Publicado el
COP26: ¿fue una evasión?

Las conversaciones sobre el clima de la COP26 en Glasgow por fin terminaron. Tras quince días de complejas negociaciones que estuvieron a punto de fracasar por un desacuerdo sobre dos palabras – ‘eliminación gradual’ - los delegados salieron con un acuerdo.

Pero, ¿fueron las conversaciones un éxito o un fracaso? ¿Cómo de cerca está el mundo de limitar el aumento de la temperatura global a 1,5ºC por encima de los niveles preindustriales?

En un artículo anterior (Last Chance Saloon) hablamos de seis cosas que queríamos ver en la COP26. Se trataba de una lista de la compra de lo que hay que hacer para alcanzar finalmente ese escurridizo objetivo de 1,5°C.

En este artículo, volvemos a repasar la lista para compararla con lo que realmente ocurrió en Escocia a principios del mes de noviembre.

Lo que dijimos: Los países deben mejorar sus objetivos de reducción de emisiones para que el total de las emisiones mundiales sea compatible con un objetivo inferior a 2°C.

Lo que ocurrió: Los anuncios realizados durante la conferencia tienen el potencial de orientarnos hacia un calentamiento inferior a 2°C. El Pacto Climático de Glasgow fija explícitamente el objetivo en 1,5°C (el más ambicioso de los objetivos del Acuerdo de París de 2015) y fue la primera vez que los gobiernos se comprometieron con objetivos de emisiones lo suficientemente ambiciosos como para mantener el calentamiento global por debajo de los 2°C. Los países modificaron el "mecanismo de trinquete" para adelantar la fecha de revisión de los objetivos de 2030 (de 2025 a 2022). También fue alentador ver que China y Estados Unidos, los mayores emisores, anunciaron su intención de trabajar más estrechamente en cuestiones climáticas.

Sin embargo, muchas de las promesas pueden describirse como "planes por planes". Hay pocos detalles sobre cómo se lograrán o financiarán. También se confía demasiado en una tecnología aún no desarrollada. El mundo necesita planes de acción que reduzcan las emisiones a la mitad para 2030 y no sólo vagas ambiciones a largo plazo. Incluso si todas las promesas vinculadas a la COP26 se ponen en práctica a tiempo, en el mejor de los casos el calentamiento global será de 1,8°C. Un análisis de los compromisos creíbles de reducción de emisiones de aquí a 2030 apunta a algo más cercano a los 2,4°C. Nuestro análisis del escenario climático parte de la base de que la trayectoria más probable se encuentra aproximadamente en medio de estos dos resultados.

Lo que dijimos: El mayor número posible de economías avanzadas debe comprometerse a alcanzar los objetivos de cero emisiones netas en 2040.

Lo que ha ocurrido: Las economías avanzadas siguen centradas, cuando tienen objetivos de cero emisiones netas, en 2050. Y muchos de esos objetivos aún carecen de credibilidad. A menos que se piense que los mercados emergentes se descarbonizarán por completo para 2050, los países ricos deben descarbonizarse más rápidamente para que el objetivo de los 1,5°C siga siendo una posibilidad realista. Es la única manera de que las matemáticas cuadren.

Esto también es importante para garantizar una "transición justa", en la que los países ricos realicen una transición más rápida para compensar el ritmo probable, y justificadamente más lento, de los países más pobres. Por ejemplo, India fue uno de los países que presionó para que se diluyeran los compromisos en torno al carbón para pasar a "reducirlo" desde "eliminarlo". Sin embargo, India necesita luchar contra la pobreza, además de gestionar la transición hacia una mayor sostenibilidad. Ha mejorado sus objetivos de reducción de emisiones (cero neto para 2070 y 50% de electricidad renovable para 2030), pero también necesita ayuda financiera para llevar a cabo este cambio. Del mismo modo, Indonesia se ha comprometido a alcanzar el objetivo de cero emisiones para 2060, pero esto está condicionado a la provisión de una ayuda financiera adecuada.

