En el mundo hay más de 21 trillones de activos bajos criterios de Inversión Socialmente Responsable (ISR), unos volúmenes serios, muy serios. Las razones principales del auge de este tipo inversiones son su alineación a los valores de los ahorradores, la mitigación de riesgos y la generación de un retorno por encima de la media. Con este contexto, Spainsif presenta su próximo plan estratégico, unos objetivos potentes y nada complacientes, señala su presidente Jaime Silos
El inversor particular, el gran reto de la ISR española

La ISR supone, en este momento, aproximadamente el 30% de los fondos gestionados en todo el mundo. Los socios de Spainsif manejan un patrimonio superior a los 90.000 millones de euros. La Inversión Socialmente Responsable en España es un mercado institucional, está en la media pero quiere más. Su gran reto es la inversión particular.

En 2008 nació Spainsif, una asociación que tiene como misión primordial fomentar la integración de criterios ambientales, sociales, y de buen gobierno corporativo en las políticas de inversión en España mediante el diálogo con los diferentes grupos sociales y contribuyendo al desarrollo sostenible. Ocho años después, Spainsif tiene 56 socios, los tres últimos se unieron el pasado viernes( BNP Paribas, Fundación Estudios Financieros y Ética Patrimonios EAFI), en total representan el 70% de la ISR Española, cuenta Silos.

La asociación acaba de presentar el Plan Estratégico 2016-2018 con un objetivo muy definido: Aumentar el número de socios y alcanzar al 90% de la ISR española en los tres próximos años. Asimismo, ha redefinido su misión: contribuir a incrementar los inversores particulares e incrementar la cuota hasta el 25%.

Para conseguir estos objetivos, Javier Garayoa, director de Spainsif, desgranó la hoja de ruta. Primero quieren aumentar el nivel de alfabetización financiera, que es bajo, incidiendo al inversor particular en la ISR. Un segundo paso, sería el de la comunidad de asesores financieros; hay que trasladarles que la idea de invertir en ISR es igual o más rentable que el resto de inversiones. Del mismo modo, trabajar con las gestoras de fondos para que sean especialistas en temas inversión responsable. Estrechar acuerdos para el fomento de esta materia, por ahora se van a centrar en Portugal y en Latinoamérica.  Y otra vez, el gran público, para ello la clave será la educación financiera y el trabajo conjunto con las asociaciones de consumidores.

El desafío es difícil, pero tienen clara la meta: convencer a los pequeños inversores de que la ISR es rentable. “Queremos poner los productos ISR a disposición de todos, que los conozcan de primera mano y los experimenten, para ello haremos una gran apuesta por la tecnología a través de una plataforma web”, detalla Jaime Silos, que reconoció que la ISR está en una fase incipiente y que aún le queda mucho por descubrir y mejorar.

¿Te ha gustado el artículo?

2 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top