El Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua define consistencia como “duración, estabilidad, solidez” y “trabazón, coherencia entre las partículas de una masa o los elementos de un conjunto”. Aplicada a la Responsabilidad Social (RS), la segunda acepción invita a pensar en que debe haber trabazón o coherencia entre lo que la empresa desea, lo que hace y lo que dice. Desea: misión, visión, valores. Hace: estrategia, políticas y -muy importante- prácticas diarias. Dice: comunicación explícita o implícita
Consistencia en la Responsabilidad Social

Uno de los grandes problemas de la RS puede radicar en su inconsistencia, lo que hace mucho daño, porque lleva a pensar que la empresa miente o, al menos, trata de ocultar una realidad. Habitualmente, los que trabajan en RS lo tienen muy claro. Pero la empresa tiene muchas voces, y los demás pueden no tenerlo tan claro. Por eso la coherencia empieza dentro de la casa: todos tienen que estar alineados con la misma misión, con la misma estrategia y con la misma comunicación. Una tarea importante del equipo de RS es convencer a todos en la empresa de que tienen que actuar de manera coherente. Esto se puede conseguir a base de reuniones, emails y newsletters internas, pero tiene que estar, sobre todo, en la cultura.

  • La coherencia arranca desde arriba, desde el Consejo y el Comité de Dirección y baja por toda la organización. Por tanto, compromiso, empezando por los de arriba.
  • Y mucho diálogo: los de RS deben saber qué piensan los demás, qué quieren, cuáles son sus objetivos… La gente de RS debe “pisar fábrica y oficina y pasillos”, y calles y plazas, y clientes…
  • Ser sencillos en la comunicación. No trates de vender: cuenta algo, pero que sea verdad.
  • Implicar a todos, porque todos hacen RS, lo quieran o no. Un comentario del recepcionista o del vendedor puede ser más ilustrativo que una memoria de cien páginas. Y eso lo han de saber todos.
  • Sinceridad. Si hacemos algo mal, reconocerlo. No encubrirlo, no echar la culpa a otro, no tapar una noticia mala con otra buena. Claro que reconocer una error puede ser costoso, pero tratar de ocultarlo puede serlo mucho más. Y hace más daño, también dentro de la organización.
  • A la hora de comunicar, ponerse en la piel del receptor del mensaje. La comunicación de RS no debe ser endogámica, sino abierta. No se trata de que marketing o fábrica nos feliciten, sino de que el cliente, el empleado o la comunidad local nos entiendan.

Hay otras muchas moralejas, pero me parece que con lo anterior ya tenemos unas cuantas cosas para ir pensando en nuestro departamento de RS.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top