Bruselas critica que España no cuente con una estrategia global para eliminar las subvenciones nocivas para el medio ambiente, a pesar de que su abandono puede ofrecer ventajas económicas, sociales y medioambientales, permitir una mayor competitividad y contribuir a la consolidación presupuestaria
La Comisión Europea afea a España por seguir subvencionando los combustibles fósiles

La Comisión Europea ha adoptado la Revisión de la aplicación de la política medioambiental, un nuevo instrumento para mejorar la aplicación de esta política europea y de las normas adoptadas conjuntamente. Los servicios europeos han analizado país por país el estado de la política medioambiental. España no da la talla, de hecho si hubiera que puntuar no llegaría al aprobado.

"España es uno de los Estados miembros que más uso hace de las subvenciones a los combustibles fósiles. El diferencial diésel-gasolina no está justificado desde una perspectiva medioambiental: el diésel emite niveles superiores de varios contaminantes atmosféricos y debería estar sujeto a impuestos más elevados. El diferencial del diésel en España es del 26 % (un 0 % indica el mismo nivel impositivo para automóviles de gasolina o diésel, es decir, no hay diferencial diésel)", señala el documento. sobre el carbón", expone el documento. Así, la Comisión Europea empuja al país que gobierna Mariano Rajoy a desarrollar una estrategia nacional para la eliminación gradual de las subvenciones perjudiciales para el medio ambiente sería un criterio positivo para España.

Según recoge el informe, en España, los ingresos de la fiscalidad medioambiental como porcentaje del PIB están entre los más bajos de la UE. Cabe señalar que, en 2012, España fue el Estado miembro con el porcentaje más bajo: 1,6 % del PIB, muy por debajo de la media de la Unión del 2,4 %. Este porcentaje representó el punto más bajo en diez años (2,08 % del PIB en 2002). Según datos de 2014, España es el tercer país con el porcentaje más bajo en la UE (tras Lituania y Eslovaquia). Los ingresos por impuestos medioambientales supusieron únicamente el 1,85 % del PIB frente a una media del 2,46 % en la UE. Además, España es uno de los países con un porcentaje más bajo de fiscalidad ambiental en los ingresos por impuestos y contribuciones sociales (5,5 % del PIB en 2014, media de la UE 6,35 %).

"Una aplicación fragmentaria y desigual de la legislación medioambiental no redunda en beneficio de nadie. Mejorar la forma en que se aplican las normas ambientales beneficia a los ciudadanos, las administraciones públicas y la economía. Aquí es donde entra en acción esta Revisión de la aplicación de la política medioambiental. La Comisión Europea tiene gran interés en ayudar a los Estados miembros a que la calidad del aire, la del agua y la gestión de los residuos cumplan las normas más exigentes. La Revisión que nos ocupa dispone de la información, los instrumentos y el calendario necesarios para lograrlo", ha indicado Karmenu Vella, comisario europeo de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top