Desde hace dos meses forma parte de la junta directiva de IAVE, la mayor asociación de voluntarios del mundo con sede en EEUU, y es la responsable global de Voluntarios Telefónica que el año pasado consiguió movilizar a más de 27.000 personas, es Lucila Ballarino. El que entrevista reflexiona las respuestas y le salen cinco posibles titulares, además podría formular otros cinco artículos que se colocarían entre los más vistos. Ballarino sabe de lo que habla y aquí hablamos de voluntariado corporativo, de RSE y de comunicación
“El voluntariado corporativo compite con la televisión y las redes sociales”

diario responsable.-  La IAVE (International Association for Volunteering Effort), es una red mundial de personas y organizaciones fundada en 1970 cuyo propósito es promover y apoyar el voluntariado en sus múltiples formas en todo el mundo. ¿Qué le supuso a nivel profesional su entrada en la Junta directiva de IAVE?

Lucila Ballarino.- Profesionalmente supone un gran desafío, porque IAVE sin lugar a dudas la organización a nivel mundial más importante dedicada a la promoción del  voluntariado en todas sus formas, y al voluntariado corporativo como una de ellas.  Estar en la Junta Directiva supone trabajar con algunas de las máximas referencias en voluntariado del mundo, aprender de ellas y por supuesto aportar también mis ideas y  conocimientos. Este nombramiento supone no sólo un reconocimiento a los más de 7 años que llevo coordinando programas de voluntariado corporativo de manera internacional, sino también al voluntariado de Telefónica, que ya fue premiada por IAVE hace 2 años como la empresa con el mejor programa de voluntariado del mundo.

d_r .-  ¿Qué aspectos va a tratar de impulsar desde su puesto directivo en la mayor asociación de voluntarios del mundo?  

L.B.- Desde la Junta directiva de IAVE voy a tratar de contribuir con mi experiencia al desarrollo de las líneas de actuación que debe seguir desde ahora y en el futuro el voluntariado corporativo para convertirse en una fuerza creciente en todo el mundo. Es una responsabilidad muy grande representar a todas las empresas del mundo que tengan programas de voluntariado corporativo, para que sus inquietudes y acciones tengan cabida en la estrategia global de IAVE y sean respondidas por la Asociación.

En particular creo que es necesario impulsar el trabajo colaborativo entre las empresas que desarrollan programas de Voluntariado Corporativo, por ejemplo con encuentros en los que las compañías con más experiencia compartan sus prácticas exitosas con las nuevas entidades que quieren entrar en este mundo. En definitiva, que los que ya tenemos mucha experiencia ayudemos a los que están empezando.

d_r .-  ¿Percibe diferencias en el terreno del voluntariado respecto a las acciones que promueven las grandes empresas españolas y las de los Estados Unidos?  

L.B.- Hay que tener en cuenta que las empresas norteamericanas y luego las británicas, fueron en cierta medida las creadoras del voluntariado corporativo. Creo que una de las grandes diferencias es el reconocimiento que las empresas en Estados Unidos dan a sus acciones de voluntariado y a sus los voluntarios más comprometidos, porque está mucho más naturalizado y aceptado en las culturas anglosajonas que en el resto aún. Es quizá uno de los temas en los que más tenemos que avanzar las entidades europeas.

voluntarios telefonica

d_r .-  ¿Cuáles serán las tendencias mundiales del voluntariado corporativo que las grandes empresas desarrollarán en los próximos años?

L.B.- Yo pienso que el voluntariado corporativo, sin olvidar las líneas clásicas de actuación va a seguir dos claras tendencias en los próximos años. Por un lado, el desarrollo de actividades sociales por equipos de trabajo, áreas de una empresa que realizan todos juntos una iniciativa social. Son actuaciones que combinan solidaridad con trabajo en equipo y que además de un alto impacto social, generan un gran impacto en indicadores claves para las empresas como el orgullo de pertenencia, la mejora del clima laboral o el desarrollo competencial de los profesionales que participan en la actividad.

La otra tendencia que cada vez tiene más fuerza es el voluntariado desarrollado a través de Internet, conocido como voluntariado online o digital. Es una línea muy potente porque combina el “saber hacer” o las habilidades profesionales de los voluntarios, con la posibilidad de hacerlo en cualquier momento o espacio, asegurando un gran impacto para las organizaciones sociales beneficiarias y una máxima facilidad para el voluntario que participa.

