La brecha salarial en España no para de crecer. La diferencia salarial entre los altos directivos de las grandes empresas españolas y los sueldos más bajos de esas mismas compañías es de 207 veces de media
RSE.- Un directivo del IBEX cobra de media 207 veces el sueldo mínimo de su empresa

Así se extrae del informe “Diferencias abismales: El papel de las empresas del IBEX-35 en la desigualdad”, en el que Oxfam Intermón denuncia cómo determinadas prácticas, principalmente salariales y fiscales, llevadas a cabo por estas compañías tienen un impacto directo en la actual crisis de desigualdad global. Las prácticas salariales, laborales y fiscales son un asunto primordial de la Responsabilidad Social de las empresas (RSE/RSC/Sostenibilidad).

Las tres corporaciones con mayores diferencias salariales entre las retribuciones de los altos directivos y el sueldo mínimo son Banco Popular, Ferrovial e Inditex. La comparativa de los salarios de la alta dirección y las retribuciones medias también evidencia una brecha desmesurada: un alto directivo cobra 112 veces el salario medio de su empresa. Estas diferencias serían aún más graves si se tuvieran en cuenta los sueldos de las empresas multiservicios contratadas por las corporaciones del IBEX-35.

A la vista de los datos publicados por las propias corporaciones se constata que la desigualdad salarial en el conjunto del IBEX-35 es una tendencia al alza. Las cifras hablan por sí solas: entre 2014 y 2016 la retribución de los principales ejecutivos creció un 40%. Sólo entre 2015 y 2016 el aumento en los sueldos de los altos ejecutivos fue del 15%, situándose la retribución media en 4,2 millones de euros, mientras que los salarios medios solo se incrementaron en un 0,3%.

Con una facturación conjunta equivalente al 42% del Producto Interior Bruto –PIB- y más de 1,5 millones de personas contratadas en sus plantillas, las políticas y prácticas de las corporaciones del IBEX-35 tienen un claro “impacto amplificador” para el resto de la economía española. “Representan un referente a seguir por parte de muchas empresas, en particular en lo referido a las políticas salariales. La brecha exacerbada que arrojan estos datos lleva consigo un impacto directo en la desigualdad con consecuencias sociales y económicas graves para la sociedad”, denuncia el director general de Oxfam Intermón, José María Vera. 

“La desigualdad global sigue aumentando y nuestro país no es ajeno a esta tendencia. Ante este reto, las grandes empresas”, añade Vera, “tanto españolas como internacionales, tienen un papel protagonista”  

Agencias multiservicio o externalizar la desigualdad

Otro de los factores que lleva a una mayor desigualdad económica es la externalización de servicios de estas empresas. En este sentido, la desigualdad salarial explicada anteriormente sería aún mayor, ya que las compañías no aportan información sobre los trabajadores subcontratados por las conocidas como empresas multiservicios, normalmente con peores condiciones salariales y sindicales.           

Según apunta el director de Oxfam Intermón, “la externalización a través de estas empresas es una práctica extendida entre el 90 por ciento de las compañías españolas con un volumen de facturación superior a los 12 millones de euros. Por ello es urgente que se regule este tipo de compañías para asegurar que sus empleados sean remunerados al mismo nivel que los de la empresa cliente y nunca por debajo del convenio sectorial”.  La subcontratación utilizada de manera sistemática por estas empresas es una de las razones de la precarización del empleo en España”, añade Vera. “Mantienen los salarios de las personas subcontratadas, en muchos casos, en un nivel insuficiente para poder llevar una vida digna”.

Falta de transparencia en género

En cuanto a la brecha salarial entre hombres y mujeres en el seno del IBEX-35, las empresas no aportan suficientes datos que permitan realizar un análisis en profundidad. De los datos facilitados por las entidades, se desprende que hay un 40% de mujeres en plantilla pero solo un 20% en puestos directivos. 

Las empresas del IBEX-35 tienen todavía un largo camino que recorrer en cuanto a igualdad de género. En el informe, la organización reclama una mayor transparencia en la información que publican sobre la incorporación de mujeres a la alta dirección, con datos desagregados por categoría profesional y escala salarial. Además, solicita que se penalice a los centros de trabajo que incumplen la normativa en cuanto a igualdad laboral entre hombres y mujeres.

Juegos fiscales en el IBEX-35  

El informe también analiza los comportamientos fiscales de las empresas del IBEX-35 y cómo impactan de manera directa en la desigualdad. Todas las compañías del índice salvo una, Aena, tienen presencia en paraísos fiscales. El número de filiales en estos territorios casi alcanzó las 1.000 (996) en 2016.

Entre 2009 y 2016 se han venido constituyendo 103 nuevas filiales al año de promedio o lo que es lo mismo, una nueva filial cada tres días. “Un ritmo tenaz que muestra la intención de seguir utilizando estos territorios, que son claros aliados de la actual crisis de desigualdad, ya que suponen una vía de escape para que estas empresas reduzcan su aportación fiscal al mínimo”, comenta Vera.

El documento aporta una novedad en esta tendencia: en 2016 el total de filiales se ha reducido en 22 sociedades, un 2,2% de caída con respecto al record de 1.018 en 2015. “Es pronto para celebrar que éste sea un cambio estructural en las prácticas de las principales empresas españolas. A este ritmo necesitaríamos más de 45 años para acabar de borrar su rastro de estos territorios tan tóxicos para la economía mundial”, explica el director.

Un año más, Banco Santander encabeza el ranking, con 225 filiales, lo que representa el 23% del total. Le siguen ACS, con 108, y Repsol, con 93. Precisamente, estas dos últimas empresas han puesto en marcha planes de retirada de paraísos fiscales, que han contribuido a que este año el número haya descendido.

Precisamente en unos días, el 5 de diciembre, la UE publicará su lista negra de paraísos fiscales. Según Vera, “a priori, ésta representa una medida esencial para atajar este grave problema. Sin embargo, el anuncio de que este listado no va a incluir a ningún país miembro de la UE, cuando hay varios que son grandes protagonistas de la competencia fiscal, significa que posiblemente se trate de una oportunidad perdida”.  

¿Te ha gustado el artículo?

3 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top