Publicado el
Las mujeres y la sostenibilidad energética

El mundo de la energía en la actualidad se enfrenta a gran cantidad de retos. Uno de los más relevantes no es tecnológico, ni de colaboración, ni económico, es tan simple y difícil de alcanzar como es el hecho de que consigamos que nuestras jóvenes elijan una carrera STEM y se dediquen al sector de la Energía.

Podría tratar de enunciar con mayor detalle la gran cantidad de actuaciones que debemos afrontar:  paliar el cambio climático, descarbonizar la energía, impulsar la economía circular para minimizar el gasto de recursos, optimizar las infraestructuras existentes, maximizando su eficiencia y factor de capacidad, implementar y desarrollar nuevas tecnologías (‘’exponenciales’’), aplicar la digitalización de manera útil, fomentar entornos colaborativos contributivos, hibridación de soluciones, etc. Todos con el objetivo final de conseguir dejar a nuestros hijos e hijas un mundo mejor.

Todo ello requiere reconocer que es capital para conseguir resolver con éxito estos retos, tener personas para abordarlo. Estas personas son el gran activo de las empresas, serán su diferenciación y una necesidad.

Toca pasar a la acción, y convertirse en un profesional con cultura de autoaprendizaje, trabajo en equipo, polivalencia, flexibilidad, con capacidad de superación, pero sobremanera sin miedo a actuar.

Pasar a la acción

El sector energético se trata de un sector en auge, y está inmerso en una transformación sin igual. Sin embargo los datos demuestran que las mujeres han disfrutado, históricamente, de muchas menos oportunidades laborales y han tenido más dificultades para forjarse una carrera profesional que los hombres. Pero podemos y debemos cambiarlo desde luego en el sector energético, si queremos tener éxito como sociedad. Es un sector súper atractivo  y sus profesionales estarán en la vanguardia de las tecnologías y de los nuevos modelos de negocio, por tanto, cualquier persona que trabaje en este sector, estará tecnológicamente capacitada y actualizada; y además, el sector de la energía es la llave para la consecución de un mundo sostenible.

Todas las emergentes, actuales o/y exponenciales tecnologías suponen un ecosistema mucho más difícil de gestionar para las empresas, de modo que no es alcanzable el desarrollo eficiente y eficaz de la innovación sin “colaboración” externa. Es decir, “solos” no alcanzaremos el éxito.

Las barreras, en mi opinión, están en nosotros mismos (jóvenes y veteranas) y en nuestra cultura laboral, donde hay un temor a no proteger el conocimiento, y perder diferenciación y valor, máxime en un momento de competitividad extrema y de alta incertidumbre.

Sin embargo la cultura colaborativa, habilitada por las nuevas tecnologías digitales y el teletrabajo, e impulsada por las tecnologías emergentes exponenciales (IA, computación en la nube, materiales avanzados, blockchain, ciberseguridad, nano&biotecnología, etc.) es un must. El potencial disruptivo y la velocidad de cambio del sector de la energía en la actualidad no es comparable a nada que hayamos visto a lo largo de la historia.

Tenemos universidades, centros de formación profesional, escuelas de negocio, centros tecnológicos, etc. cada vez más especializados, transversales, tecnificados y con capacidad de innovación, donde se impulsan culturas de transparencia, concienciación, trabajo colaborativo e igualdad de oportunidades, condiciones básicas y necesarias en el mundo sostenible. A nuestros profesionales cada vez se les brindan más oportunidades para ser lo que quieran, accediendo a un conocimiento antes no disponible.

La situación y el momento son inigualables. Y es que en momentos de crisis donde surgen oportunidades. ¿Te apuntas a este gran y colaborativo ‘’reto’’ denominémoslo de manera simplificada como ‘’reto de sostenibilidad energética’’?

