Publicado el

El origen del término sostenibilidad de acuñó por primera vez en 1987, en un informe elaborado por la Comisión Mundial para el Medio Ambiente y el Desarrollo de la ONU, encabezada por la doctora noruega Gro Harlem Brundtland. Aquel documento se centró en analizar la situación mundial, especialmente de los países en vías de desarrollo: su conclusión fue que la destrucción del medio ambiente en estos países los hacía más pobres y vulnerables.

Gracias a este informe, la protección del medio ambiente dejaría de verse como un problema nacional para convertirse en un reto a nivel global. Tal fue su impacto, que las Organización de Naciones Unidas convocó en 1992 la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, comúnmente conocida como la Cumbre de Río, y fue también testigo de la aprobación de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que afirma la necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que condujo a la firma en 1997 del Protocolo de Kioto.

En el año 2000, 179 países firmaron la Declaración del Milenio de las Naciones Unidas, que compromete a los líderes mundiales a luchar contra la pobreza, el hambre, las enfermedades, el analfabetismo, la degradación medioambiental y la discriminación de la mujer. Por primera vez se crean unos objetivos específicos –(Objetivos de Desarrollo del milenio (ODM)– por los cuales todos los países se van a comprometer a trabajar conjuntamente por un plazo determinado hasta 2015. Uno de esos ODM, el número 7, garantiza la sostenibilidad del medio ambiente y se centra específicamente en la protección medioambiental.

El importante papel de las universidades

En relación al papel que juegan las universidades españolas desde julio de 2008, La Conferencia de Rectores (Crue) ha creado la “CRUE-Sostenibilidad” con el propósito principal de diseñar una herramienta basada en indicadores que sirva para conocer el nivel de sostenibilidad ambiental en las universidades españolas. Los mayores esfuerzos se han centrado especialmente en varios Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): el ODS 4 –“Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos” –; el ODS 6 –calidad del agua–; el ODS 7 –eficiencia energética–; el ODS 9 –innovación–, y el ODS 11 –ciudades y comunidades sostenibles–.

En el caso concreto de la Universidad Pontificia Comillas, que forma parte de la Red Española de Universidades Saludables (REUS) de la Crue y participa de manera activa en los grupos de trabajo trabajo sobre Participación y Voluntariado Ambiental, y de Prevención de Riesgos Laborales, está trabajando para cumplir esos objetivos. En consonancia con el plan estratégico y la encíclica del Papa Francisco “Laudato Si”, en septiembre de 2019 se creó en la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales el Programa de Ecología Integral y Sostenibilidad con el objetivo de fomentar la educación ambiental entre los alumnos, profesores y personal de la Universidad. Desde su creación se han realizado Talleres de Ecollage con productos reciclados, talleres de creación de videos Stop Motion y formación práctica para crear un huerto ecológico. En el último año se han realizado varias charlas y dos conferencias con expertos sobre alimentación sostenible, degradación medioambiental o el derecho al agua.

Además, se han instalado placas solares en los tejados de los edificios principales, lo cual ayudará a reducir los gastos en electricidad en más de un 20%. Además, se han puesto contenedores de basura adaptados a las nuevas necesidades de reciclaje. Dentro de los edificios se ha cambiado el papel de las fotocopiadoras y de los baños, por un papel menos clorado y de bosques sostenibles. Se han puesto las papeleras con separadores tanto en los pasillos como en los despachos de profesores que facilitan la recogida de los residuos. También se han instalado máquinas para reciclar botellas de plástico y se han puesto carteles informativos por todas las instalaciones para concienciar al personal y a los alumnos para que ahorren agua y reduzcan el gasto energético. Las cafeterías han dejado de utilizar cubiertos y vasos de plástico sustituyéndolas por cartón reciclado y bambú. Gracias a acciones de varios grupos de estudiantes se ha conseguido concienciar a los alumnos de comprar botellas de cristal reutilizables y de usar el transporte público. Esperamos poder ofrecer más actividades eco y seguir trabajando por una Universidad más sostenible en el próximo curso.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable
 
CURSO: Experto en Responsabilidad Social Corporativa y Gestión Sostenible
 
Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies