Según el análisis de Oxfam, Estados Unidos, China, Japón, Alemania, Francia y Reino Unido acogieron el pasado año a un total de 2,1 millones de refugiados y solicitantes de asilo, apenas el 8,8% de la población refugiada a nivel mundial

Aunque recientemente Alemania ha acogido a muchos más refugiados que otras naciones ricas, la diferencia con los países de menos renta que dan cobijo a la mayor parte de la población refugiada sigue siendo muy significativa

Los seis países más ricos (que representan más de la mitad de la economía global) acogen a menos del 9% de la población refugiada a nivel mundial, mientras otros países como Jordania, Turquía, Pakistán,  Líbano, Sudáfrica y los Territorios Ocupados Palestinos acogen a más del 50% de las personas refugiadas y solicitantes de asilo, a pesar de que juntos representan menos de un 2% de la economía mundial. 

De cara a las dos importantes cumbres sobre refugiados y migrantes que tendrán lugar en Nueva York en septiembre, Oxfam hace un llamamiento a los gobiernos no solo para que admitan a más personas que buscan protección, sino para que se comprometan a un mayor esfuerzo para ayudar a los países en desarrollo que acogen a la mayoría de la población refugiada.

José María Vera, director de Oxfam Intermón, afirma: "Es vergonzoso que tantos gobiernos estén dando la espalda a millones de personas que están sufriendo al verse obligadas a huir de sus hogares, que se encuentran en una situación de grave vulnerabilidad y que, a menudo, ponen sus vidas en riesgo. Los países más pobres están asumiendo la mayor parte de una responsabilidad que debería ser compartida. Mientras, muchos de los países más ricos no están haciendo prácticamente nada". 

"La crisis migratoria internacional que estamos viviendo no tiene precedentes y constituye un complejo desafío que requiere de una respuesta global coordinada. Los países más ricos deben formar parte de la solución y acoger y proteger a la parte de las personas refugiadas que les corresponde". 

Más de 65 millones de personas han huido de sus hogares debido a los conflictos, la persecución y la violencia, la cifra más elevada desde que existen registros. Un tercio de estas personas son refugiadas y solicitantes de asilo, mientras que la mayoría se encuentra desplazada dentro de sus propios países. El conflicto de Siria es una de las principales causas de este desplazamiento masivo, pero también hay personas que huyen de la violencia en Sudán del Sur, Burundi, Irak, Yemen y otros países.

La predisposición a ofrecer protección a estas personas está disminuyendo. El reciente acuerdo entre la Unión Europea y Turquía ha dejado a miles de hombres, mujeres, niños y niñas atrapados en Grecia en un limbo legal, a menudo en unas condiciones deplorables. Pero además, con este acuerdo se  ha creado un muy mal precedente cuyo efecto dominó ya se está viendo. Cuando el Gobierno de Kenia anunció el cierre del campo de refugiados de Dadaab señaló que si Europa podía dar la espalda al pueblo sirio, Kenia también podía dársela al pueblo somalí. 

"Muchas personas se han embarcado en peligrosos viajes en busca de seguridad y protección y acaban viviendo en una situación degradante, sufriendo abusos, hostilidades y discriminación”, asegura Vera, “mientras solo unos pocos gobiernos actúan –aunque de manera insuficiente– para ayudarlos o protegerlos”.

España suspende

El gobierno español ha centrado sus escasos esfuerzos en una única crisis, la siria, y ni aún en esta crisis está respondiendo como debiera. Pero además se ha olvidado de millones de refugiados procedentes de muchos otros conflictos que están a la espera de ser reasentados.

Para el caso sirio, España se ha comprometido a acoger en los dos próximos años a 1.449, una cantidad claramente insuficiente respecto a la magnitud del fenómeno. Sin embargo, la lentitud con la que están llegando estas personas es injustificable: hasta ahora solo han llegado a suelo español 118 sirios. Oxfam Intermón recuerda al Gobierno su responsabilidad de aumentar  el número de reasentados sirios hasta alcanzar su cuota justa y alcanzar los 16.000 y le pide que acelere el proceso para que lleguen  cuanto antes.

España tiene una responsabilidad triple en la crisis de refugiados, por su actual rol en el Consejo de Seguridad de la ONU, como miembro de la UE y en el ámbito estatal. Oxfam Intermón espera que en la Cumbre de septiembre el Gobierno presente compromisos claros y ambiciosos y que pongan los derechos humanos en el centro, y esté a la altura de una responsabilidad de la que ahora está lejos.

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top