Publicado el
Inteligencia artificial, ética, y soberanía digital

Hay poco conocimiento del gran público respecto a cómo funcionan los servicios tecnológicos a los que estamos todos muy acostumbrados y cuyos creadores o desarrolladores van añadiendo detalles muy “cómodos” de usar y útiles al usuario, que atentan gravemente contra su intimidad y contra la legislación europea de protección de datos. 

El super experimento que se está haciendo con, por ejemplo, ChatGPTx (da igual el número de versión) es brutal, un entrenamiento gratuito por millones de usuarios que van dejando toda su información en abierto y expuesta públicamente (en cuanto otra persona pregunte por un tema relacionado saldrá todo lo que tiene). 

Además, no está habiendo verificación de idoneidad de datos y/o de resultados, con lo que se refuerzan patrones sin validar. Las fases de desarrollo de una IA o Inteligencia Artificial son muy largos y el único modo de acortarlos un poco es teniendo múltiples “testers” o probadores y simultanearlo con usuarios en tiempo real, es decir abrirlo a uso por el público, y que no suponga daño reputacional. 

Ese lujo solamente se lo pueden permitir los gigantes, que a pesar de todo protegen mucho su relación con productos no terminados, como es ChatGPT que la vinculan a OpenIA, pero OpenIA fué comprada por Microsoft, y es Microsoft quien muy inteligentemente tiene a la población mundial testando/probando y enseñando gratis a su sistema de aprendizaje automático (Machine Learning ó ML) que no deja de ser IA. Igual lo han hecho repetidas veces Google y Meta/Facebook p.ej. y lo siguen haciendo con sus respectivos desarrollos o productos de Inteligencia Artificial Generativa (que genera resultados no basados solamente en palabras sino en conceptos y con grandes volúmenes de datos de lenguaje, por eso se les denomina también LLM ó Large Language Models, que son eso, modelos con grandes volúmenes de lenguaje).

Es esencial el “feedback”, la opinión y los comentarios de los usuarios, y por eso debe ponerse especial énfasis en la experiencia de usuario (UX) y tiene también una gran importancia el volumen de datos para poder desarrollar adecuadamente una Inteligencia Artificial  con Machine Learning ó ML y no digamos ya Deep Learning (aprendizaje profundo) ó DL. 

Primero tenemos que ser conscientes de lo que hacemos como usuarios, para quien lo hacemos -que no es para nosotros mismos-, y qué es lo que les estamos entregando/regalando, tanto gratis conscientemente, como cuando usamos y depositamos en sus nubes (cloud) nuestra información y datos sin leernos las condiciones larguísimas de uso y los derechos que ellos como depositarios y alojadores de la información. Mientras no hagamos nuestra parte de la tarea, difícilmente podremos quejarnos si alguien utiliza nuestra información si hemos permitido que se convierta en suya, y aún menos podremos hablar de falta de ética si hemos aceptado expresamente que todo eso suceda. Por ello, tendrán el derecho de utilizar todos los medios (desarrollos) que hayan puesto a disposición de todos, y de la información que se les ha regalado. Obviamente redundará en algún momento en beneficio de muchos de sus clientes, obviamente con algún precio. No son ONGs, son empresas, invierten, arriesgan, y quieren cobrar por sus servicios.

Europa también se beneficiará cuando los gobiernos que tienen más datos aún que los gigantes, y con más serie histórica, los estandaricen y los pongan (excepto los personales) a disposición de las empresas, cumpliendo las Directivas Europeas y acordando la última pendiente de aprobar.

De lo contrario, habrá que dejar de hablar de #soberaniadigital europea, y reconocer que Europa dependerá -por incapacidad política propia-, de Estados Unidos y/o de China (y posiblemente de Singapur). Pongamos remedio a esta situación no renunciemos a ello, y hagamos todos nuestros deberes y permitamos que Europa siga siendo una potencia económica, digital, y con unos principios éticos sólidos, como todos deseamos.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable
 
CURSO: Experto en Responsabilidad Social Corporativa y Gestión Sostenible
 
Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies