Descarbonizar la economía

Lograr una economía baja en carbono es uno de los mayores desafíos actuales. La emergencia climática es un hecho y urge detenerla. Para lo cual, la mayoría de las administraciones de la Unión Europea están llevando a cabo programas de protección medioambiental. Alcanzar el Acuerdo de París implica, necesariamente, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Pero ¿cómo hacerlo? Sin dudas, la ciencia es nuestra gran aliada en esta lucha. Un reporte recientemente publicado por BBVA analiza algunas medidas posibles para atenuar el cambio climático y evitar sus consecuencias más catastróficas mediante las llamadas “tecnologías CAUC”: de captación, almacenamiento y uso de CO2.
Ver noticia
Como parte de su compromiso de detener la emergencia climática, la Unión Europea ha anunciado un gran paquete de inversión sostenible. Las subvenciones estarán destinadas a apoyar proyectos que busquen introducir tecnologías hipocarbónicas en el mercado de las industrias de gran consumo de energía, el hidrógeno, el almacenamiento de energía y las energías renovables.
Ver noticia
Un informe publicado recientemente por la Consultora McKinsey muestra que las empresas pueden obtener grandes beneficios al descarbonizar e impulsar el crecimiento a largo plazo. Pero esto significa ir más allá del enfoque de las curvas de reducción en los costes y, en su lugar, potenciar a las personas, al tiempo que se realicen algunas apuestas estratégicas. El estudio muestra que, desde antes de la pandemia, las cuestiones medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG por sus siglas en inglés) ya son preocupaciones prioritarias, sin embargo, actualmente, la necesidad de eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero puede ser la más urgente y difícil de abordar.
Ver noticia

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top