¿Se puede transformar el mundo desde la consultoría? Ana Alcaraz tiene muy claro su propósito, y es éste: “contribuir a la transformación social y al Desarrollo Sostenible a través de la promoción de la cultura de la co-responsabilidad”.
Esfera social. Objetivo: transformar el mundo

Esta visión marca la diferencia en su manera de trabajar. Desde Esfera Social se trata de “acompañar a las organizaciones en sus procesos de cambio hacia una nueva forma de gestionarse, basada en principios éticos y orientada a la sostenibilidad”. “Para ello ofrecemos servicios de consultoría y formación adaptados a las especificidades de cada cliente. Propuestas diseñadas siempre a medida, en función de la naturaleza de la organización, sus actividades, misión, valores, así como las expectativas de sus Grupos de Interés. Un proceso de introducción de la RS en una empresa es diferente al que se da en una universidad o en una ONG, por ejemplo, y por eso creo que hay que trabajar “a medida”. Esto nos obliga y también nos da la maravillosa oportunidad, de hacer “consultoría artesanal” ”, destaca la fundadora de esta consultora valenciana.

Pero acompañar significa acompañar. “Si un potencial cliente me pide que le haga una Plan de Responsabilidad o que le redacte una Memoria de Sostenibilidad de forma externa la respuesta es muy clara: no. Si quiere, diseñamos juntos un plan en el que trabajar, que de verdad integre los valores y principios de la RS, como la participación de los Grupos de Interés o la rendición de cuentas real. Pero elaborando una Memoria de manera externa para una empresa que no tiene de verdad integrada la RS en su cultura y su actividad (en su “ser” y su “hacer”), no transformamos nada; al contrario, reproducimos las lógicas del mundo que, según decimos, queremos cambiar. Siempre tengo en mente y comento con mis clientes la distinción que subraya Adela Cortina entre la RS ética y la cosmética. Y creo que un consultor o consultora sólo debe trabajar en proyectos de RS realmente éticos, y luchar contra la instrumentación cosmética”.

Para Ana, la Responsabilidad Social no es sólo un compromiso ético con la sociedad y con el medioambiente, sino también “una oportunidad para el aprendizaje organizacional, la mejora continua y la maximización del impacto social”. Por ello, en el acompañamiento se trabaja también para abrir nuevas sendas hacia el auto conocimiento como organización y hacia la cohesión de los equipos ante el ilusionante reto de ser mejores organizaciones para una sociedad mejor.

“Decía Mahatma Gandhi que la diferencia entre lo que hacemos y lo que somos capaces de hacer bastaría para solucionar la mayoría de los problemas del mundo. De verdad siento que no es tan difícil cambiar las cosas, revertir los procesos de insostenibilidad, dar solución a los problemas globales, construir un mundo mejor. Sólo tenemos que querer hacerlo”.

Esta valenciana llega a la consultoría ante la impotencia de no poder arreglar el mundo desde las ONG. Tras décadas dedicada a ello, en proyectos como Ayuda en Acción o de dar la vuelta al mundo como coordinadora de la División Internacional de Peace Boat (ONG japonesa miembro del Consejo Económico y Social de la ONU), hoy cree que “la Responsabilidad Social es la clave para transformar la realidad”. En sentido amplio: aplicado a empresas, a organizaciones del Tercer Sector y, muy especialmente a la ciudadanía. Y por ello cree que la educación es un elemento clave, en que centra gran parte de su carrera profesional, como consultora para entidades educativas y también como profesora asociada de la Universidad de Valencia. “Me encanta romper los esquemas a la gente joven. Hacerles vibrar, cuestionarse cosas”. “Creo que en la educación radica la posibilidad de generar un gran cambio”.

Y entre sus valores de hacer empresa destaca también el voluntariado. Entre otros proyectos actualmente se encuentra apoyando a Novaterra Catering Sostenible en la aplicación de la Economía del Bien Común y el desarrollo de su primer balance. También contribuye a asesorar al Comité de Empresas de la Fundación Novaterra en la implantación de modelos de RSE en sus respectivas empresas, como agentes de cambio. Y es asimismo voluntaria de la red RS en Acción y de la Asociación Valenciana para el Fomento de la Economía del Bien Común.

El próximo 7 de febrero inspirará con su experiencia a un centenar de empresas valencianas más en el IV Networking de Empresas Responsables Conectadas que esta fundación organiza con un objetivo claro: trabajo en red entre empresas con sensibilidad social y medio ambiental para ese nuevo mundo. Diario Responsable es media partner de este encuentro.

Plazas casi agotadas. Inscripciones https://www.novaterra.org.es/2019-networking-empresas-responsables-interconectadas/

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top