La reciente crisis de los precios de la energía ha aumentado la atención sobre la conferencia climática de la ONU COP26, que reúne a los líderes internacionales a lo largo del próximo mes en torno a las agendas globales del clima y la energía verde. Los partidarios de la energía marrón se han apresurado a culpar del aumento de los precios de la energía a una descarbonización demasiado precipitada de la producción energética.Sin embargo, si la actual escasez de energía nos dice algo, es que hay una necesidad urgente de un despliegue más rápido de soluciones de energía verde, incluyendo la energía renovable, así como en el almacenamiento y la infraestructura de la red de energía.
COP26: La crisis de los precios de la energía pone de manifiesto la necesidad de acelerar el despliegue de la energía verde

Las inversiones en empresas innovadoras pueden hacer posible este proceso y aliviar los efectos nefastos en las cadenas mundiales de suministro energético.El 2021 ha puesto de manifiesto la existencia de grandes lagunas en el mercado energético mundial. A pesar del continuo aumento de la generación de energías renovables, no hay suficiente para cubrir la creciente demanda de electricidad, según la Agencia Internacional de la Energía. Como resultado, la generación de electricidad a partir del carbón se utilizó para llenar el vacío este año, invirtiendo su tendencia a la baja de los últimos dos años, lo que supone un golpe a los esfuerzos de descarbonización generalizados.

Para que sea posible el cumplimiento de los objetivos acordados en el Acuerdo de París en 2015, todos los segmentos de nuestra economía deben descarbonizarse, lo que requiere una inversión significativa. Según la UNCTAD, los objetivos mundiales de cero emisiones requieren  una financiación anual de entre 5 y 7 billones de dólares estadounidenses hasta 2030. Aunque el sector público desempeña un papel crucial, no puede asumirlo solo. La industria de la inversión debe contribuir a través de la deuda privada y pública, así como del capital privado y público, y este último está adquiriendo una importancia cada vez mayor. Invertir en empresas que cotizan en bolsa y que ofrecen productos innovadores para la transición energética verde les ayuda a mejorar sus productos y servicios y a invertir en Investigación y Desarrollo.

La actual escasez de energía ha sacado a la palestra a las empresas de energía solar, ya que se trata de la forma más rápida de ampliar la capacidad de expansión de la electricidad, frenando el uso del carbón. En comparación con las fuentes de energía tradicionales, como la nuclear y el gas, los paneles solares son relativamente fáciles de instalar. Lo mismo ocurre con los parques eólicos en tierra.

La empresa israelí Solaredge Technologies es un fabricante de inversores solares y un actor importante en la carrera por la descarbonización, especialmente para aplicaciones de paneles solares residenciales en Estados Unidos y Europa. Según nuestro análisis, las emisiones potencialmente evitadas (PAE) de Solaredge ascienden al menos a 1,8 millones de toneladas de CO2e en términos absolutos. Sus clientes utilizan los inversores, optimizadores de energía y sistemas de monitorización de Solaredge en instalaciones con una capacidad total de generación de 6,1GW. Sus productos optimizadores tienen como objetivo aumentar la producción de energía mediante el seguimiento del punto de máxima potencia (MPPT) a nivel de módulo. La empresa también se dedica a las soluciones de almacenamiento en baterías.

Otro ámbito importante de la producción de energía alternativa es la energía eólica. Vestas Wind Systems, por ejemplo, es una empresa puramente de este sector con sede en Dinamarca. La empresa es el líder del mercado mundial de turbinas eólicas en tierra y tiene también una fuerte posición en turbinas en alta mar, por lo que es fundamental para el desarrollo del sector mundial de las energías renovables. Según nuestro análisis, las emisiones potencialmente evitadas (PAE) de Vestas ascienden a unos 150 millones de toneladas de CO2e. Además, Vestas se ha comprometido a la neutralidad del carbono para 2030 sin compensaciones de carbono.

En general, las buenas empresas combinan las oportunidades de crecimiento estructural con una estrategia clara y la capacidad de impulsar la innovación. La capacidad de ampliar las tecnologías nuevas y existentes crea una ventaja competitiva defendible.

Los puntos de vista y las opiniones que se exponen son los de las personas mencionadas anteriormente y no reflejan las opiniones de Vontobel Asset Management o del Grupo Vontobel en su conjunto. Las opiniones pueden cambiar en cualquier momento y sin previo aviso. El presente documento tiene un carácter meramente informativo y no constituye una oferta, solicitud o recomendación de compra o venta de instrumentos de inversión, de realización de transacciones o de celebración de actos jurídicos de ningún tipo.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top