En el voluntariado online de Telefónica por ejemplo ofrecemos cientos de tareas al año, donde se pueden desarrollar desde casa delante de cualquier aparato conectado a Internet. Se trata de tareas como traducciones, desarrollo de piezas comunicación o marketing, o mentoring en remoto, desarrollo de aplicaciones…diferentes tareas que permiten ayudar a las entidades sociales sin tener que trasladarte de manera presencial, lo que es ideal para personas solidarias pero que tienen poco tiempo o incluso para personas que quieren colaborar con entidades de otro país sin necesidad de viajar para ello.       

d_r .-  ¿Son las partidas destinadas al voluntariado corporativo la primera que se suelen recortar cuando una empresa tiene resultados negativos?

L.B.- No lo creo. Hoy en día el voluntariado corporativo forma parte de la cultura corporativa de muchas empresas, ya que genera orgullo de pertenencia entre los trabajadores y sentimientos positivos hacia una compañía que apoya a las personas más desfavorecidas de la sociedad.

d_r .-  Como Responsable Global Voluntariado Corporativo de Telefónica, tiene a su cargo a 28.000 Voluntarios activos y proyectos en 32 países. ¿Cuál es la estrategia en este campo de la multinacional española en la que trabaja?

L.B.- Este año estrenamos un nuevo plan estratégico con miras a los próximos 3 años. En marzo, tras la reunión global de responsables de voluntariado corporativo de Telefónica donde nos reunimos los responsables del programa de 15 países, hemos acordado una nueva misión, visión y objetivos del programa para el período 2016-2019.

En este sentido, al igual que Telefónica, en el programa de voluntariado tenemos una nueva visión, más abierta: “Transformaremos y mejoraremos las comunidades en las que estamos presentes a través de la fuerza solidaria de todas las personas vinculadas a Telefónica”Una nueva misión, más retadora: Contribuimos a despertar en los empleados de Telefónica, y en las personas próximas a la compañía, el compromiso con la mejora de las sociedades donde vivimos, dándoles la oportunidad de ser agentes de cambio y ciudadanos responsables.” Y un nuevo objetivo estratégico que es “ Movilizar al mayor número de personas vinculadas a Telefónica en proyectos de acción social y cultural para transformar y mejorar las comunidades en las que estamos presentes.

Dentro de este plan hemos definido que vamos a trabajar en las líneas que comenté anteriormente como nuevas tendencias (voluntariado para equipos de trabajo y voluntariado online), así como en acciones de voluntariado basada en habilidades profesionales (skills based volunteering) y acciones enfocadas en la inclusión digital de colectivos vulnerables y la educación digital. Asimismo, hemos acordado que todas nuestras acciones buscarán  contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas (ODS), sumándonos a este plan mundial de cara al año 2030.

d_r .-  ¿Cuál es la clave para enganchar a los empleados de una compañía con estos temas?  

L.B.- Creo que lo más importante es ofrecer una oferta de actividades que además de solidaria sea atractiva y motivadora. Cuando hablo con mi equipo suelo decirles que “competimos contra la televisión y las redes sociales” porque en realidad estamos compitiendo contra el tiempo libre de los voluntarios, que hoy en día es uno de los activos más valiosos que tienen las personas. Incluso en las actividades que organizamos en horario laboral,  porque si un empleado deja sus funciones para hacer voluntariado, esas tareas en algún momento deben realizarse por lo que otro día seguramente tenga que dedicar algunas horas más para cumplir sus objetivos.

Por ese motivo es clave ofrecer actividades que además de un impacto social evidente tengan un atractivo en sí misma como para que el voluntario decida dedicar esas horas o esos días, a ayudar a las personas que necesitan su colaboración, en vez de quedarse en casa, ir a hacer deporte o irse de compras.

Una fórmula que suele ser muy buena para motivar a los empleados a participar, es ofrecer oportunidades donde además puedan participar con sus familiares y amigos ya que además de que les da mucho orgullo de pertenencia a su compañía, les sirve para contagiar la solidaridad a otros miembros de su entorno y se genera un vínculo positivo muy bonito.

*Imagen que la IAVE hizo para Ballarino de bienvenida

IAVE

d_r .-  ¿Qué aconsejaría a un responsable de voluntariado de una multinacional o una pyme que estuviera diseñando su plan de voluntariado?  

L.B.- En primer lugar que identifique las actividades solidarias que pueden motivar a los empleados de esta compañía. En segundo lugar que se asegure el apoyo de la alta dirección al programa y también de los mandos medios, los jefes directos, que suelen ser las personas que conceden el permiso al voluntario para participar en las actividades y que a veces piensan que estas prácticas solo sirven para bajar la productividad y la cuenta de resultados.

Y en tercer que se apoye mucho en las áreas de comunicación y Recursos Humanos de la empresa, porque que los empleados conozcan de la existencia del programa es fundamental para que pase a ser un elementos integrado en el ADN de la compañía.

d_r .-  ¿Englobaría el voluntariado corporativo dentro del apartado de acción social y éste a su vez en el de RSE?

L.B.- Esto depende de las dimensiones y la estructura cómo está organizada la empresa. En mi opinión, la acción social y la responsabilidad social son dos ámbitos diferentes. La acción social engloba aquellas actividades que la compañía realiza de manera no obligatoria, a favor de las sociedades de los países en los que actúa o de colectivos vulnerables que la empresa considere clave. Nadie obliga a una empresa a realizar actividades sociales, es un compromiso solidario voluntario. Por el contrario, la RSE surge de la propia actividad de la empresa, que debe cumplir unos compromisos con sus stakeholders por el simple hecho de actuar en un país o en un ámbito.

En este sentido, si la empresa tiene las dos áreas separadas, el voluntariado corporativo debería integrarse en la de acción social porque suele ser el área que tiene un conocimiento real de las necesidades sociales acuciantes y de las entidades sociales relevantes con las que colaborar, pero también debe estar alineado con RSE porque los empleados son uno de los stakeholders más relevantes para la empresa. Pero si la empresa no tiene esta distinción, el voluntariado puede estar coordinado indistintamente en el departamento de RSE o de RRHH, pero siempre alineado con la estrategia de ambas áreas.

d_r .-  Diario Responsable es un medio de comunicación especializado en RSE. Cada día recibimos muchas notas de prensa de empresas, sobre todo pymes, que nos cuentan su política de Responsabilidad Social. Para sorpresa nuestra, muchas de ellas relacionan en exclusiva la RSE con el voluntariado. ¿Por qué sucede esto? ¿Qué se ha hecho mal para llegar a esta idea?

L.B.- Puede que suceda porque las empresas son cada vez más conscientes de que los empleados son uno de sus públicos más importantes de la organización, y que su nivel de orgullo de pertenencia, clima laboral y compromiso con la empresa, repercuten directamente en su nivel de resultados individuales y por lo tanto en la cuenta de resultados de la compañía.

Por otro lado, las políticas y prácticas de voluntariado corporativo son relativamente fáciles de implementar. Si la empresa asume el compromiso de ofrecer a sus empleados acciones solidarias para participar y les facilita los medios para ello, los empleados se vuelcan masivamente a colaborar con quienes más lo necesitan.

d_r .-  ¿Cómo se deben de comunicar las acciones de voluntariado corporativo de una empresa?

L.B.- La comunicación es el elemento clave para el correcto desarrollo de un programa de voluntariado corporativo. Para lograr este objetivo, es fundamental el apoyo de las áreas de comunicación, especialmente la interna, y de Recursos Humanos, que suele ser la única área que puede acceder a todos los empleados.

La comunicación debe ser amigable, personal y orientada a grupos específicos, bien por actividad o por zona geográfico, por ejemplo mediante correos electrónicos a voluntarios de un área geográfica determinada o que han mostrado interés por algún tipo de actividad.

En las empresas pequeñas el one to one es básico, el convencer a tu compañero de mesa suele ser una buena forma de llegar a mucha gente. Por eso es muy importante contar con un grupo de voluntarios comprometidos que ayuden a dinamizar el programa. Y no podemos olvidar, la creciente importancia de las Redes Sociales en nuestra vida. Es imprescindible estar también posicionado ahí.

Lo que es fundamental es que el contenido de la actividad a comunicar sea atractivo. Si la actividad es atractiva, las posibilidades de que los que se enteren de su existencia se apunten es mucho mayor. Por ejemplo, ahora que están de moda los programas de cocina, todas las actividades relacionadas con talleres, cursos o concursos de cocina con personas vulnerables, suelen tener mucho éxito de convocatoria.

d_r .-  Para terminar, ¿podría darnos algunos argumentos que le daría a un CEO que no creyera en los beneficios del voluntariado corporativo?

L.B.- El voluntariado corporativo establece un compromiso con la sociedad de los países en los que actúan las empresas, canalizando los deseos de ayudar a los demás de sus trabajadores. Además, está comprobado que las personas trabajan mejor en una empresa socialmente responsable, lo que genera orgullo de pertenencia.

Para finalizar, recuerdo una frase de nuestro presidente, José María Álvarez-Pallete, que siempre dice que “los Voluntarios Telefónica hacen que Telefónica sea una mejor empresa”, y una percepción positiva de la compañía por parte de público interno y también del externo, es fundamental para su desarrollo, en definitiva para su cuenta de resultados.

@ignaciocayetan 

¿Te ha gustado el artículo?

12 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top