• Publicar en Linked In
  • Publicar en Google Plus
El año que termina se puede definir, también para el sector de la Responsabilidad Social, con la palabra que encabeza este artículo. Dos resultados electorales inesperados pueden tener consecuencias imprevisibles en el contexto de la RSE. Trump y el Brexit. Los retos globales no deben depender exclusivamente de quién o no quién esté al frente de una nación. Las empresas tienen que coger el volante y guiar al planeta hacia la senda de la sostenibilidad. Tienen capacidad para cambiar, pueden y deben. Y algunas ya lo hacen.
Dudas

La rápida ratificación del Acuerdo de París y la COP22 pusieron de manifiesto que hay un clima político mundial favorable a luchar contra el calentamiento global, pero la victoria del magnate norteamericano puede suponer un gran obstáculo. Solo la fuerza del sector privado podrá cambiar la posición ambiental de Donald Trump. Más de 300 CEO estadounidenses mandaron una carta a su futuro presidente pidiéndole acción contra el cambio climáticos; ése es el camino.Tampoco se sabe lo que sucederá una vez que el Reino Unido pulse el botón de salida. Es uno de los referentes, todavía en Europa, en cuanto energías renovables y numerosas empresas tecnológicas tienen sus sedes allí. Se especula con traslados de plantillas o el desembarco completo de estas compañías a Francia, Alemania o España. Fue también el año uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), un tema que tanto gobiernos como empresas tienen en la agenda diaria aunque no de manera prioritaria. Por ahora, ningún país cumple los 17 y algunas organizaciones pecan de sumarse sólo a los más sencillos de implementar dejando en un segundo plano los prioritarios.

Acercando la lupa en la España de los más de 300 días sin Gobierno, no ha sido el año, y tenía que serlo, de la transposición de la Directiva de Información No Financiera. Todo parece indicar que en los primeros meses del 2017 se hará. Ya han anunciando que tienen todo listo para ello, como también que el Gobierno quiere poner a funcionar de nuevo el Consejo Estatal de RSE (CERSE). Otra noticia que hizo pública el ministerio de Empleo este mes de diciembre fue el lanzamiento inminente de un portal sobre Responsabilidad Social para el fomento de la misma y para la consecución de los ODS. Falta hace, según la Sustainable Development Solutions Network España solo aprueba en el ODS 5, el de igualdad de género.

En el balance anual del también llamado terreno de la sostenibilidad hay que destacar el nacimiento oficial de las empresas B Corp en España. Aquéllas que deben reflejar en sus estatutos la misión de generar un impacto positivo en la sociedad. También ha sido relevante observar el crecimiento de la Inversión Socialmente Responsable tanto en volumen como en calidad y el impulso de la Comisión Europea en acabar con el fraude y la elusión fiscal en la Unión. Loable ha sido la decisión del Ayuntamiento de Madrid de restringir la circulación de los vehículos con matrículas par o impar por episodios de alta contaminación. No es una medida que piense en el largo plazo pero hay que comenzar a concienciar. El 2016 evidencia que nadie puede ver a las empresas como enemigos; son parte necesaria de los desafíos a los que se enfrenta la humanidad.

@ignaciocayetan 

¿Te ha gustado el artículo?

6 No me ha gustado 0

Si te ha gustado, ¡compártelo!

  • Publicar en Linked In
  • Publicar en Google Plus

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top