con nuestros valores y enfocado a hacer realidad tanto la promesa de marca para nuestros clientes, como la promesa de experiencia para nuestros colaboradores. Estamos trabajando ahora mismo en un nuevo portal interno, damos mucha importancia a la formación y desarrollo continuo sobre todo aprovechando las oportunidades de la formación online, impulsamos canteras de talento, potenciamos la compartición de conocimiento interno, impulsamos el liderazgo, fomentamos la movilidad internacional e interdepartamental, entre otros. Además de contar con un equipo de primer nivel en lo profesional, son tremendamente solidarios y activos en iniciativas de carácter social, benéfico y de cooperación. El vínculo entre el equipo y Meliá es muy fuerte y para muestra te apunto un dato; cerramos 2017 con un nivel de orgullo de pertenencia de 8,93 puntos sobre diez.

DR.- Y respecto a la igualdad de género, en su dirección ejecutiva solo hay una mujer, en la regional ninguna y en el consejo, hay nueve hombres frente a dos mujeres, un poco lejos del porcentaje recomendado por la CNMV en su Código de Buen Gobierno…

GE.- Este es un campo en el que aún hay un importante campo de mejora en las empresas en general y en la nuestra en particular. La igualdad de género está entrando de forma imparable en la agenda de las compañías. En cualquier caso, estamos trabajando en reducir esta brecha.

Precisamente para impulsar la sensibilización en este ámbito nos hemos unido a ClosinGap junto a otras 9 grandes compañías. El clúster, impulsado por la farmacéutica multinacional Merck, nace con el objetivo de analizar las distintas brechas de género que existen en la economía y en la sociedad. Aportaremos nuestra visión y experiencia en el turismo, ya que los datos y evidencias sirven para avanzar, sin lugar a duda.

En Meliá, aunque tenemos oportunidades de mejora, contamos con una buena base de partida ya que los esfuerzos para avanzar en igualdad de oportunidades dados en los últimos años están siendo bien recibidos por nuestros equipos. Hemos pasado de una valoración de 8,15 sobre 10 en 2015 a 8,33 en 2017 en esta materia.

Comparto algunos datos. El 43% de nuestra plantilla está compuesta por mujeres. En áreas corporativas contamos con un 40% de mujeres directivas en ámbitos clave como estrategia, comunicación, marketing, IT y sistemas, recursos humanos, financiero, áreas de cliente, revenue management, expansión, alimentos y bebidas, entre otros. Sirva como ejemplo un detalle; mis dos reportes directos están ocupados por mujeres. Como decía, tenemos recorrido ya que el 23% de nuestros hoteles tienen a una mujer a la cabeza. Este porcentaje mejorará con el tiempo ya que el 45% de los integrantes de la cantera de Direccion Hotelera actual de Meliá son mujeres. Esta es una evolución muy positiva, sobre todo si la vemos desde una perspectiva histórica en la que la incorporación de mujeres a posiciones directivas de relevancia es un hecho. De forma adicional, nos hemos marcado el objetivo de contar con un tercio de consejeras en el año 2020.

En esta línea, hemos reforzado los planteamientos internos para avanzar en nuestro propio cuerpo normativo. Por ello, este año hemos elaborado nuestra política de derechos humanos, la política de recursos humanos, con menciones expresas a esta materia que completan planteamientos en el campo de la igualdad y diversidad que ha expresamos en la política de responsabilidad corporativa que hicimos pública en 2017.

¿Te ha gustado el artículo?

2 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top