“En la actualidad, estamos construyendo nuestro bienestar a expensas de otros, haciendo un uso abusivo de unos recursos escasos. La crisis de los refugiados está arraigada a la utilización de los recursos. Nuestro sistema se basa en negar los recursos a otros, así como también la oportunidad de tener un futuro mejor, y esta es una de las razones por las que los refugiados quieren encontrar una nueva vida en Europa”. Esta ha sido una de las conclusiones principales que Wolfgang Teubner, Director Regional de ICLEI Europa, compartió con los asistentes en la clausura de la 8ª Conferencia Europea de Ciudades y Pueblos Sostenibles celebrada en Euskadi
El uso no sostenible de recursos contribuye a la crisis de los refugiados

Durante tres días, la conferencia ha los debates de más de 1.000 representantes locales sobre los principales desafíos que afronta Europa: la crisis económica y financiera, la llegada masiva de refugiados y el crecimiento del sentimiento anti-europeísta. Una conclusión destacada ha sido la necesidad de que exista una mayor participación por parte de la sociedad civil a la hora de enfrentar estos aspectos y que se asegure que la gente colabora activamente con las instituciones locales para intercambiar ideas y soluciones.

En opinión de Teubner, la única forma de ir hacia adelante es construir una “Europa más inclusiva y democrática”. “Necesitamos pasar de medir el rendimiento económico a garantizar resultados sociales, en cuestiones como la salud, la felicidad y la inclusividad social. Tenemos que alejarnos de un modelo de economía urbana basado en la privatización y en la venta de espacios edificables. Necesitamos expertos que no se vean a sí mismos como simples gestores de terrenos, sino como personas que gestionan un sistema social y económico que produce beneficios sociales”, añadió. Los líderes locales presentes en la conferencia también debatieron sobre cómo eliminar los obstáculos en la creación de ciudades más sostenibles, por medio del reciente Acuerdo del Clima de París, los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, y las próximas Agenda Urbana de la Unión Europea y Habitat III como guía e inspiración.

Teubner destacó al País Vasco como un modelo particularmente bueno de integración europea y puso de manifiesto que aunque mantiene una fuerte identidad social y cultural, tiene una perspectiva europea y global. Así como se prevé que los centros urbanos se expandan significativamente en las próximas décadas, es imperativo que las ciudades se transformen en entidades más sostenibles y resilientes, y que lideren el camino en la reducción de emisiones de carbono e integren la economía circular. Alcaldes, representantes de instituciones internacionales y líderes económicos compartieron sus puntos de vista sobre la transformación hacia la sostenibilidad y la resiliencia y lo han hecho con una mirada inspiradora para el futuro de Europa.

Thomas Kastrup-Larsen, alcalde de Aalborg (Dinamarca), elogió a Euskadi por tomar un papel protagonista en la sostenibilidad local y continuar el proceso que arrancó con la famosa Carta de Aalborg (1994) y los Compromisos de Aalborg (2004). También ha alabado la Declaración Vasca, uno de los principales resultados de esta conferencia y texto sucesor de los documentos de Aalborg. En su opinión, “la Declaración Vasca ofrece un nuevo camino para la transformación sostenible de nuestras sociedades y todo lo que tenemos que hacer es recorrer ese camino. Debemos trabajar juntos y seguro que lo haremos”. 

Consulta aquí la Declaración Vasca.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top