Nuestro día a día sucede en relación con las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), están presentes en casi todos los espacios en los que nos desenvolvemos. Política, economía, educación, sociedad adoptan las nuevas tecnologías ya que permiten a empresas, entidades, gobiernos, lograr un mayor alcance, optimizar procesos, acceder a nuevos mercados o captar y analizar grandes volúmenes de datos, entre muchas otras cosas.La trata de seres humanos no es una excepción. Según recoge la OSCE en su informe Leveraging innovation to fight trafficking in human beings: a comprehensive analysis of technology tools (2020), la tecnología está cobrando un rol cada vez más importante en este complejo fenómeno.
¿Qué puede hacer la tecnología por la lucha contra la trata de personas?

A través de la tecnología, los tratantes transforman y mejoran su negocio de forma constante. Emplean, por ejemplo, las redes sociales para la captación de nuevas víctimas y para su explotación, el GPS para controlar sus movimientos, las criptomonedas para intercambios ilegales o la Deep Web como plataforma de mercado.

Sin embargo, no solo los tratantes se están beneficiando de las nuevas tecnologías. Aunque a un ritmo más pausado, las entidades dedicadas a la defensa de los derechos humanos y a la asistencia y protección de víctimas también están evolucionando y adoptando poco a poco herramientas TIC.  Ya sea para la identificación de víctimas y tratantes, para campañas de sensibilización, para análisis de datos, control de cadenas de suministro o garantizar la privacidad, estas herramientas permiten a estas entidades agilizar y optimizar sus procesos.

Aunque el informe de la OSCE analiza 350 herramientas dedicadas a la lucha contra la trata, la adopción de este tipo de herramientas por parte de entidades sociales es lenta debido a una falta de recursos económicos, de tiempo y de personal especializado. Para ellas, es necesario innovar de forma ágil, eficiente y certera para aprovechar al máximo los recursos de los que disponen.

Para desarrollar herramientas útiles y de fácil adopción es necesario ser siempre consciente de que una aplicación, un dispositivo, una web son herramientas de trabajo y no soluciones. Limitando el alcance de una herramienta tecnológica, se puede concretar quiénes serán las personas que la utilicen, poniendo sus necesidades y derechos en el centro del diseño.

Siguiendo estas líneas, en el Proyecto Cultura de datos en la Trata de Seres Humanos quisimos diseñar una herramienta que permitiera a las personas en situación de trata tener una identidad digital que facilitara los trámites burocráticos. Así es como se diseñó InsideID, un piloto de una carpeta digital en la que las víctimas pueden almacenar documentos emitidos por las entidades que se dedican a su asistencia y protección, y compartir (o dejar de compartir) esos documentos con otras entidades, ejerciendo así de manera efectiva su derecho de titularidad de sus datos personales.

Durante la concepción y desarrollo de InsideID, hemos contado con la participación de entidades y de personas que han pasado por situaciones de trata. Gracias a su colaboración, identificamos el área en el que InsideID podría ser un apoyo en el día a día. Tanto para las víctimas como para los profesionales que trabajan en su asistencia y protección: la interoperabilidad entre entidades y el control y gestión de su propia documentación por parte de la persona en situación de vulnerabilidad.

El fenómeno de la trata de seres humanos es complejo y no puede resolverse únicamente con tecnología. Se necesitan marcos jurídicos, políticas de asistencia y protección, consenso en las definiciones con el fin de obtener datos comparables y muchas otras cosas. La tecnología no puede solucionar todos los desafíos. Lo que sí puede es aportar herramientas concretas que permiten hacer frente a la digitalización de las mafias, proporcionando metodologías de trabajo innovadoras, que permitan detectar, proteger y asistir a más personas en situación de trata, y mejorar la eficiencia del sector social.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top