El fracaso de las economías avanzadas para acelerar sus planes de descarbonización en la COP26 es una razón clave por la que seguimos pensando que es poco probable que se cumplan los objetivos del Acuerdo de París.

Lo que dijimos: Los países deben respaldar sus objetivos con medidas concretas como una legislación vinculante, una tarificación del carbono más costosa, una política conjunta en todos los niveles de gobierno y un mayor gasto en investigación de carbono cero.

Lo que ocurrió: Hemos visto que se han esbozado ambiciones a un nivel muy alto, pero todavía necesitamos pruebas de que estas ambiciones están respaldadas por la legislación. Aunque es demasiado pronto para descartar un avance significativo en este ámbito, los indicios actuales apuntan a que el cambio legislativo no será suficiente. Esto se debe, en parte, a que la dinámica de la política nacional desempeña un papel enorme en lo que, en última instancia, es un reto global.

Mientras tanto, los tribunales serán importantes, ya que serán un arma cada vez más poderosa contra la falta de acción. En este sentido, la cuestión de las "pérdidas y daños" -el impacto del cambio climático al que no es posible adaptarse y en el que las pérdidas son significativas y a menudo permanentes- será el centro de gran parte de estos futuros litigios. Sin embargo, es importante reconocer los límites de la vía legal: la mayoría de los tribunales sólo tienen una jurisdicción limitada; los tribunales de muchos países no son políticamente independientes; y los tribunales pueden estar influenciados por prejuicios culturales.

Lo que dijimos: El aumento de los precios del carbono debe canalizar los ingresos hacia iniciativas políticas progresivas, incluida la reforma de los sistemas fiscales y de transferencias.

Lo que ocurrió: La fijación de los precios del carbono sigue siendo lamentablemente inadecuada en casi todas las economías. Por ejemplo, sólo hay precios del carbono para un 20% de las emisiones mundiales y esos precios, en la mayoría de los casos, son demasiado bajos. Por eso no hay muchos ingresos que puedan reciclarse en otras iniciativas climáticas. Incluso en la Unión Europea -líder en materia de clima- gran parte de los ingresos se utilizan para compensar a los emisores de carbono. Eso formaba parte del acuerdo para que los grandes emisores se adhirieran al programa. Pero significa que queda menos para financiar otras iniciativas.

Esperamos que esto cambie. Para cuando el mecanismo de ajuste revise las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional -objetivos de los países para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero- el año que viene, buscaremos un cambio legislativo significativo. Esto incluye esfuerzos para que la fijación de precios del carbono esté más alineada con los últimos compromisos.

Lo que dijimos: Los países deben triplicar el tamaño del Fondo Verde para el Clima y acelerar el mecanismo de desarrollo sostenible para ayudar a la "transición justa".

Lo que ocurrió: Los países ricos no proporcionaron un apoyo financiero sustancialmente mayor a los países en desarrollo para ayudarles en la transición y la adaptación al cambio climático. Se han prometido unos 100.000 millones de dólares anuales para este fin y se espera que el primer tramo se distribuya en 2023. Japón ha prometido fondos adicionales y hubo un compromiso financiero aparte para ayudar a la adaptación al clima específicamente. Sin embargo, se calcula que los costes de adaptación en los países pobres son entre cinco y diez veces superiores a los disponibles. Esta diferencia no hará más que aumentar a medida que se agrave el impacto físico del cambio climático.

El mundo desarrollado tiene una serie de razones para ayudar: los países en desarrollo son los menos responsables del problema climático, pero tienen que dedicar una enorme parte de sus presupuestos a hacer frente a los daños; muchos países en desarrollo no tienen alternativas energéticas viables, al menos no todavía; la descarbonización es más difícil para una economía de rápido crecimiento porque la reducción de la intensidad de carbono cada año tiene que ser mayor cuando se está creciendo rápidamente. Por lo tanto, los mercados desarrollados tienen que hacer más. Tienen que revisar cómo pueden dar un paso adelante y llevar a cabo la reducción neta a cero, eliminar gradualmente las subvenciones a los combustibles fósiles y cumplir los compromisos de financiación del clima. Sólo entonces los mercados emergentes podrán aportar su granito de arena.