Reto de Sostenibilidad energética

La sostenibilidad es una carrera de resilencia que implica tomar decisiones, supone integrar, pero integrar con igualdad de oportunidades. Como muchas otras profesionales, durante toda mi carrera he estado relacionada con los sectores de la Energía y de las Infraestructuras, y como muchas otras profesionales mujeres, lo he hecho  sin complejos, con respeto, tenacidad e ilusión. Todas hemos y seguimos defendiendo y demostrando que es posible desempeñar labores de gestión, responsabilidad y liderazgo y contribuir con soluciones evolucionadas en un sector eminentemente conservador y con poca presencia femenina.

Como muchas otras, inicié una carrera profesional, realizando prácticas en empresa (programas de colaboración universidad - empresa), y tuve la fortuna de tener jefes modernos, con visión, que me formaron y exigieron dentro de un equipo con igualdad de oportunidades. Gracias ‘’Jota’’ por tu paciencia y recomendaciones con todo el sentido.

Las mujeres de mi generación recibimos los sabios consejos de nuestras madres (amas de casa, pero también ingenieras, abogadas, etc., en una época donde había pocas mujeres en el mercado laboral profesional técnico), que nos transmitieron que se consiguen los objetivos siendo perseverante, aprovechando las oportunidades y no dejándose influenciar por todo aquello y aquellos que no suman a la consecución de tus metas.

Gracias al espíritu y a la mentalidad luchadora, al trabajo y a la tenacidad (esta última, en mi caso, parcialmente adquirida en el mundo deportivo del baloncesto), me he forjado una carrera profesional que me ha posibilitado trabajar en SENER, una empresa de profundos valores, altamente tecnológica, cuya misión fundacional es servir a sus clientes y a la sociedad proporcionando soluciones de ingeniería y tecnología avanzadas, acertadas y eficaces, que mejoren los negocios de sus clientes y faciliten el acceso de la sociedad a servicios, equipamientos y utilidades competitivos, seguros, sostenibles y en el estado del arte.

En la actualidad en NORTEGAS Green Energy Solutions, empresa referente en el sector de la energía en España, y precisamente con un reto que no me permite no actuar, siendo parte del equipo directivo de una compañía que está transformándose y contribuyendo a la descarbonización de las empresas y de la Sociedad, aportando nuestra experiencia en infraestructuras y soluciones energéticas para avanzar hacia una economía descarbonizada, comprometidos con colaborar en este reto común desde el dinamismo, el afán de superación, y la creación de valor compartido para la Sociedad, para una Sociedad Sostenible guiados por la integridad y la equidad, y la igualdad de oportunidades. Invirtiendo en innovación y desarrollando nuevos servicios y soluciones alrededor de los gases renovables (H2, biometano y gases circulares) y apostando por infraestructuras de gas inteligentes que posibilitan incorporación de los gases renovables de una manera eficiente y rápida, y en el caso del H2 con un blending en nuestras redes y en las del resto de España y Europa cada vez más cercano.

Y todo ello en un nuevo paradigma que ha venido para quedarse: el de afrontar, de manera recurrente, proyectos colaborativos con otras entidades, bien sean empresas, centros tecnológicos, universidades y centros formativos, start ups, etc. Trabajando entre todos, y con las profesionales STEM,  podemos desarrollar nuevas soluciones con el menor impacto y emisiones en todo su ciclo de vida, y explotar las infraestructuras existentes de la manera más óptima, eficiente y sostenible. La elección es nuestra y también tuya, nueva profesional STEM.

Artículos relacionados: 

- "Más voz y voto a las científicas"- Idoia Azaldegui

- "Reflexiones el día de la mujer y la niña en la ciencia"- Edith Guedella

- "Malala Yousafzai: “Existen pocas armas en el mundo tan poderosas como una niña con un libro en la mano” - Belén Vázquez-Quevedo Algora

- "El gran desafío: Combatir la brecha de género en las carreras STEM"- Beatriz Romero

¡Comparte este contenido en redes!

Diploma “Digitalización y Sostenibilidad”
 
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies