Esta es una de las principales conclusiones del estudio, Reputation Leaders Study, que identifica y analiza las tendencias, los objetivos y las mejores prácticas en gestión de la reputación corporativa. Para su realización han entrevistado a 150 ejecutivos (directores de Comunicación, Estrategia y Reputación) de empresas globales pertenecientes a 20 países

Este documento elaborado por Reputation Institute destaca que las compañías españolas están más concienciadas que el resto en la importancia de disponer de una buena política de Responsabilidad Social Empresarial/Corporativa (RSE/RSC), un aspecto que está ligado con la reputación de la empresa. Sin embargo, en EEUU y en Canadá las compañías están más preocupadas que las europeas, y por consiguiente las españolas, por los riesgos reputacionales. 

"Las estructuras transversales de gobierno corporativo imprescindibles para la adecuada gestión de los riesgos reputaciones están más trabajadas en las compañías estadounidense y canadienses”, ha indicado Enrique Johnson, Director en Reputation Institute España. En este sentido, sólo el 59% de los directivos encuestados está “plenamente de acuerdo” con que sus empresas tienen un relato corporativo creíble y convincente, orientado a integrar las expectativas de sus stakeholders y alineado con su misión. 

Esta nueva edición del Reputation Leaders Study, confirma que la gestión estratégica de este intangible es una prioridad para la alta dirección de las compañías. Para Brad Hecht, vicepresidente y director ejecutivo de Investigación de Reputation Institute la ausencia de un proceso estructurado que permita integrar la reputación en las decisiones corporativas sigue siendo el principal obstáculo para la gestión adecuada de este intangible. "Más de la mitad de los directivos analizados reconocen que sus empresas carecen de las competencias, estructuras y metodologías necesarias para identificar y gestionar los riesgos reputacionales", expone Hecht.

Según este estudio, las compañías con una reputación excelente o fuerte –de acuerdo con la escala del modelo RepTrak® de Reputation Institute–, que ya tienen implementados sistemas internos para la medición de su reputación, ahora están dirigiendo su atención a otros ámbitos del desempeño corporativo que también tienen una notable influencia en la percepción de sus respectivos grupos de interés, como las estrategias de comunicación multi-stakeholder, la responsabilidad social o la gestión de sus riesgos reputacionales. En cambio, las compañías con un reputación moderada todavía están trabajando en desarrollar procesos internos que les permitan medir su reputación y vincularla al negocio.

Fernando Prado, Socio Director de Reputation Institute Iberia y Latam, también ha detallado otros datos del documento como por ejemplo que las empresas españolas mayoritariamente invierten en reputación para retener o captar el talento, que la mayor parte del presupuesto de RSE/Sostenibilidad se dedica a temas de donaciones/filantropía y que los consumidores y empleados son los grupos de interés que más se miden. Asimismo, se extrae que las organizaciones españolas deben trabajar más en la medición y alineación de los empleados para mejorar la reputación de la compañía, así como vincular más la reputación y la misión de la corporación. 

En la presentación de este estudio también han participado Sebastián Cebrián, Director General de la Asociación de Directivos de Comunicación (Dircom) y Ángel Alloza, CEO de Corporate Excellence.

@ignaciocayetan  

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top