Lo que dijimos: La industria financiera necesita implementar marcos y normas claras de divulgación climática en línea con las recomendaciones del Grupo de Trabajo sobre Divulgación Financiera Relacionada con el Clima (TCFD).

Lo que ocurrió: El sector financiero tuvo un gran protagonismo en la COP26 y el Reino Unido marcó el camino al afirmar que establecerá el primer centro financiero del mundo alineado con la red cero. La Alianza Financiera de Glasgow para la Red Cero (GFANZ por sus siglas en inglés) anunció que 450 miembros de la GFANZ (incluido abrdn) que gestionan unos 130 billones de dólares de activos del sector privado están dispuestos a desplegar su capital para apoyar la Red Cero. Esto equivale a un 40% de los activos financieros mundiales.

Sin embargo, hay que tener mucho cuidado a la hora de tomar esta cifra al pie de la letra, ya que representa el total de los activos de los miembros del GFANZ, y no los activos que están alineados con el cero neto. La mayoría de los miembros tienen claro que su capacidad para alinear su propia financiación con los objetivos de 1,5°C, o incluso por debajo de 2°C, depende de que la política mundial allane el camino.

Dicho esto, todos los miembros se han comprometido a colaborar con sus clientes para desarrollar soluciones que se ajusten al objetivo de cero neto y para ayudar a desarrollar las mejores prácticas del sector. Para apoyar una divulgación coherente, se creó el Consejo Internacional de Normas de Sostenibilidad (ISSB por sus siglas en inglés) con el fin de ofrecer una base completa para las normas de divulgación de la sostenibilidad mundial. La mayoría de los inversores reconocen la importancia de las tendencias de transición energética y descarbonización en el mundo. Muchos de ellos utilizan el análisis de escenarios climáticos para identificar los riesgos y oportunidades de inversión.

Entonces, ¿fue una evasión?

La COP26 envió una fuerte señal de que se están produciendo cambios positivos en los sectores público y privado. Sin embargo, el ritmo no es lo suficientemente rápido como para limitar el calentamiento a 1,5°C, o incluso a menos de 2°C.

El evento fijó 1,5°C como objetivo climático global con compromisos contraídos en torno a la deforestación, el metano y la agenda de avances de Glasgow, que se centra en el suministro de tecnologías limpias.

Por primera vez, también se hizo una referencia específica a la "reducción progresiva" del carbón y de las subvenciones a los combustibles fósiles ineficientes, a pesar de que la redacción se suavizó en el último momento para decepción de muchas partes interesadas.

El cambio en el mecanismo de trinquete subraya la urgencia del problema climático, limita la posibilidad de seguir arrastrando los pies y eleva la importancia de la COP27.

Pero la mayoría de los cambios que considerábamos necesarios no se han materializado (aunque eso no nos ha sorprendido mucho).

El hecho de que no se hayan producido los cambios necesarios para alinearse con París no altera la probabilidad de que la transición energética hacia el carbono cero avance. Pero sí sugiere que el ritmo seguirá siendo moderado, lo que, a su vez, influirá en el alcance de los riesgos y las oportunidades de inversión

El éxito o el fracaso de la COP26 sólo se pondrá de manifiesto cuando podamos ver cuántos países convierten sus promesas en acciones creíbles y legalmente vinculantes para invertir rápidamente la tendencia actual de aumento de las emisiones. Hasta entonces, los objetivos del Acuerdo de París seguirán siendo vitales.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable
 
CURSO: Experto en Responsabilidad Social Corporativa y Gestión Sostenible
 
Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies