La Fundación SERES ha celebrado el encuentro “Nuevas tendencias en reporting no financiero y rendición de cuentas” donde ha reunido a directivos de Adecco, MAPFRE y la Fundación Garrigues para analizar cómo afecta la directiva de información no financiera a España, de la que todavía no se ha realizado una trasposición
La clave del reporting, sin transparencia no hay confianza

“El informe de reporting no es lo más determinante para ser una empresa responsable, pero sí la herramienta que permite a los líderes conocer si sus compañías avanzan, debatir acerca de las mejoras y dialogar con los grupos de interés”, ha afirmado Ignasi Carreras, director del Instituto de Innovación Social de ESADE, durante su intervención en la conferencia. 

Ana Sainz, directora general de la Fundación SERES, ha señalado que “la información no financiera debe ser tan fiable como la financiera, de modo que los inversores puedan tomar decisiones mejor informadas y les permita gestionar la empresa de una manera más efectiva, pensando en la diferenciación desde una perspectiva a largo plazo”. Asimismo, Sainz ha añadido que “debe contribuir a aumentar la confianza de los inversores, los consumidores y la sociedad en general”. 

 Nueva directiva europea: cómo afecta y qué aporta 

La directiva europea de información no financiera obliga a las entidades de interés público y con más de 500 trabajadores a reportar en su Informe de Gestión presentado junto a las cuentas anuales, acerca de cuestiones medioambientales, sociales y relativas al personal, así como de respeto a los derechos humanos, lucha contra la corrupción, soborno y diversidad. Por el momento, España no la ha traspuesto. Una circunstancia que nos dirige a “una situación de incertidumbre, en la que surgen asuntos complejos que debemos ver cómo se van solucionando”, según ha señalado Jesús de la Morena, director de la Fundación Garrigues. 

En su opinión, “las organizaciones deben adecuarse a las prácticas de sus clientes, y desde Fundación Garrigues estamos llevándolo a cabo, ya que la supervivencia de este reporting integrado definirá el horizonte en el que se moverán las compañías del futuro”. 

 Por su parte, Clara Bazán, directora de Responsabilidad Social y Reputación de MAPFRE, ha destacado que “el proceso de materialidad nos permite identificar las cuestiones que interesan a una compañía y los riesgos que supone no considerar un tema que sí es relevante para la organización”. Sin embargo, ha advertido que “necesitamos saber cómo quiere la directiva que expongamos lo temas en el reporting, que nos faciliten unos protocolos y que se lleve a cabo una transposición de la directiva de España para tener la certeza de que lo que contamos, lo hacemos de una manera adecuada y que proporcionamos la información suficiente”. 

Marc Ponce, responsable de reporting de Adecco y la Fundación Adecco, ha destacado también la importancia de la matriz de materialidad como herramienta de diálogo con los grupos de interés que permite alinear las políticas de la compañía con las demandas de su entorno. Ponce ha defendido que “en Adecco, entendemos la RSC incorporada al negocio y alineada con sus con sus grupos de interés”. 

Para concluir, Ignasi Carreras, director del Instituto de Innovación Social de ESADE, ha hecho hincapié en que “sin transparencia no hay confianza, y sin confianza no se avanza en RSE”. 

Este encuentro se incluye en el marco del ciclo de conferencias Fundación SERES-ESADE, que tiene como objetivo profundizar en la relevancia de la acción social para la sociedad y la empresa desde el punto de vista de la creación de valor. 

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Empleo RSE

Top