La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha publicado el Informe Mundial sobre Salarios 2016-2017 que refleja que el crecimiento de los salarios se ha desacelerado desde el año 2012 alrededor de todo el mundo, pasando de 2,5 por ciento a 1,7 por ciento en 2015, su nivel más bajo en cuatro años
La OIT alerta de la desigualdad salarial dentro de las empresas de los países en desarrollo

Si China, donde los salarios crecieron a un ritmo más acelerado que en ninguna otra parte del globo, no estuviese incluida, el crecimiento del salario mundial se reduciría, pasando de 1,6 por ciento a 0,9 por ciento, subraya el documento. En gran parte del período posterior a la crisis financiera de 2008-09, el aumento del sueldo fue impulsado por el crecimiento relativamente robusto del salario en las regiones y países en desarrollo. Sin embargo, más recientemente, esta tendencia se ha ralentizado o revertido, destaca la OIT.

Entre los países emergentes y en desarrollo que conforman el G20, el crecimiento del salario real pasó de 6,6 por ciento en 2012 a 2,5 por ciento en 2015. En cambio, el crecimiento de los salarios en los países desarrollados aumentó de 0,2 por ciento en 2012 a 1,7 por ciento en 2015, la tasa más alta de los últimos 10 años. En 2015, los salarios crecieron 2,2 por ciento en Estados Unidos, 1,5 por ciento en Europa Septentrional, Meridional y Occidental y 1,9 por ciento en los países de la Unión Europea. 

El informe,  Desigualdades salariales en el lugar de trabajo , constata grandes diferencias entre las regiones con economías en desarrollo. Por ejemplo, en 2015, el crecimiento de los salarios se mantuvo relativamente robusto en 4,0 por ciento en el Sudeste Asiático y el Pacífico, mientras que disminuyó a 3,4 por ciento en Asia Central y Occidental, y se estima en aproximadamente en 2,1 por ciento en los Estados Árabes y en 2,0 por ciento en África. Pero en 2015, el salario real se redujo de 1,3 por ciento en América Latina y el Caribe y de 5,2 por ciento en Europa Oriental. 

El papel de la desigualdad salarial entre y dentro de las empresas

Por primera vez el informe examina la distribución de los ingresos dentro de las empresas. Analiza en qué medida la desigualdad salarial general es resultado de las desigualdades salariales entre las empresas y las desigualdades salariales dentro de las empresas. 

La desigualdad salarial dentro de las empresas tiende a ser más grande en los países en desarrollo que en los países desarrollados. Mientras que en los países desarrollados los salarios medios del 10 por ciento superior de las empresas tienden a ser de dos a cinco veces más altos que los del 10 por ciento inferior, esta relación llega a ocho en Vietnam y hasta a doce en Sudáfrica. 

“En promedio, en 22 países europeos, la desigualdad dentro de las empresas representa 42 por ciento del total de la desigualdad salarial, mientras que el resto se debe a la desigualdad entre las empresas,” señaló Rosalia Vazquez-Alvarez, economista de la OIT y una de las autoras del informe. 

Al comparar los salarios de los trabajadores con el promedio salarial de las empresas en las cuales trabajan, el informe constata que, en Europa cerca de 80 por ciento de los trabajadores recibe una remuneración inferior al promedio de la empresa en la cual están empleados. En el uno por ciento de las empresas con los salarios promedio más altos, el uno por ciento inferior de los trabajadores recibe un salario promedio de 7,1 euros por hora, mientras que el uno por ciento superior recibe 844 euros por hora. 

“La extensión de la desigualdad de los ingresos en las empresas – y su contribución al total de la desigualdad de los ingresos – es considerable, lo cual indica la importancia de las políticas empresariales a fin de reducir la desigualdad general,” concluyó Deborah Greenfield. 

El informe pone de manifiesto las políticas que pueden ser utilizadas y adaptadas a las circunstancias nacionales a fin de reducir la desigualdad salarial excesiva. El salario mínimo y la negociación colectiva desempeñan una función importante en este contexto. Otras medidas posibles incluyen reglamentar o autorregular los salarios de los ejecutivos, promover la productividad de las empresas sostenibles y hacer frente a los factores que conducen a la desigualdad salarial entre los trabajadores, tanto hombres como mujeres.

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top