España juega un papel muy importante en el liderazgo de la RSE a nivel mundial; ocupa la 2ª posición a nivel mundial en calidad y transparencia de la información sobre funcionamiento interno y RSE facilitada por las empresas
España, un país referente en RSE según la OBS Business School

En nuestro país, las empresas que siguen la RSE obtienen una valoración empresarial mayor que las que no lo tienen. Por tanto, esto provoca que el margen operativo de las que la siguen sea prácticamente el doble de las que no, así lo expone la OBS Business School. Ésta ha presentado un estudio sobre el estado y evolución de la Responsabilidad Social de las Empresas (RSE/RSC) en España; su posición a nivel internacional y el impacto socioeconómico que adquiere la RSE. En concreto, dicho documento tiene el objetivo de analizar la evolución de la RSE en España tanto a nivel macroeconómico (sistema económico nacional) como microeconómico (desde el punto de vista de empresas, consumidores y sector público) y el papel que desarrolla como motor de la competitividad.

Según su autor, Albert Guivernau Molina, economista y profesor OBS Business School, las cifras del impacto socioeconómico de la RSE en España se pueden analizarse a través de cinco ámbitos a los que la RSE aporta valor. Los cuáles se dividen en estos ámbitos: 

  1. Personas 
  2. Organizaciones 
  3. Capital relacional 
  4. Capital económico 
  5. Capital Social 

La certificación de sostenibilidad de las empresas españolas está por encima de la media mundial y europea. 

El informe explica que el auge de internet y las redes sociales han generado un nuevo fenómeno entre los consumidores: el consumidor consciente.  Dichos usuarios tienen ahora una mayor facilidad para conocer procesos de fabricación de determinados productos, políticas de RSE de las empresas, características laborales de sus trabajadores, etc. Esto facilita la discriminación de productos por parte de los consumidores. 

En el caso español, un 36% de los consumidores se consideran sensibles a la RSE; y un 31% conoce el fenómeno de la responsabilidad social y practica un consumo consecuente y responsable. En el mismo informe se expone un hecho notable: por primera vez en la historia los ciudadanos declaran valorar más los atributos de la RSE que los criterios contables para determinar que una empresa es “una buena empresa”.  Se han detectado casos de inclusión y exclusión en el consumo por parte de los usuarios a la hora de adquirir productos o servicios según la RSE aplicada en cada empresa. 

Algunas conclusiones de este documento son que: las empresas con un mayor grado de RSE ofrecen mayor rentabilidad y valoración empresarial a la par que ven reducido el riesgo de sus inversiones,  cada vez, es más común, que las empresas presenten una triple cuenta de resultados: la social, la financiera (tradicional) y la medioambiental, en Europa, la Inversión Socialmente Responsable (ISR), teniendo en cuenta criterios de RSE, supone ya un 60% del total de inversiones, un 44% afirma haber renunciado a productos o servicios y a marcas por sus malas prácticas respecto a la sociedad y al medio ambiente y existe una alta correlación lineal entre la competitividad de un país y el grado de adopción de políticas de sostenibilidad

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top