Querido Jordi, soy uno de esos novatos que se sumaron a la RSC cuando tú ya acumulabas mucha experiencia, cuando tú ya estabas rodeado de los pesos pesados del sector y, cuando hablo de pesos pesados me refiero a su sabiduría.
Un tipo franco

Me toco conocerte en un momento difícil para Bankia donde parecía que todo lo contaminábamos, que no éramos dignos de confianza. Sin embargo tú viste la realidad con visión 360, mirando al futuro y divisando la oportunidad que suponía.

Eres un tipo franco, honesto, directo y ninguna pregunta se quedaba sin hacer, las políticamente correctas y las que no lo eran. Pintilla de periodista peligroso comprometido con la verdad y no con lo grande que fuese la sociedad anónima en cuestión.

En esa realidad digamos poco confortable, tú te acercaste a nosotros, te acercaste a Maijo y a mí y nos escuchaste, nos escudriñaste y confiaste y nos diste tu altavoz porque te diste cuenta que sumábamos, que apostábamos por crecer de forma sostenible y responsable. Y llegó la famosa entrevista en tu casa, en el sillón rojo, con el gato y construiste un espacio íntimo y acogedor aunque siempre en algún momento podía aparecer el periodista directo y menos cómodo. Antes de la entrevista comimos juntos y, como maestro, generaste una atmósfera de confianza y lealtad y todo fue bien.

Después encontrarse contigo en cualquier sitio, siempre rodeado de mujeres por supuesto,  era una alegría y si querías soltar alguna carcajada allí estaba tu humor ácido e inteligente. Y nos diste muchas lecciones de compromiso y resistencia. Esta vida de prisas y presiones no me ha permitido disfrutarte más, pero lo vivido, ha sido muy bueno.  

Yo no soy de los que digo que no sé dónde estás, yo sí lo sé porque así lo siento, estás con Él.

Querido, te mando un fuerte abrazo.

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top