Siempre he defendido que a las personas hay que quererlas cuando están. Que lo que no hagas por ellas en vida, nunca más podrás hacerlo. Por eso, nunca he sido amiga de funerales ni de homenajes póstumos. Pero no toca pensar en mí, sino en Jordi. Intento ponerme en su piel y, conociéndole, creo, estoy segura, de que ver su Diario Responsable lleno de palabras para él le habría hecho (le hace) sentirse absolutamente feliz.
Palabras para Jordi

Si pudiera, si encontrara algún método, estoy segura de que me habría llamado por la línea móvil, por zoom, por WhatsApp, por cualquier medio hasta conseguir que le contestara para decirme “Almu, ¿has visto cómo me quiere todo el mundo? ¿Has leído lo que ha escrito Ramón? ¡Y qué bien lo hemos hecho con Brezo y con Clara! Y tu amiga Corina (así llamaba a nuestra querida y común amiga, Arantxa Corella, a la que aún no he dado las gracias por presentarnos, ¡mil gracias!). A ver, y ¿quién más ha escrito? ¿Dónde está el post de Almagro? ¿Y el de Andreu? Mira, Clarita Bazán, qué maja es esa chica. Oye, y la Roser. Al final no entrevisté a Ana Palencia, tendrás que hacerlo tú. También veo que Orencio nos ha mandado su post, qué gran tío es, me voy a ir a vivir a su casa de El Escorial”.

Y habríamos seguido repasando toda la lista. “Oye, ¿has hablado con las MAJ? Está muy bien lo que ha hecho Delia ¿Cuántas han escrito? He leído a Lydia, a Helena, ¿Y Ana Lorenzo? Pobre, debe estar a rebosar de trabajo con sus amigos de derechas… (risas). Estoy viendo lo de la Truji, tienes que hacer su curso ya que yo no pude. Hazme la lista y me la pasas por correo de todos los que han participado, que les escribiré para darles las gracias, y que no se nos pase nadie. Con María Clavo tienes que hablar para seguir haciendo entrevistas en el Hub. Y cuenta con Edita, que te siga escribiendo puntualmente cada mes, y con Ana López… ¡qué bien lo hace esta chica!. Y a Natalia la voy a dar, se estrena justo ahora. Hablando de Forética, ya veo a Germán, no te olvides decirle que tiene que mantener con nosotros su post de tendencias de cada enero y al ministro que escriba más”.

Y yo, medio divertida medio cabreada porque este repaso lo podría hacer él sin mí mientras yo sigo buscando noticias, habría releído toda la web y todos los correos para que no se nos pasara nadie. “Jordi, he hablado con Dulanto, además de este post me ha ofrecido su ayuda, ¡ya tenemos un red_ponsable más fichado!”. Y él me habría dicho: “progresas adecuadamente, sigue así, pero no te olvides de nuestros patrocinadores, cuídales bien y dales cancha. En el próximo webinar tiene que estar Elena Valderrábano, ¿y quién más? Dale unas vueltas”. “Jordi, ¿has visto qué bonito lo de José Luis? Y qué divertido lo de mi amiga Gabriela, siembre me hizo mucha gracia y me pareció muy certero lo de que eres como un verso libre”.

En este punto, llevaríamos más de media hora hablando, media hora llena de interrupciones, para mirar twiter y recordarme que “cuando vayas publicando los post de todos no te olvides de tuitearlos y citarles, es muy importante, ya lo sabes, yo lo haré también”. Yo le pediría que se centrara y que siguiéramos con el repaso: “ahora que veo lo de Neus dile que echamos de menos sus entrevistas y a Bernardo que tiene que escribir más. Oye y Pablo, ¡qué buen tío! Le teníamos que haber fichado nosotros si hubiéramos tenido pasta… ¡Andá! Y este Jaime Mariño, cuánto tiempo… ¿le conoces? Jajaja María Escribano, ¿sabes que hablamos a veces de budismo? A ver quién más: Juan Andrés… ¡coño Ciro! ¡Y Juan Cardona! ¡Y la Morillas, qué tía más lista! Pero aquí me faltan nombres, ¿estás segura de que todos se han enterado?” Y yo le diría que estoy en ello, que ya seguirán llegando más, que esto no ha hecho más que empezar, que hay mucha gente con palabras para él y que seguro que si “alguienes” se nos han pasado, sabrán perdonarnos.

Antes de colgar, yo le habría dicho que esto sigue, que se lo voy a cuidar, que he "amenazado" a todos los voluntarios que se han ofrecido a ayudar que les voy a exigir lo prometido para que este Diario Responsable no solo no desaparezca sino que crezca y crezca… y cumplir con lo que nos prometimos mutuamente al inicio de nuestra relación profesional: “somos un tándem perfecto y esta carrera la vamos a ganar”.

¿Te ha gustado el artículo?

13 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top